Conte da un ultimátum a Di Maio y a Salvini para salvar el Gobierno italiano

El primer ministro italiano Giuseppe Conte (c) ofrece una rueda de prensa en el Palacio Chigi. /Efe
El primer ministro italiano Giuseppe Conte (c) ofrece una rueda de prensa en el Palacio Chigi. / Efe

Harto de la pelea que las europeas han provocado en la coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga, el primer ministro amenaza con dimitir

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se ha cansado de la pelea en que llevan metidos Luigi di Maio y Matteo Salvini, líderes del Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga, respectivamente. Harto del enfrentamiento que generó entre los dos partidos que sostienen la coalición de Gobierno la campaña electoral de cara a los recientes comicios europeos, Conte les puso hoy en público un ultimátum: dimitirá si no le confirman en breve que pretenden seguir adelante con la alianza y tienen un «comportamiento coherente» en el que prime la «colaboración leal» y se acaben las «polémicas estériles».

La última cita con las urnas hizo saltar por los aires el equilibrio de fuerzas respecto al que existía el año pasado cuando echó a andar el Ejecutivo, pues el M5E perdió casi la mitad de los consensos de las legislativas de 2018 al quedarse en el 17% de los votos, mientras que la Liga los duplicó al superar el 34%.

«Yo no puedo seguir solo», remarcó en una comparecencia ante los medios Conte, que reconoció haberse equivocado al pensar que la coalición iba a mantenerse estable pese a la competencia por las europeas. «Pido a los dos partidos y a sus respectivos líderes que tomen una decisión y digan si tienen intención de seguir adelante con el espíritu del contrato de Gobierno o si prefieren reconsiderarlo, porque tienen la esperanza de que una nueva prueba electoral consolide su posición», dijo el primer ministro en un momento del discurso dirigido especialmente a Salvini.

En su partido no faltan las voces que plantean que ha llegado el momento de propiciar el divorcio con el M5E para forzar unas elecciones anticipadas que convertirían a la Liga en la formación hegemónica del próximo Gabinete. Forza Italia y Hermanos de Italia están además deseosos de brindar su apoyo a Salvini para crear una alianza conservadora que aleje al M5E del poder.

La palabra dada

El líder de la Liga respondió a Conte con un mensaje poco tranquilizador. «El Gobierno sigue adelante si todos mantienen la palabra dada», dijo en un acto de su partido. «Yo no me peleo con nadie, desde hace semanas no respondo a los insultos y a los ataques. No tengo tiempo que perder». Presentó además en las redes sociales una lista con las próximas medidas que espera que ponga en marcha el Ejecutivo, si es que sobrevive, entre las que destacan la reforma fiscal y judicial y la autonomía regional.

Salvini tendrá que confirmar con gestos sus palabras para convencer a Conte, que le pidió a él y a Di Maio que «trabajen por el futuro del país, lo que es distinto a coleccionar 'likes' en el ágora digital». También les exigió que cada ministro se concentre en su ámbito sin invadir áreas ajenas ni interfiera en las negociaciones con Bruselas, que podría abrir a Italia un procedimiento de infracción por su excesiva deuda pública.

A diferencia de Salvini, que respondió a Conte por las redes sociales cuando aún no había acabado de hablar, Di Maio guardó un llamativo silencio al no hacer comentarios al ultimátum del primer ministro.

Temas

Italia