Castilla y León
CASTILLA Y LEÓN
La octava edición de Fàcyl se celebrará en junio con producción propia
La consejera de Cultura reconoce que sopesó la posibilidad de convertir la cita en bienal, pero refrenda su apoyo a una convocatoria anual
Ical
02/03/2012 (13:03 horas)
Vote 
Resultado 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos (0 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
La consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Alicia García, aseguró que el Festival Internacional de las Artes de Castilla y León (Fàcyl), se volverá a celebrar en Salamanca este año, pese a que desde su departamento se llegó a barajar la posibilidad de convertirlo en bienal debido a la coyuntura económica actual. “Fàcyl es una de las apuestas claras de la Consejería, y dentro de nuestras posibilidades vamos a seguir adelante con el certamen”, dijo en ‘Los desayunos de Ical’.

García explicó que ha mantenido diversas reuniones con el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernando Mañueco, para garantizarle la continuidad del festival, que un año más se celebrará coincidiendo con las fiestas patronales de junio en Salamanca, en torno a San Juan de Sahagún (12 de junio). Cuestionada sobre si han decidido ya quién relevará al mirandés Calixto Bieito como director artístico del certamen, la consejera subrayó que en adelante “la producción de Fàcyl será propia, y correrá a cargo de los propios profesionales que tiene la Consejería”, para aprovechar “la experiencia que les brinda el trabajo que han realizado durante muchos años”. “De esta forma garantizamos la continuidad y evitamos incrementar los costes”, sentenció antes de detallar que, en estos momentos, desde su departamento mantienen las conversaciones con el Consistorio para “trabajar conjuntamente y diseñar la mejor fórmula posible”.

En ese sentido, la consejera argumentó que su Consejería está dando “pasos importantes en todos los ámbitos” y va a “seguir respaldando eventos importantes pese al contexto difícil que vivimos”. Así, recalcó que seguirán apoyando a Fàcyl pero también el ciclo expositivo de Las Edades del Hombre, la bienal AR&PA (que en mayo alcanzará su octava edición bajo el lema ‘Innovación’), la Semana de Cine de Medina del Campo (que este año celebra sus bodas de plata), la Vuelta Ciclista a Castilla y León (que sumará 26 convocatorias) o la Feria de Teatro de Castilla y León (que se celebra anualmente en Ciudad Rodrigo). “Haciendo un gran esfuerzo vamos a mantener los eventos más emblemáticos de la Comunidad”, concluyó, además de referirse forma particular a la Semana Internacional de Cine de Valladolid: “En el caso de la Seminci vamos a seguir colaborando, pero ya hemos dejado claro que queremos tener nuestro espacio concreto y que en el propio festival se conozca el respaldo que la Junta está ofreciendo al sector audiovisual de la región”.

Fàcyl, un recorrido

El Festival Internacional de las Artes de Castilla y León comenzó a andar en el verano de 2005, al mismo tiempo que se conmemoraba el 250º aniversario de la Plaza Mayor de Salamanca, con el objetivo de llevar la creación de vanguardia a todos los rincones de una ciudad que demanda y vive por la cultura. Seis millones de euros se destinaron a aquella primera edición, que se desarrolló en Salamanca (y con una extensión en la localidad segoviana de La Granja) entre el 15 de junio y el 15 de julio de 2005. Música clásica y alternativa; teatro clásico e independiente; danza clásica y contemporánea, y también ópera integraron la variada programación con 270 espectáculos de 180 compañías y más de 2.000 artistas, que consiguió una respuesta de alrededor de 100.000 espectadores.

Bajo la dirección de Guy Martini, la segunda edición de Fàcyl redujo sus fechas y se celebró entre el 2 y el 17 de junio, con 160 espectáculos, protagonismo especial para Brasil y un presupuesto que se reducía a la mitad al rondar los tres millones de euros. La actuación de Pet Shop Boys en La Granja ante más de 20.000 personas fue uno de los grandes hitos de la convocatoria, que reunió a unos 150.000 espectadores.

Un año después, el 1 de junio de 2007, echaba a andar la tercera edición, con 130 actuaciones de artistas procedentes de 18 países bajo el lema ‘Nuevas miradas, nuevos territorios’. En su balance final, la organización cifró el volumen de asistentes en 170.000 personas, y el certamen se volcó con la creación de coproducciones junto a festivales internacionales como los de Avignon, Atenas y Roma. Además, el Gobierno regional destinó 800.000 euros a la extensión del certamen en La Granja, que acogió uno de los platos fuertes con el concierto de la islandesa Björk en el patio de la Herradura del palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia).

En su cuarta edición, Fàcyl se celebró del 29 de mayo al 14 de junio, con la participación de 140 compañías de 21 países. Entre ellas se encontraban los últimos trabajos de dos monstruos de la escena internacional como Robert Lepage o Peter Brook, además de acoger el I Campeonato Nacional de Beatbox. Entre las sorpresas de la edición, sorprendió la irrupción de Rufus Wainwright embutido en un traje de torero para tocar sentado en su piano buena parte de su repertorio en la Plaza Mayor. Aquella edición marcó su techo de asistentes, con 180.000 personas que participaron en las actividades propuestas.

La quinta edición del Festival de las Artes tuvo lugar entre el 29 de mayo y el 13 de junio de 2009, con un notable ajuste en su presupuesto (reducido hasta 1,5 millones de euros), y la participación de 170 compañías procedentes de 20 países para un total de 300 representaciones. Esa edición contó con la primera participación profesional del dramaturgo mirandés Calixto Bieito, que ofreció en Salamanca un ensayo abierto de su montaje ‘Don Carlos’, un año antes de tomar las riendas del festival.

Eso sucedió en la sexta edición de Fàcyl (celebrada entre el 20 de mayo y el 12 de junio), si bien el compromiso del burgalés se extendía durante una edición más. Un total de 82 compañías procedentes de 20 países diferentes participaron en una cita multidisciplinar presidida por la música y el afán pedagógico. Una de las propuestas más arriesgadas y exitosas de Bieito fue darle voz a las compañías de la Comunidad, especialmente a la vallisoletana Rayuela Producciones Teatrales, a la que incitó a desarrollar su propia adaptación de ‘Dogville’, el film de Lars von Trier protagonizado por Nicole Kidman. El montaje acabó ganando un año después el Premio Max al Mejor Espectáculo Revelación de todo el Estado.

La séptima y última edición hasta el momento tuvo lugar entre el 3 y el 11 de junio de 2011, con un llamativo cartel a partir de una imagen de David Lachapelle. El teatro y la danza no convencionales, las instalaciones urbanas, las nuevas dramaturgias y las producciones multidisciplinares integraron una oferta que reflejó la heterogeneidad de la creación contemporánea internacional. En su despedida con los medios, Bieito daba las claves de futuro para la supervivencia de un festival cuyo presupuesto y duración ha ido reduciéndose conforme avanzaba la crisis económica: “La clave para consolidar el festival es que, en los próximos cuatro o cinco años, cuente con 14 días de duración y disponga de un presupuesto de entre 2 y 2,5 millones de euros”.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos (0 votos)