May dice que Reino Unido tendrá el menor impuesto de sociedades del G-20 tras el 'Brexit'

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May./REUTERS
La primera ministra del Reino Unido, Theresa May. / REUTERS

«La libertad de movimientos llegará a su fin, pero pondremos en marcha un nuevo sistema de inmigración que permitirá a negocios y universidades atraer a los mejores al Reino Unido», señala la primera ministra británica

EFE

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, garantizó este miércoles que después del 'Brexit' o ruptura con la Unión Europea (UE), su país ofrecerá el menor impuesto de sociedades de todas las naciones del G-20, según dijo en el Foro Empresarial Bloomberg.

«Déjenme decir esto muy claramente: sea cual sea su negocio...sea cual sea su negocio, invertir en un Reino Unido post-'Brexit' les dará el menor impuesto de sociedades del G-20», dijo May en el discurso de inauguración de ese foro, en el que participan numerosos empresarios y mandatarios de todo el mundo.

La primera ministra británica aseguró que su gobierno está «completamente comprometido» con dar continuidad a sus relaciones con socios bilaterales existentes, así como con forjar «los acuerdos de libre comercio más dinámicos y ambiciosos con los amigos de siempre y con nuevos aliados».

May señaló que su salida de la Unión Europea, prevista para fines de marzo del próximo año, no supondrá un problema para los negocios basados en el Reino Unido.

«La libertad de movimientos llegará a su fin, pero pondremos en marcha un nuevo sistema de inmigración que permitirá a negocios y universidades atraer a los mejores al Reino Unido», señaló, a la vez que subrayó que su administración no busca ser un miembro parcial del mercado único europeo ni tampoco quiere socavarlo. «Pero sí queremos conseguir un comercio sin fricciones, que creo interesa a todos», apuntó.

La mandataria se mostró esperanzada de poder llegar a un buen acuerdo con la UE, para lo cual dijo que quedan unas pocas semanas, pero «queremos llegar a ese punto», afirmó. «Nuestra relación cambiará pero seguiremos siendo vecinos y seguiremos apoyando los mismos principios. (...) Por eso estoy segura de que podemos conseguir un acuerdo», dijo.

En repetidas ocasiones, May insistió en recalcar el carácter «innovador», «inteligente» y «rico en conocimientos» de las regulaciones empresariales que se plantean, y apuntó que «después del 'Brexit', cualquiera que sea la relación con la UE, podemos asegurar que seguimos siendo un buen país para hacer negocios».

«Tenemos acceso al sector servicios y un centro financiero en Londres que es la envidia del mundo, algunas de las mejores universidades del mundo, instituciones sólidas, una postura sensata frente al gasto público y un enfoque consistente y fiable de regulaciones inteligentes y de altos estándares», enumeró.

May apuntó además que la importancia que le dará su gobierno a escuchar a las empresas y trabajar con ellas ayudará a hacer del Reino Unido uno de los países más atractivos del mundo para los negocios.

Aseguró asimismo que su país está buscando un «tipo de economía diferente para el futuro», en la que se busca establecer una relación sólida con las empresas con el principal objetivo de «enfrentarse a los principales problemas sociales de nuestros tiempos».

Contenido Patrocinado

Fotos