La mesa de la Eurocámara rechaza un mayor control sobre los gastos de los eurodiputados

Pleno de la Eurocámara./Patrick Seeger (Efe)
Pleno de la Eurocámara. / Patrick Seeger (Efe)

La medida habría permitido una mayor auditoría externa sobre los alrededor de 50.000 euros al año de oficina y eventos, principalmente, que reciben los miembros de la Parlamento Europeo

EFEEstrasburgo

La Mesa del Parlamento Europeo (PE) ha rechazado un plan para un mayor escrutinio de los gastos generales de los eurodiputados y para introducir mayor transparencia en sus cuentas, dijeron hoy a Efe fuentes parlamentarias.

La decisión tomada por el órgano conformado por el presidente, los vicepresidentes y los cuestores (con funciones administrativas y financieras) de la Eurocámara, habría permitido una mayor auditoría externa sobre los alrededor de 50.000 euros al año de gastos de oficina y eventos, principalmente, que reciben los miembros de la Eurocámara.

En concreto, se demandaba guardar y facilitar todas las facturas, para ser auditadas, o al menos devolver a final de año todos los recursos no gastados en ese concepto, aunque muchos eurodiputados por iniciativa propia sí se someten a una auditoría externa y publican sus cuentas por transparencia.

La eurodiputada del PNV Izaskun Bilbao ha devuelto más de 135.000 euros de su primera legislatura y más de 90.000 euros de la presente, según mostró con documentación a Efe.

Para esa eurodiputada son «dietas black» la partida de 4.400 euros mensuales para «gastos de oficina», ya que explica que se reúne con quien necesita en su circunscripción en la sede de su partido y no tiene necesidad de alquilar oficinas para su labor en el País Vasco.

De la misma opinión es Maite Pagazartundúa (UPyD) que dijo que los eurodiputados «deben ser ejemplo de austeridad y eficiencia en el gasto público».

También desde la delegación de Podemos en la Eurocámara explicaron a Efe que devolverán lo no gastado cuando termine la legislatura. Un ajuste de cuentas que ya habrían realizado en su momento cuando dejaron de ser eurodiputados Teresa Rodríguez, Pablo Echenique y Pablo Iglesias.

La iniciativa de mejorar el control de gastos generales de los eurodiputados fue apoyada por seis vicepresidentes de los socialdemócratas, Verdes, Izquierda Unitaria, liberales y la Europa para la Libertad y la Democracia Directa, mientras que votaron en contra los ocho vicepresidentes restantes.

Contenido Patrocinado

Fotos