Cultura
LIBROS
Vuelve 46 años después 'Con tortura', la primera novela de Raúl Guerra
Tábula Rasa Ediciones reedita el pimer libro del berciano, y Reino de Cordelia recupera 'Dulce objeto de amor', una de sus últimas 'nouvelles', 26 años después de su publicación
Ical
26/01/2014 (18:24 horas)
Vote 
Resultado 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos (2 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
La mano que acaricia frente a la mano que golpea y desgarra, el Eros y el Tánatos interpretados por el escritor madrileño criado en El Bierzo Raúl Guerra Garrido. Así son 'Dulce objeto de amor' y 'Con tortura', dos de sus primeros libros, que ahora, 26 y 46 años después de su primera aparición en librerías, regresan con sendas reediciones a cargo de Reino de Cordelia y Tábula Rasa Ediciones, respectivamente.

“Uno no elige cuándo se reeditan sus obras, y siento que la reaparición en las librerías de estos dos libros haya coincidido, aunque es curioso porque representan dos aspectos contrapuestos del paso del hombre por la vida: el placer y el sufrimiento”, explica el autor a Ical.

“Poco a poco me gustaría ir recuperando toda mi obra breve, que tiene difícil encaje en las editoriales más comerciales. Afortunadamente existen éstas, que se mueven en las encrucijadas, en los resquicios que dejan las grandes, y que hacen auténticas delicatessen. Que haya alguien a quien le apetezca seguir publicándolo es muy gratificante”, apunta.

'Con tortura' (Tábula Rasa Ediciones, 12 euros) llegará a las librerías españolas antes de que concluya el mes de enero. Fue el primer libro firmado por Raúl Guerra Garrido, y se alzó en 1968 con el Premio Ciudad de San Sebastián de cuentos, un año antes de publicar 'Cacereño', su primera novela, sobre la inmigración en el País Vasco.

“Ya entonces tuve bastantes problemas con el cuento. A lo largo de los años había hecho cuatro versiones diferentes de ese relato y ahora ven la luz juntas”, subraya sobre un texto “impactante”, en palabras del editor, Raúl Herguedas. En clave de pesadilla circular, Guerra Garrido se mete en la mente de un hombre al que están torturando, combinando el estilo de Hemingway con la solvencia de Borges a la hora de mezclar sueño y realidad.

Ensayo sobre el tacto

En librerías se encuentra ya desde esta misma semana 'Dulce objeto de amor' (Reino de Cordelia, 13,95 euros), una de las pocas novelas breves publicadas por el Premio Nacional de las Letras 2006, que vio la luz originalmente en vasco con el título 'Maitasun objetu eztizkoa' en 1988 con la editorial La Primitiva Casa Baroja, poco antes de que Mondadori la incluyera en su selecta colección Rectángulo ese mismo año. “Estoy muy contento de las cuatro novelas cortas que tengo y ésta me hacía ilusión resucitarla. Salió hace tiempo, no se difundió demasiado y sin embargo en Francia tuvo un éxito loco de crítica, aunque no de público”, recuerda con una sonrisa.

En ella, Guerra Garrido plantea un apasionado juego a partir de “la exaltación de un sentido concreto: el tacto”. “La novela describe la aproximación de un hombre y una mujer, a través de unos diálogos interiores narrados en segunda persona, algo que le confiere a la acción un carácter de ineluctable. Eso le da quizá más intensidad”, añade.

“El tacto es probablemente el más materialista de nuestros sentidos, pero al mismo tiempo es el más imaginativo”, comenta antes de recalcar que Reino de Cordelia “ha hecho una edición preciosa”, que “apetece tocar”. Para el autor, por su forma y tema, 'Dulce objeto de amor' podría considerarse una rara avis dentro de su trayectoria: “Toda la obra breve incluye cierta dosis de experimentación. Al final siempre te estás repitiendo, pero lo haces de otra forma, para ver si funcionan nuevas fórmulas”, argumenta.

'Dulce objeto de amor' narra la historia de amor ocasional entre una mujer joven, bella y sensual, y un hombre maduro y atractivo, cuyo encuentro arranca en la lujosa rotonda del hotel Palace de Madrid y se prolonga durante toda una noche. Alternando el punto de vista femenino y masculino, las dos perspectivas se van sucediendo en un diálogo interior que apenas requiere palabras para expresarse, y en el que los gestos buscan el roce final de los cuerpos, el homenaje íntimo al placer del tacto, que cuanto más se demora más se desea.

“Claro que es una novela erótica, pero cargando las tintas sobre el poder del tacto. Se podría decir que es un ensayo sobre el tacto, o una novela de amor que va adquiriendo tintes de novela negra al final. Es una novela erótica pero que hace hincapié en la superficie, en la piel”, resume sobre esta 'nouvelle' repleta de sorpresas donde indaga sobre el eterno lance de la seducción.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos (2 votos)