Francia juzga a los responsables de un fármaco letal

Uno de los afectados y la neumóloga Irene Frachon./AFP
Uno de los afectados y la neumóloga Irene Frachon. / AFP

El medicamento podría haber causado hasta 2.100 muertes a lo largo de 30 años y fue recetado a sabiendas de sus efectos fatales

PAULA ROSASCorresponsal. París

La seguridad social francesa las ha cifrado en 500, pero varios estudios consideran que fueron muchas más. Hasta 2.100 muertes a lo largo de los últimos 30 años podrían atribuirse a los efectos secundarios de un medicamento contra la diabetes, que se prescribió ampliamente como adelgazante, y cuyos responsables se sientan desde este lunes en el banquillo de los acusados en el mayor escándalo médico de las últimas décadas en Francia.

En el objetivo de la Justicia están los laboratorios Servier, una de las mayores farmacéuticas de Francia, que desde 1976 hasta 2009 -fecha en la que finalmente fue prohibido- vendieron más de 145 millones de cajas de Mediator, el nombre comercial del benfluorex, una sustancia tóxica próxima a la anfetamina. Durante este tiempo, el medicamento fue prescrito a más de 5 millones de personas en el país. Aunque concebido inicialmente para la diabetes tipo 2, uno de los efectos de su fórmula era la reducción del apetito, por lo que se recetó también a pacientes que querían adelgazar e incluso a muchas mujeres que no tenían sobrepeso, pero a las que se les dijo que el fármaco evitaría que ganaran kilos de más.

Sin embargo, las pastillas escondían otro efecto indeseado y mortal: el benfluorex inducía un riesgo de hipertensión arterial pulmonar y de disfunción de las válvulas del corazón. Entre 500 y 2.100 personas habrían fallecido por alguna de estas causas, mientras que varios miles de pacientes, muchos de los cuales estaban perfectamente sanos antes de que les prescribieran el Mediator, se han visto afectados por severas cardiopatías. Servier es acusada de conocer y ocultar estos efectos durante años, y la agencia francesa del medicamento, de indulgencia por no haber retirado el producto desde que se detectó el primer caso de valvulopatía, en 1999.

Ningún fallecido en España

En España el fármaco se comercializó bajo el nombre de Modulator, y fue retirado del mercado en 2003 sin que se asociara, según el ministerio de Sanidad, ningún fallecimiento a su consumo.

Todo en el juicio que se inició este lunes es superlativo, empezando por su instrucción, que ha durado una década. Casi 2.700 afectados se han personado como parte civil en la causa, entre pacientes y familiares de víctimas. En el banquillo se sientan 14 personas físicas, varias de ellas dirigentes del laboratorio y expertos, y 11 morales, entre las que se encuentran la propia farmacéutica Servier y la Agencia Nacional de Vigilancia del Medicamento. Se les acusa de homicidio, lesiones involuntarias, engaño agravado y estafa. En el proceso, que durará seis meses, participarán 376 abogados y se citará a un centenar de testigos.

La voz de alarma la dio en 2007 una neumóloga de Brest, Irène Frachon, que estableció un vínculo entre las cardiopatías que había detectado en varios pacientes y el Mediator. Desde 2011, 3.762 pacientes han sido indemnizados por la farmacéutica, que ha destinado 164 millones de euros a este fin, un récord en Francia.

Temas

Francia