Más de 24.000 personas se manifiestan en Moscú por la liberación de los presos políticos

Más de 24.000 personas se manifiestan en Moscú por la liberación de los presos políticos
EFE

Pese a que muchos de los presentes portaban pancartas con lemas muy críticos contra el presidente Vladímir Putin, la Policía no cargó ni practicó detenciones

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal. Moscú

Más de 24.000 personas se manifestaron este domingo en el centro de Moscú por la liberación de los presos políticos. El acto estaba autorizado y se desarrolló sin ningún tipo de incidentes bajo conatos de lluvia. Pese a que muchos de los presentes portaban pancartas con lemas muy críticos contra el presidente Vladímir Putin, la Policía no cargó ni practicó detenciones.

Tras la ola represiva de las últimas semanas, incluyendo las abultadas sentencias de cárcel a las que han sido condenados conocidos activistas por participar en las protestas, las organizaciones opositoras no habían sacado a su gente a la calle, al menos de forma masiva, desde finales de agosto. Pero este domingo volvieron a llenar la avenida Sájarov de la capital rusa.

La manifestación, organizada por el Partido Libertario de Rusia, se convocó con el objetivo de demandar a las autoridades, no sólo la liberación de «todos» los presos políticos existentes en el país, sino especialmente la de quienes este mes han sido sentenciados a penas de hasta cinco años de prisión. Unos por llamar a las movilizaciones, otros por supuesta resistencia a las fuerzas del orden y también por «extremismo» y por «reincidir» en su determinación de acudir a manifestaciones no autorizadas.

Bajo tales acusaciones, el bloguero Vladislav Sinitsa tendrá que pasar cinco años en un penal, Konstantín Kótov cuatro, Evgueni Kovalenko tres y medio, Iván Podkopáyev y Kiril Zhúkov tres cada uno y Danil Beglets dos. Hay además media docena de opositores, entre ellos el estudiante Yegor Zhúkov, actualmente en arresto domiciliario, pendientes de juicio.

También fue condenado a 3,5 años de prisión el joven actor, Pável Ustínov, por lesionar supuestamente a un policía durante un forcejeo, pero, ante la presión social, fue puesto en libertad el pasado día 20 y mañana lunes se examinará su apelación en un tribunal moscovita.

Tan dura condena causó indignación general al difundirse un vídeo en el que se veía que Ustínov no participaba en la manifestación y fue detenido y apaleado por los agentes sin motivo aparente. El tribunal se negó a admitir la grabación como prueba de la defensa.

EFE

Ustínov estaba este domingo en la concentración a favor de los presos políticos así como también el principal opositor ruso, Alexéi Navalni, el dirigente de la formación liberal Yábloko, Grigori Yavlinski, numerosos artistas e intelectuales rusos y la abogada de la Fundación de Lucha contra la Corrupción (FBK en sus siglas en ruso), Liubov Sóbol. En una de las pancartas se podía leer: «Al ritmo actual de condenas de cárcel, pronto no habrá sitio en las prisiones rusas».

Putin ha sido también esta vez el principal destinatario de los reproches. A juicio de Navalni, el jefe del Kremlin es «el responsable directo de la represión». Ha habido en los últimos días varias personas absueltas, entre ellas, Alexéi Menialo, uno de los oradores este domingo en el mitin, pero, según Navalni, «son muchos más los que aún siguen en prisión». El bloguero anticorrupción cree que el Kremlin ha reculado liberando a algunos «porque el índice de popularidad de Putin desciende debido a que nadie está a favor de la detención y encarcelamiento de jóvenes inocentes».

Las protestas estallaron en julio, cuando la Comisión Electoral Central se negó a registrar a los candidatos de oposición para las elecciones locales en Moscú y en otras regiones del país. Desde entonces, se produjeron cerca de 3.000 detenciones. Pero, gracias a estas movilizaciones, las más importantes desde 2012, y a que Navalni llamó a votar a cualquier candidato que no pertenezca al partido del Kremlin, se logró un cierto avance de la oposición en las elecciones regionales y municipales del pasado 8 de septiembre. En Moscú, por ejemplo, Rusia Unida, la formación de Putin, bajó de 37 a 25 concejales, los comunistas subieron de 5 a 13 e irrumpieron con 4 concejales los de Yábloko, que en el concejo anterior no habían tenido a nadie.