Alemania se lanza a por la presidencia de la Comisión Europea

Manfred Webber, presidente del grupo de los populares europeos en el Parlamento Europeo./Darrin Zammit (Reuters)
Manfred Webber, presidente del grupo de los populares europeos en el Parlamento Europeo. / Darrin Zammit (Reuters)

El popular Manfred Webber confirma el secreto a voces y lanza su candidatura para suceder a Juncker

ADOLFO LORENTE

Lo hizo a través de Twiter, cómo no. La burbuja de la Europa comunitaria navega a través de la red social del pajarito. Confirmado. Alemania y Angela Merkel quieren la presidencia de la Comisión Europea. «Quiero convertirme en el candidato principal del Partido Popular Europeo para las elecciones europeas de 2019 y ser el próximo presidente. Europa necesita un nuevo comienzo y más democracia». Firmado: Manfred Webber, presidente del grupo de los populares europeos en el Parlamento Europeo y perteneciente al partido 'hermano' bávaro de la canciller. La cita electoral comunitaria es la última semana de mayo que coincidirá, además, con el batiburrillo electoral español de comicios locales, autonómicos y quién sabe si generales.

Comienza el baile y los conservadores, la principal familia política europea a la que también pertenece el actual presidente, Jean-Claude Juncker, el del Consejo, Donald Tusk, o el de la Eurocámara, Antonio Tajani. Todos acaban su mandato a lo largo de 2019 y sus puestos son muy codiciados en las grandes capitales europeas. Y Berlín, que sigue marcando el compás, ya ha saltado a la pista. ¿Lo conseguirá? Eso ya es otro cantar. Aunque parezca mentira, no todo depende de Angela Merkel en esta UE a 28.

Como ocurrió en las últimas elecciones, celebrados en 2014, estará vigente el sistema del 'Spitzenkandidaten', es decir, que cada familia europea debe presentar un cabeza de lista europeo para aspirar a la presidencia del Ejecutivo comunitario. Habrá uno del PP, otro de los socialistas, de los liberales, de los Verdes... Hasta la fecha, los populares son los únicos que han movido ficha. Una vez se produzcan las elecciones y se conozcan el reparto de los 705 escaños (ya no son 751 por la salida de Reino Unido), tocará hacer política y buscar mayorías. Manfred Webber parte como gran favorito ya que será, salvo catástrofe, el candidato ganador. La clave será saber si tendrá apoyos suficientes para llegar a ser el nuevo Juncker.

Todo, o al menos gran parte de ello, dependerá del papel que decida jugar Emmanuel Macron en los comicios ya que su partido, En Marcha, no está adscrito a ninguna familia. Supuestamente podría encajar en los liberales de ALDE, donde está por ejemplo Ciudadanos o el PNV, pero el francés quiere marcar perfil y dominar la agenda. Si al final no presenta batalla por la Comisión, que nadie lo dude, será porque el eje francoalemán ha llegado a un acuerdo para dominar la cúpular comunitaria. No miren ni al Consejo ni al Parlamento, háganlo al BCE, ya que Mario Draghi dejará la presidencia el 31 de octubre de 2019.

El baile europeo ya ha comenzado.

Contenido Patrocinado

Fotos