El Ejército sirio controla ya la parte monumental de Palmira

Soldados del Ejército sirio, junto a militantes tras un combate en la ciudad de Palmira./
Soldados del Ejército sirio, junto a militantes tras un combate en la ciudad de Palmira.

Las autoridades sirias, en colaboración con la Unesco, planean restaurar próximamente el enclave

EFEBEIRUT

El Ejército sirio controla ya la parte monumental de Palmira, donde están las ruinas grecorromanas que son Patrimonio Mundial de la Unesco, que apenas han sufrido daño en la actual batalla contra el Daesh, ha dicho este sábado un responsable gubernamental.

El director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, explicó que "la situación es buena en la parte antigua, ya que no ha habido enfrentamientos dentro de ella". Abdelkarim destacó que, tras la toma ayer de la ciudadela de Fajr Edin al Maani, del siglo XIII d.C. y que se eleva sobre un monte al este de la urbe, los soldados se abrieron camino hacia el sur hasta la zona monumental de ruinas grecorromanas.

"No hubo combates dentro de esa área porque como mucho había unos diez seguidores del 'dáesh' (acrónimo en árabe de Estado Islámico) en su interior", apuntó el responsable. Abdelkarim agregó que ingenieros de las Fuerzas Armadas han recorrido la parte antigua en busca de posibles artefactos explosivos dejados atrás por los radicales y "ya es un lugar limpio".

Según las informaciones de las que dispone, los monumentos casi no han sufrido daños durante esta ofensiva del Ejército: "No obstante, lo confirmaremos al 100 % tan pronto como nos traslademos allí para comprobar el estado de las antigüedades", indicó. El EI conquistó Palmira el 20 de mayo pasado y, desde entonces, ha dinamitado tres torres funerarias del siglo I d.C., el templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo.

Abdelkarim adelantó que las autoridades sirias, en colaboración con la Unesco, planean restaurar próximamente esos tres últimos monumentos. Situada en un oasis, Palmira fue en el pasado uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.