Trump se queda sin rivales tras el abandono de Kasich

Donald Trump se dirige a sus partidarios tras vencer en Indiana. /
Donald Trump se dirige a sus partidarios tras vencer en Indiana.

La decisión del moderado gobernador de Ohio de abandonar la contienda y la renuncia de Ted Cruz sirven en bandeja la candidatura republicana al magnate

MERCEDES GALLEGO corresponsal en nueva york

Se acabó, Donald Trump es el último hombre en pie capaz de ganar la nominación del Partido Republicano para las elecciones del 8 de noviembre. Indiana fue anoche El Alamo de Ted Cruz y lo perdió, como su paisano David Crockett y los otros 16 candidatos que han perecido frente al fenómeno mediático que es Trump. Lo hemos dado todo en Indiana, pero los votantes han elegido otro camino, anunció consternado al anunciar su retirada. El otro aspirante en liza, el moderado gobernador de Ohio, John Kasich, ha anunciado este miércoles la retirada de su candidatura. Kasich ha confirmado en un emotivo discurso lo que la prensa norteamericana había avanzado hace horas. "Aunque suspendo mi campaña, he renovado y profundizado mi fe en que el Señor me mostrará el camino a seguir para cumplir el propósito de mi vida", ha dicho.

más información

Cruz, senador del Tea Party que había prometido llevar la contienda hasta la convención del partido conservador de Cleveland, con la esperanza de poder disputarle la nominación si no llegaba a los 1.237 delegados, reconoció ayer que su campaña ya no tiene posibilidades de impedírselo.

La derrota había sido humillante. Entre Cruz y la plataforma de 'Stop Trump' gastaron 5,4 millones de dólares en anuncios, en comparación a los apenas 900.000 dólares que invirtió el multimillonario de 'reality show'. Como debe ser, apuntó orgulloso el magnate que presume de ser el mejor hombre de negocios del mundo, aunque le sobren negocios fallido y haya estado en la bancarrota.

Anoche le salió bien, porque venció por más de 15 puntos. Nada, ni sumando los votos de Kasich y Cruz, le hubiera impedido barrer la mesa. Fui a Indiana, encendí la televisión y todo lo que vi fueron anuncios negativos contra mí, contó anoche desde su torre de la Quinta Avenida neoyorquina. Cogí el teléfono y llamé a mi gente: ¿Cómo vamos a ganar así? Resulta que el pueblo es inteligente y no compra esas mentiras.

Vamos a por Hillary Clinton

Matemáticamente todavía necesita ganar más de 200 delegados para coronarse, pero nadie tiene dudas de que lo hará. Vamos a por Hillary Clinton, anunció anoche. La candidata demócrata tuvo un mal día al perder Indiana y ser repudiada por los mineros de Virginia Occidental, a los que Trump promete devolver los puestos de trabajo perdidos por el avance de energías más limpias. Esa derrota por la mínima no le impide mirar ya hacia California, donde espera cerrar la nominación, y hacia noviembre, sin miedo a la tormenta que se le avecina cuando Trump centre su artillería contra ella.

La gente lleva 25 años tirándome cosas encima y aquí estoy, observó sin inmutarse, a punto de convertirme en la primera mujer en ser nominada para presidenta. Es un honor extraordinario y una responsabilidad histórica.

Trump ya ha empezado la labor de unir al partido conservador, con su simplismo habitual que tan buenos resultados le da. Vamos a querernos unos a otros, vais a estar orgullosos de este país muy, muy pronto.