Comarcas
COMARCAS
Riofrío homenajea a 'La abuela de La Cepeda'
Entre sus secretos para alcanzar esta edad son las "sopas de ajo, unos trocines de tocino y jamón y vino quinado Sansón"
leonoticias.com
29/09/2013 (17:40 horas)
Vote 
Resultado 4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos (18 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Victorina Rodríguez, conocida como ‘La abuela de La Cepeda’, recibió este domingo el homenaje de sus vecinos en su 105 cumpleaños y desveló algunos de sus más escondidos secretos para alcanzar esta edad en una envidiable plenitud física y mental. “Sopas de ajo, unos trocines de tocino y jamón y un poco de vino quinado Sansón” forman parte de una dieta “de toda la vida” que se niega a abandonar, porque a la vista está que le ha dado un resultado excelente. Aunque también admite que “algo habrá hecho el hambre que hemos pasado”.

Para alcanzar el día de mayor protagonismo de su dilatada vida, en el que los vecinos del pueblo en el que nació y siempre ha vivido, Riofrío, y casi toda su familia le han rendido un sentido homenaje, esta mujer ha pasado por todo tipo de vicisitudes, como la pérdida de tres de sus cinco hijos en momentos históricos como la Guerra Civil. Sin saber nunca leer ni escribir, “ni poner firma”, sacó adelante a la familia, hasta sumar en la actualidad 12 nietos.

Tiempos de dificultades que hoy desembocaron en fiesta y alegría no sólo por haber alcanzado los 105 años sino por hacerlo en un buen estado de salud general y además “siempre en su casa, o en la de sus hijos”, algo que Ovidio, uno de ellos, considera que ha sido vital. Siendo así, aún puede entretenerse con ciertas labores diarias de la casa, como pelar patatas o escoger las alubias, labores que disfruta y la mantienen activa.

Todos recordaban cómo hace cinco años, al celebrar el centenario, la anciana vecina ya estaba convencida de que llegaría a su 105 cumpleaños. “Le cantaron el ‘Cumpleaños feliz’ y le decían eso de ‘que cumplas muchos más’; y ella nos dijo que había soñado con la Virgen y que le dijo que llegaría hasta los 105, como así ha sido”, relata Ovidio. Así que la mujer tenía mucho que agradecer en el oficio religioso celebrado. A su término, cuando alguien le dijo que su misa había parecido una boda, no tuvo reparo en contestar: “Es que yo soy la novia… y el novio”.

Posteriormente, en el mesón del pueblo, regentado por un familiar de la homenajeada, hubo un convite para todos los vecinos e invitados. Fue el momento en el que el Ayuntamiento, de manos del alcalde, Emilio Cabeza, le regaló una placa conmemorativa y un ramo de flores: "Simbolizan la alegría y el orgullo que sentimos todos por el hecho de que una vecina pueda alcanzar en tan buen estado una edad tan elevada".

Imagen de la celebración del 105 cumpleaños de La abuela de La Cepeda.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos (18 votos)