Los 50 productores de La Bañeza esperan superar las 700 toneladas de alubia a pesar de la amenaza de 'grasa'

Planta de alubias./
Planta de alubias.

Son cuatro las variedades de esta preciada legumbre a la que se dedican de las que hay plantadas 380 hectáreas | A pesar de la presencia de una bacteria que se desarrolla a través de la temperatura y los riegos y que «puede llevar la cosecha al traste», según explicó el Presidente de la Indicación Geográfica Protegida, se espera lograr el objetivo

MARINA ROJOLa Bañeza

Pinta, canela, riñón y plancheta. Estas son las cuatro variedades de alubias que han dado el reconocimiento de Indicación Geográfica Protegida a La Bañeza. Cuatro tipos de legumbre que hidratan muy bien y que cuentan con unas cualidades organolépticas que hacen que «no haga falta ni masticar, se deshacen en el paladar». Así explica Apolinar Castellanos, presidente de la IGP La Bañeza, lo que hace única a esta legumbre.

Con un alto valor nutricional por su contenido en proteínas, energía, poca grasa y calcio, con un tamaño no muy grande, mantecosa y de piel final, que no se separa de la carne interior. De esta manera se podría definir esta alubia que ha conseguido colocar a la provincia de León en el centro de la gastronomía, y de la que en la actualidad hay un total de 380 hectáreas cultivadas.

A la espera de las cifras de la cosecha de este año se encuentran los 50 agricultores que esperan que la producción se mantenga. Más de 700.000 kilos de esta legumbre pinta y blanca fueron las que se recogieron en la pasada campaña en la que este excelente producto llego a exportarse a países como Andorra, Inglaterra e Italia.

No hay una forma idónea ni concreta para su cultivo sino que cada agricultor tiene su truco. Este año la cosecha se está viendo amenazada por «una bacteria que se desarrolla a través de la temperatura y los riegos, la que coloquialmente llamamos 'grasa'». De esta forma manifestaba Apolinar el problema que hay con este microbio, que afecta tanto a la planta y a la hoja como a la vaina, pudiendo así «llevar la cosecha al traste».

Como forma de promocionar y de dar visibilidad a este preciado manjar surgió el Museo de la Alubia. Ubicado en una antigua nave de Renfe se construyó este espacio en el que hay máquinas e imágenes que muestran como se trabajaba la alubia hace 50 años en la provincia. «La maquinaria ha cambiado muchísimo, por lo que de este modo se hace honor a la tradición de antaño, cuando la alubia daba más trabajo». De este modo explica Apolinar un proyecto que busca atraer cada vez a más gente.

Variedades

CANELA: textura fina. Tiene forma arriñonada, alargada y uniforme. El peso de 100 semillas esta entre 50 y 62 gramos. Presenta una elevada integridad de grano, piel lisa y poco dura con un albumen muy blando, mantecoso de baja granulosidad y harinoso.

PLANCHETA: versátil y adaptable a cualquier plato. Forma ovalada, color blanco y con un peso de 100 semillas entre 44 y 52 gramos. Una vez cocidas tendrán una elevada integridad de grano, piel lisa muy blanda, albumen muy blando, mantecoso, baja granulosidad y harinoso.

RIÑÓN: suavidad y elegancia. Forma de riñón oval, color blanco veteado y con un peso entre 41 y 57 gramos para 100 semillas. Una vez cocidas tendrán una mediana integridad de grano, piel muy lisa y dureza media, albumen blando, mantecoso, muy poco granuloso y un poco harinoso.

PINTA: sabor a León, ideal para acompañar productos tradicionales. Forma redondeada, color canela con pintas granates y un peso de 100 semillas entre 51 y 67 gramos. Cocidas presentarán una integridad de grano media, piel lisa y blanda, albumen blando, mantecoso, poco granuloso y harionosidad media.

La tradicional Feria Agroalimentaria llegará del 13 al 15 de septiembre y convertirá esta localidad en capital gastronómica de la comunidad. En ella se dan a conocer los productos de calidad de la comarca y la provincia, junto con otros llegados de diferentes puntos de España. Además de la alubiada, durante todo el fin de semana habrá distintas actividades programadas, como catas, conciertos o talleres para niños.

Las cualidades y características de esta alubia la hacen muy diferente al resto de las legumbres del territorio, algo de lo que no solo se dieron cuenta al reconocer la IGP, sino que además lo avalan las personas que disfrutan de ellas en sus platos.