Joe Biden apela a la clase media y trabajadora para «cambiar América»

Joe Biden./
Joe Biden.

El exvicepresidente exhibe el apoyo de los sindicatos en su primer acto de campaña para las primarias demócratas

CAROLINE CONEJERONueva York

Remangado y con la empatía popular estilo de la casa Joe Biden, vicepresidente con Obama, inauguró su campaña a la presidencia 2020 con un acto en territorio amigo en la ciudad de Pittsburgh, en el Estado de Pensilvania, donde él nació y símbolo de la clase media industrial. Emergió flanqueado por figuras políticas y líderes sindicales el mismo día en que recibió el respaldo de una de las centrales más grandes del país, la poderosa Asociación Internacional de Bomberos. Todos unidos en su plan para atraer de vuelta a casa a la clase trabajadora abandonada por el Partido Demócrata en 2016.

En la sede del influyente sindicato de Transportistas y Empleados de almacenaje de Pittsburg, abarrotada de cientos de fervorosos leales y con largas colas fuera del edificio, Biden defendió a la clase trabajadora, a la que hizo responsable de edificar la clase media del país y de haber luchado derechos laborales como el salario mínimo o las 40 horas laborables semanales.

EL DATO

17%
es el porcentaje de apoyo con el que Biden encabeza la lista de los candidatos demócratas a la presidencia.

Biden criticó a Trump por sus constantes ataques a los sindicatos y señaló que el país necesita un presidente que honre a los trabajadores y a su trabajo. Sin pelos en la lengua y con ataques directos al actual presidente, Biden expuso su plan para reconstruir la clase media y el tejido laboral en un estado 'columpio' crucial, con uno de los paquetes de delegados de colegio electoral más importantes del país, y que será un encarnizado campo de batalla en las elecciones de 2020.

Aunque Pensilvania, con elecciones primarias tardías, tiene poco valor para los demócratas en la carrera para la nominación del partido, es un Estado clave para los republicanos. Y para Biden, es un lugar con el que mantiene fuertes vínculos políticos y familiares pues allí su padre, de ascendencia irlandesa, trabajó en la industria del petróleo y más tarde como vendedor de coches.

Los insistentes ataques de Trump contra Biden y contra el sindicato de los bomberos ayer a través de Twitter sólo refrendaban la importancia de Pensilvania en la estrategia presidencial republicana, un Estado que no ganaban desde 1988 y que Trump volvió a su favor en las elecciones de 2016. Trump mostró su furia contra los líderes de los bomberos, a quienes calificó de «chupadores de cuotas sindicales», y señaló que en el fondo, los miembros del sindicato le apoyan.

Más información: