Los residentes comunitarios pueden solicitar ya su residencia en Reino Unido tras el 'brexit'

Theresa May y su marido, Phillip, acuden a la iglesia de High Wicombe, como cada domingo./WILL OLIVER (EFE)
Theresa May y su marido, Phillip, acuden a la iglesia de High Wicombe, como cada domingo. / WILL OLIVER (EFE)

Las dos fases piloto han confirmado la sencillez de un procedimiento solo pendiente del enredo político

IÑIGO GURRUCHAGALondres

Cerca de treinta mil voluntarios han solicitado el estatuto de asentado que preserva su derecho a vivir y trabajar en Reino Unido por tiempo indefinido tras la salida de la Unión Europea y los comentarios recibidos por el Ministerio de Interior, «de personas que en realidad no quieren hacer esto», ha sido positivo. El 77% de los solicitantes afirmó que había sido «muy sencillo o bastante sencillo».

El Esquema del Estatuto de Asentado comienza hoy su tercera fase de implementación, abierta a todos los afectados: los 3.5 millones de residentes comunitarios en Reino Unido. Los solicitantes utilizarán una aplicación disponible en teléfonos móviles o tabletas con el sistema operativo Android.

Es la última fase antes de que el 30 de marzo, un día después de la fecha establecida para la conclusión del proceso de salida, comience otro plazo, el que obliga a los residentes comunitarios a solicitar su nuevo estatuto hasta el 30 de junio de 2021, si quieren residir en territorio británico con derecho a empleo y acceso a los servicios públicos.

Los pasos que se cumplen con la aplicación son: escanear un documento de identidad y su código digital -preferiblemente un pasaporte-, fotografiarse en un 'selfie' que sigue el patrón de los documentos de identidad y escribir el número de registro en la Seguridad Social. También se pueden escanear otros documentos que prueben la residencia.

Con esos datos, el centro de resolución, con una plantilla de 400, y otros 1.500 dedicados a dialogar con solicitantes cuya información no es suficiente, comprueba en bases de datos de los ministerios de Interior y de Trabajo y Pensiones que han residido durante cinco años y les notifica el estatus de asentado, si su expediente penal no contiene delitos graves que lo impiden.

Quienes no han llegado a los cinco años, solicitarán el estatuto de preasentado, que podrán cambiar por el de asentado permanente manteniendo su residencia hasta el cumplimiento del tiempo requerido. El coste de la solicitud es de unos 75 euros, de 37 para los menores de 16 años. Hay un fondo de unos 10 millones para asociaciones de ayuda a personas que pueden tener dificultades.

Espíritu de colaboración

El Ministerio de Interior insiste en que su espíritu es de colaboración con los solicitantes, de tal modo que se asesora a quienes no ofrecen información suficiente- personas que no tienen registro en la seguridad social, especialmente- para que con un criterio amplio de la documentación posible puedan probar su residencia. Ninguna solicitud ha sido rechazada en las dos fases experimentales previas.

Tras probar el software en un pequeño experimento piloto y ampliarlo posteriormente a 29.987 comunitarios, empleados en la sanidad pública y en las universidades, a partir de marzo el sistema tendrá que gestionar 6.000 casos cada día, con puntos de apoyo en ayuntamientos y otros centros cívicos. El 69 por ciento de los casos se resolvió en tres días en la segunda fase y el 81% en una semana.

El Ministerio de Interior continúa el diálogo con Apple para encontrar una solución a la incompatibilidad de su sistema operativo con la aplicación, pero reconoce que un problema más sustancial es la incertidumbre sobre el desenlace del 'brexit'. Si se extiende la negociación, simplemente se extenderán también los plazos de solicitud.

Si no hay 'brexit', los ministros tendrán que decidir la devolución del dinero a los avanzados. Theresa May presenta hoy su Plan B para salir de la UE. El editor político de 'The Sun', Tom Newton Dunn, cifra la probabilidad de un 'Brexit' más suave en 40%, de un segundo referéndum en 30%, de un tratado Canadá+, 15%, de nuevas elecciones, 10%, y de una salida sin acuerdo, 5%.

Reino Unido firma con España el primer acuerdo para que los residentes puedan seguir votando en las municipales

Los Gobiernos de Reino Unido y España han firmado este lunes un acuerdo bilateral para que los españoles residentes en Reino Unido y los británicos que residen en España puedan seguir votando en las elecciones municipales en su localidad de residencia después del 'brexit'.

El acuerdo, el primero que firma Reino Unido con uno de los 27, lo han firmado en Madrid el secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, y el secretario de Estado británico para el Brexit, Robin Walker.

Permitirá que los 300.000 británicos residentes en España y los al menos 175.000 españoles que residen en Reino Unido --ese es el número de registrados pero se estima que hay muchos más-- puedan seguir votando en las elecciones municipales en su lugar de residencia tal como hacían hasta ahora como ciudadanos comunitarios.

«Aunque Reino Unido se prepara para dejar la UE, seguimos siendo un país europeo y valoramos las contribuciones de todos los europeos, vengan de donde vengan, a nuestro país y nuestra democracia», ha dicho Walker, que confía en firmar muchos más acuerdos con otros países en las «próximas semanas y meses».

Ambos han destacado que el acuerdo se enmarca en el empeño de ambos Gobiernos por asegurar los derechos de los ciudadanos ante el 'brexit'. Este convenio se aplicará tanto si se aprueba el acuerdo general para el 'brexit' como si no.

May estudia modificar el Acuerdo del Viernes Santo para desbloquear el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, estaría barajando una modificación del Acuerdo del Viernes Santo de 1998 como fórmula para desatascar el proceso de salida de Reino Unido de la UE tras la derrota del acuerdo que alcanzó Londres con la UE en el Parlamento británico.

Según informa el diario británico 'The Daily Telegraph', May informará este lunes al Parlamento de un Plan B para el Brexit elaborado tras una ronda de conversaciones con los partidos políticos representados en Westminster y con dirigentes de la UE.

Una de las propuestas que estudia es la revisión del acuerdo de paz de Irlanda del Norte que puso fin a décadas de violencia protagonizadas por el Ejército Republicano Irlandés (IRA) e incluir en el mismo un compromiso formal para evitar una frontera «dura» entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda una vez Reino Unido salga de la UE.

Este texto sería una garantía para Irlanda y para el Partido Unionista Democrático (DUP), el partido norirlandés cuyos diputados en Londres podrían ser claves para la ratificación de cualquier acuerdo de salida de la UE.

Más información

 

Fotos