Las villanas de Pilar Dalbat

Desfile de Pilar Dalbat. /Efe
Desfile de Pilar Dalbat. / Efe

La diseñadora abrió la última jornada de la MBFWMadrid, en la que también mostraron sus propuestas Carlota Barrera, Pilar del Campo, Maison Mesa y Shoop

COLPISAMadrid

La diseñadora granadina Pilar Dalbat presentó La Villa, su colección para la temporada otoño-invierno 2019/2020. Una propuesta con la que consolida su manera de crear moda, siempre en relación con espacios patrimoniales, y que se mostró en una de las salas de La Casa de la Villa, donde la diseñadora ha trasladado la pasarela de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWMadrid).

Se escucha un golpe. A continuación, el ruido de cristales que caen al suelo. Y, un segundo después, una figura femenina se cuela en La Casa de la Villa, antigua sede del ayuntamiento de Madrid. Este escenario de ficción contemporánea imaginado por Pilar Dalbat fue el punto de partida de su nueva colección, La Villa, concebida para vestir a mujer de hoy, a la que la diseñadora presenta como una villana moderna.

Esa historia le ha permitido a la creadora mantener su línea de trabajo habitual, caracterizada por las sinergias que surgen de manera natural entre la moda de Dalbat y los espacios patrimoniales en los que nacen y se presentan sus colecciones. En este caso, el enclave elegido ha sido esa Casa de la Villa, localizada en pleno corazón de Madrid. Un edificio del siglo XVI, cuyos elementos arquitectónicos se integran en la colección.

El elemento más representativo es esa vidriera rota, soñada por la diseñadora, que se ha convertido en un estampado colorista que cubre vestidos y hombreras de distintas prendas. Los patrones y los tejidos también se toman prestados del espacio, que sugiere paños con estampados, elementos metalizados y prendas de cortes depurados. El principal accesorio son los sombreros, creados con la empresa Fernández y Roche, que trabajan con firmas como Chanel o Yves Saint Laurent.

Moda sostenible

La diseñadora abrió la última jornada de la MBFWMadrid, en la que también mostraron sus propuestas Carlota Barrera, Pilar del Campo, Maison Mesa y Shoop.

Barrera, uno de los diseñadores emergentes del panorama nacional, mostró su segundo trabajo, centrado una vez más en vestir al hombre con un enfoque diferente. Ahora, se muestra interesada en mostrar más la sensualidad que no la sexualidad del cuerpo masculino, jugando con la dualidad del género femenino y masculino y propone doce prendas bellas, de impecables proporciones y siluetas sutiles.

Más allá de la apariencia estética, con esta propuesta establece un diálogo entre la costura y la moda rápida. «Estamos en la era de la inmediatez, somos insaciables, queremos consumir constantemente», añade Barrera -que se formó en el equipo de Pedro del Hierro junto a Carmen March- quien se ocupa de coser prendas sin fecha de caducidad, confeccionadas con tejidos buenos.

El veterano modista de Maison Mesa, que fue la mano derecha de Agatha Ruiz de la Prada, se inspiró en las vampiras, mientras que Shoop, con la Real Fábrica de Tapices de Madrid como escenario, se sumergió de lleno en un ambiente donde lo material y lo espiritual iban de la mano. Sobre la pasarela se vieron 'total looks' en los que destacaban cremalleras y bolsillos.

Más información

 

Fotos