Identificados 313 niños hondureños separados de sus padres por la política migratoria de EE UU

Manifestación contra las separaciones de familias inmigrantes en Los Ángeles. /Efe
Manifestación contra las separaciones de familias inmigrantes en Los Ángeles. / Efe

Miembros de los consulados de Honduras visitaron albergues en busca de menores después de que Trump ordenara reunir a las familias separadas

COLPISA / AFP

Un total de 313 niños hondureños separados de sus padres por la política de 'tolerancia cero' a la inmigración ilegal fueron identificados por miembros de la red consular de Honduras en Estados Unidos, informó este jueves una fuente migratoria.

La directora de protección del migrante, Liza Medrano, indicó en rueda de prensa que los miembros de los consulados de Honduras en Estados Unidos visitaron albergues en busca de niños después de que la administración de Donald Trump ordenara la reunificación de los hijos que habían sido separados de sus padres.

«Tenemos 313 niños que fueron separados y que han sido identificados por nuestra red consular en las diferentes entrevistas y visitas en los albergues que ellos han podido visitar», detalló la funcionaria.

El gobierno de Trump ordenó el 7 de mayo la separación de padres e hijos que entraran sin documentos por su frontera sur, pero el mandatario desistió a finales de junio ante la presión local e internacional, firmando un decreto que autoriza la presencia de menores en los centros de retención junto a sus padres durante el procedimiento penal.

Medrano indicó que el 26 de julio deben estar reunificadas las familias que fueron separadas y tanto los cónsules hondureños como la canciller María Eugenia Agüero realizan gestiones para disponer de información completa de los menores separados de sus padres.

Informó que algunos padres prefirieron dejar sus hijos en Estados Unidos con algún pariente mientras ellos regresaron a Honduras, pero aclaró que aun están actualizando esas cifras.

México rechaza acoger a aquellos que piden refugio en la frontera

Por otra parte, el Gobierno de México se ha opuesto a la solicitud de la Casa Blanca de que las personas que soliciten refugio en la frontera entre ambos países lo hagan en territorio mexicano en lugar de en Estados Unidos, según una fuente y un documento oficial, en un revés para la cooperación bilateral antes de que asuma un nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

Funcionarios estadounidenses creen que un pacto conocido como 'Acuerdo de Tercer País Seguro' podría disuadir a miles de centroamericanos que buscan asilo cada año, saturando los tribunales migratorios y evitando que Trump no cumpliera con su promesa de reducir la inmigración.

Pese a la creciente presión de Estados Unidos para que acepte el tratado, México ve la propuesta como una línea roja que no cruzará, de acuerdo con una nota oficial preparada para la reunión del ministro de Asuntos Exteriores, Luis Videgaray, con la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Kirstjen Nielsen, que se llevó a cabo el martes en Guatemala.

«(México) no estaría en posibilidad de atender casos de refugio para un tercer país, como ha sido el planteamiento de Estados Unidos en anteriores ocasiones», señala la carta. «México ha realizado un esfuerzo significativo para proveer de mayor información sobre refugio a los centroamericanos que son asegurados en la Frontera Sur, y recientemente adoptó medidas que permiten a los solicitantes de refugio laborar en tanto se resuelve su caso», añade.

La propuesta de un 'tercer país seguro' obligaría a los solicitantes de asilo que lleguen a la frontera terrestre de Estados Unidos a través de México a solicitar el estatus de refugiados al sur de la frontera compartida.

Contenido Patrocinado

Fotos