Clinton cuadra al partido

Hillary Clinton conectó vía satélite con la convención./
Hillary Clinton conectó vía satélite con la convención.

La primera mujer candidata a la presidencia dedica su nominación a todas las niñas que quieran seguir sus pasos

MERCEDES GALLEGOnueva york

Hillary Clinton hizo historia anoche, por encima de los escándalos y las protestas. La exsecretaria de Estado de Obama se convirtió "por aclamación" en la primera mujer nominada a la presidencia por el Partido Demócrata, gracias a la generosidad de su rival Bernie Sanders, que pidió suspender las reglas de la votación "en pro del espíritu de unidad".

Más información

Asumida su derrota en las primarias, el socialista que le ha dado la batalla a la candidata del establishment no quiso interponerse en su cita con la historia y las emociones que suscita. Clinton también se saltó la costumbre de no aparecer en la convención hasta el último día e intervino una vez que su marido defendió su compromiso social en un repaso de su vida en común. Desde su casa de Chappaqua conectó en directo con la pantalla del Wells Fargo en el que rompió el techo de cristal, para lanzar un mensaje a las próximas generaciones: "Si queda por ahí alguna niña levantada para ver esto, sólo quiero decirle: Puede que yo me convierta en la primera presidenta de EE UU, pero una de vosotras será la siguiente".

Había lágrimas de emoción en el pabellón deportivo, pero también muchos corazones rotos en la sala de la que ya habían desaparecido los abucheos, por las buenas o por las malas. Antes de que Madeleine Albright, Howard Dean y Bill Clinton bordaran la noche, algunos delegados de Sanders se habían tapado la boca con cinta aislante y cambiado a mano los carteles de "I'm with her" por "Silenced by her". La delegada de Sanders por Wisconsin Angie Aker aseguró que la presionaron e intimidaron "desde el desayuno hasta la cena" para que no abuchease ni mostrase signos de protesta en el Wells Fargo. Mientras lo contaba, sus vecinos se revolvieron acusándola de mentirosa e impidiendole que contara su historia. Ella les dejó gritar y lo apuntó como prueba de su verdad. El lunes, decía, eran los seguidores de Hillary Clinton los que le pedían que respetase a la nominada y reprimiese sus protestas. Ayer, los propios seguidores de Sanders, que ya se han resignado a la candidatura de Clinton, la amenazaban con que sería expulsada del recinto. El partido empieza a cuadrarse detrás de la nominada para salir unido de la convención.

La razón es sencilla. Una de estas sanderistas explicaba que si Clinton no sale elegida en noviembre "serán los más débiles de la sociedad los que sufran bajo una presidencia de Trump", alegó Solana Patterson-Ramos. Como simpatizante del movimiento Black Lives Matter, ayer siguió con atención a "las madres del movimiento" que han visto a sus hijos morir a manos de la policía. La joven de 28 años observaba con escepticismo, "porque quiero saber si esto es propaganda de Hillary o realmente lo entiende".

Parte de la solución

Muchos culpan las políticas de su marido en los noventa de haber convertido a EE UU en el país con mayor población carcelaria del mundo, de mayoría afroamericana. Estadísticamente los conductores de color son parados en la carretera 31 veces más que los blancos, como le ocurrió a Sandra Bland. "Vi en un ataúd a mi hija, a la que encontraron ahorcada en una celda después de una detención ilegal", contó anoche su madre, al defender en Hillary Clinton "a otra madre que entiende el valor de una vida", sostuvo. "No tiene miedo a decir 'Black Lives Matter' y nos invita a ser parte de la solución".

Esa fue también la mística que presentó Bill Clinton de su esposa, alguien "que escucha" y que "mejora todo lo toca". Una mujer que no tirará la toalla con nadie, "no la tiró conmigo", admitió en su única referencia tácita a los escándalos sexuales que han marcado la relación.

El expresidente al que su esposa puede llevar de vuelta a la Casa Blanca hizo un deslumbrante resumen de sus logros como secretaria de estado, que contrasta con el dantesco relato de pifias que dibujara la Convención Republicana de Cleveland. "¿Y sabéis cómo puede haber dos imágenes tan distintas?", preguntó Clinton. "Una es mentira y la otra es verdad. Enhorabuena, porque vosotros habéis nominado a la de verdad", les felicitó. "Espero que la elijáis, porque en el país más grande sobre la tierra siempre pensamos en el mañana. Vuestros hijos y nietos os lo agradecerán para siempre".

Contenido Patrocinado

Fotos