Iván Duque, nuevo presidente de Colombia

El candidato presidencial Iván Duque vota en Bogotá (Colombia)./
El candidato presidencial Iván Duque vota en Bogotá (Colombia).

El ganador de unos comicios históricos tiene como principal reto buscar en el diálogo el modo de canalizar la discrepancia

MILAGROS L. DE GUEREÑOColombia

Colombia se escogió ayer a la derecha en unas elecciones históricas que por primera vez se celebraban en paz. Iván Duque, el candidato del derechista Centro Democrático (CD) sin apenas bagaje político, encarnará ese giro desde la presidencia del país tras imponerse con claridad en la segunda vuelta a Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá. Una vez escrutado el 98,2% de los votos, el delfín del expresidente Álvaro Uribe había recolectado el 53,97% de las papeletas frente al 41,81% del antiguo guerrillero del M-19.

Duque afronta el desafío de unir a un país casi partido por la mitad para afrontar los complicados retos del futuro inmediato. El ganador encontrará gravísimos problemas de desigualdad y pobreza, deberá afrontar el desarrollo de la paz y una galopante corrupción. A las amenazas económicas se suma la tarea más difícil: convivir pese a las profundas diferencias y buscar en el diálogo la forma de canalizar las discrepancias.

Los más de 36 millones de electores colombianos llegaron a las urnas sabiendo que si Petro y su proyecto Colombia Humana obtenían la mayoría de los votos será la primera vez que la izquierda llega al Palacio de Nariño. Pero si las preferencias de los electores se inclinaban por Duque y su estilo de vieja política la izquierda sería la gran fuerza de oposición.

En opinión del director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia, el sorpresivo repunte del progresismo que recogían las últimas encuestas publicadas se debe a que el acuerdo de paz con las FARC «disipó el miedo a votar por la izquierda», junto a la «maduración» de estas fuerzas políticas que demostraron su eficacia desde alcaldías de grandes núcleos urbanos y, pese a su minoría, también desde el Parlamento.

Los candidatos y sus aspirantes a vicepresidentas votaron antes del mediodía, invitandoa los colombianos a ejercer su derecho en una jornada tranquila y con abundancia de observadores internacionales en la que se presentaron 255 denuncias por irregularidades electorales.

El presidente, Juan Manuel Santos, acudió temprano. «Quiero resaltar que estas elecciones son trascendentales; en la última elección, en la primera vuelta, por primera vez un excomandante de las FARC votó en democracia, ya sin armas, y como líder de un partido político», dijo aludiendo a Rodrigo Londoño, el jefe máximo de la antigua guerrilla reconvertida en partido político.

Iván Duque, de 42 años, acompañado de su familia, depositó su papeleta rodeado de sus tres hijos. Después invitó a «votar por Colombia, por un renacer de nuestro país, por una nueva generación que quiere pasar la página de la politiquería y la corrupción, por unir a nuestro país en seguridad y justicia, por un país de emprendimiento y de justicia social».

El ex senador por el uribista CD se presenta como representante de las nuevas generaciones. Es abogado, fue asesor del Banco Interamericano de Desarrollo. Su padre, Iván Duque Escobar, fue gobernador de Antioquia, ministro y registrador abanderando al Partido Liberal. Buscando votantes del centro, ha dicho que no hará «trizas» el acuerdo de paz pero sí introducirá cambios en participación política y aplicación de la justicia. Quiere que los exguerrilleros desmovilizados paguen alguna pena.

Contenido Patrocinado

Fotos