Reportajes
REPORTAJE
La hermana pobre de Sahagún
La rehabilitación del santuario de La Peregrina ha puesto en evidencia su enorme valor patrimonial como joya del mudéjar, convirtiéndose en un auténtico hito del Camino de Santiago
C. Viñas
03/04/2010 (12:07 horas)
Vote 
Resultado 4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos (15 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Poco se imagina el peregrino que la inmensa mole volumétrica del santuario de La Peregrina en Sahagún, donde moraba la patrona del municipio, puede albergar tantos tesoros. Otear su imagen desde el Camino Francés o el de Madrid -pues los dos alcanzan su puerta- sorprende por el enjambre de andamios que la abrazan desde hace cuatro años y donde trabajan con afán para redescubrir la belleza de uno de los hitos de la ruta jacobea, edificios de singular valor situados a lo largo del Camino Francés. Sin duda, el más desconocido y nunca suficientemente bien documentado. Hasta ahora.

A finales de este año está previsto que culmine un ingente proyecto de restauración en el que se han invertido 4,87 millones de euros por parte del Ministerio de Vivienda, que aporta el 60 por ciento, y de la Junta de Castilla y León, que se ocupa del 40 por ciento restante, en virtud de un convenio suscrito en mayo de 2006 y ratificado en noviembre de 2009.

Al menos la intención inicial es que la intervención toque a su fin este año. Sin embargo, podría ser tan sólo un punto y seguido, puesto que la entidad de los elementos descubiertos durante su reforma ha llevado a los arquitectos a solicitar la redacción de un modificado del proyecto y poner así en valor distintos elementos.

Para que los ciudadanos comprendan la complejidad de la restauración de este santuario, así como los descubrimientos que se han hecho, la Junta de Castilla y León ofrecerá antes de que concluya esta primavera un servicio de visitas guiadas en colaboración con el albergue de Sahagún. El director general de Patrimonio, Enrique Sainz, reconoce que aunque no se pueda ver entero, “sí un parte suficiente para comprender la riqueza del santuario”. “Esta restauración supone una especial satisfacción por su significación histórica, artística y como Hito del Camino”, afirma.

Una riqueza que el modificado del proyecto pretende poner en valor, entre otros bienes, la capilla mayor, situada en el lado norte y coetánea a la finalización del templo en el siglo XIV. En ella han aparecido tres lucillos funerarios en arco túmido, además de las bóvedas góticas originales “en perfecto estado”, y actualmente tapadas por las intervenciones que se efectuaron durante el barroco.

La proporción de la capilla es engañosa, pues las bóvedas se encuentran a seis metros por encima de lo que el ojo observa ahora. “Si se recupera el espacio original, habría que pensar en que tendríamos tres lucillos funerarios idénticos, con una composición magnífica, dos ventanas de acceso de luz por el lado oeste, que están desde el exterior, pero que ahora mismo están tapadas por una placa y paramentos. Entendemos que contiene elementos mucho más importantes que la propia la capilla barroca que vemos en este momento”, explica José Ramón Sola, director del proyecto de restauración de La Peregrina.

El Ministerio de Vivienda ha autorizado la redacción del modificado y asumirá los 796.000 euros del incremento del coste. Si bien, tendrá que pasar por la correspondiente aprobación por parte de la Junta de Castilla y León. “Somos conscientes de que La Peregrina es una obra valiosísima, parece más bien una biblioteca porque cuanto más se trabaja en ella mayor valor se le descubre porque aporta mucha información a la historia del arte y de la arquitectura”, reconoce el subdelegado del Gobierno en León, Francisco Álvarez.

El arquitecto responsable del proyecto, José Ramón Sola. (Foto: Miriam Chacón)

Muchas sorpresas

Además de en la capilla, las sorpresas se han ido sucediendo durante la ejecución de la obra, desde la existencia de puertas de acceso al interior del recinto, a la aparición de tres huecos de iluminación en el ábside que se suman a los tres conocidos hasta la fecha, “lo que convertía el altar mayor en un auténtico espectáculo de luz” dadas sus notables dimensiones.

Pero el mayor desconcierto llegó al descubrirse una puerta de acceso al interior del templo desde el bajo coro “en arco de herradura perfecto, bellísimo, y con unas proporciones magníficas” que forma parte de la cultura islámica, así como dos capiteles de piedra en ménsula perfectamente conservados, situados en la misma zona.

¿Qué razón de ser tiene un arco de herradura similar a los construidos en la Mezquita de Córdoba en el siglo XI en una iglesia franciscana y en Sahagún? La incógnita está aún por resolver, puesto que el arco y los capiteles “carecen de lógica en el conjunto construido, ni desde el espacio ni como elemento compositivo interior al mismo”. El propio José Ramón Sola explica que “se está tratando de averiguar la razón cierta de su presencia en este edificio”. “Descoloca todas las claves interpretativas del mismo, desde las que partíamos en el momento de redacción o de las que hemos ido avanzando durante la ejecución de la obra. Ahora no lo entendemos bien porque tenemos las bóvedas del bajo coro que son muy posteriores, con lo cual el espacio no está abundando en la especialísima condición de un arco de herradura”.

También han aparecido una pequeña cripta y un sarcófago con restos momificados, y que había sido reutilizado, ya que encontraron huesos de otros posibles enterramientos. El Instituto Anatómico Forense de Valladolid analiza actualmente los restos, junto a los que había un sello del Papa Gregorio XIV, lo que indica “que se trataría de un enterramiento de una dignidad importante, puesto que además se situaba en el ábside de la iglesia”.

Obras de rehabilitación del Santuario de La Peregrina, en Sahagún. (Foto: Miriam Chacón)

Conocimiento e intuición

El sentido común, un exhaustivo conocimiento previo del edificio y ciertas dosis de intuición han sido claves en los hallazgos dada la complejidad del proyecto de restauración. José Ramón Sola, que lleva diez años estudiando La Peregrina, afirma que se ha “elaborado una metodología muy singular y el empleo de medios extraordinarios en un proceso de investigación que a día de hoy no se ha cerrado”.

El trabajo se ha desarrollado a través de catas abiertas en lugares estratégicos y lecturas murarias, una metodología de trabajo que bebe de la arqueología y que considera los edificios históricos como elementos vivos, en cuanto han experimentado diversas transformaciones, intervenciones e incluso arrepentimientos a lo largo de ocho siglos.

Su origen franciscano, su construcción primigenia netamente mudéjar y el hecho de ser la sede de la patrona de Sahagún, la Virgen Peregrina, son los tres valores del inmueble que se han tenido en cuenta a la hora de abordar su restauración, por ser también sus principales activos patrimoniales. De ahí que el proyecto incluya la recuperación del recorrido procesional que históricamente se efectuaba de la patrona de la villa por el interior del convento: desde el camarín de la Virgen, por el que se accede desde la capilla de los Sandoval, donde existen unas magníficas yeserías policromadas, “únicas a tan al norte de la península ibérica”, que también disfrutarán de un tratamiento de restauración específico.

Además de restaurar los paramentos y el edificio histórico de la iglesia, el proyecto tiene el objetivo de rehabilitación del conjunto y construir un edificio de nueva planta para la dotación de lo que deberá ser el Centro de Documentación del Camino de Santiago. Será un edificio muy horizontal, que formará casi un zócalo del conjunto, separándose del edificio ligeramente de forma que tengan presencia las fachadas del propio edificio, y que permitirá “contemplar la fachada sur, la real de la iglesia, no la fachada sur tapada por el claustro de la iglesia”.

La Peregrina empieza ahora a mostrarse tal y como fue concebida, pues cuando comenzaron las obras de restauración estaba terriblemente deteriorada, “hasta el punto de que había desaparecido casi todo el claustro, y el interior tenía las bóvedas resquebrajadas, los suelos completamente desechos, muchos muros se habían caído ya incluso hace años y se habían reconstruido con ladrillo de mala manera, como en el crucero”, relata Javier Rivera Blanco, experto en patrimonio y presidente de la Fundación Instituto Europeo Camino de Santiago, cuya sede será el futuro edificio anejo a La Peregrina.

Para Rivera Blanco, la restauración “permitirá recuperar el monumento para la colectividad”, instalando una serie de actividades en su interior como una exposición permanente sobre grandes personalidades que han realizado el Camino de Santiago, además de exposiciones temporales. También albergará un archivo y una base documental de todo lo que se haya escrito sobre la ruta jacobea, sobre todo del Camino francés y de una biblioteca que empezarán a formar.

Respecto a su finalidad religiosa original, el convenio recoge que “al menos una vez al año podría estar abierta al culto”, con lo que es probable que al ser “la casa de la patrona de Sahagún, pueda celebrarse algún oficio religioso el 2 de junio”.

“La Peregrina ha sido siempre la hermana pobre de Sahagún, una gran desconocida, y no es una expresión desde el cariño que le tengo al edificio, sino que esta intervención nos ha dado suficientes pruebas, hasta el punto de que el levantamiento arquitectónico que realizamos nos hizo descubrir una planta insospechada”, precisa José Ramón Sola. El tiempo parece que le está haciendo justicia.

Una imagen de las obras en el interior del templo. (Foto: Miriam Chacón)

Un obrero, en el interior de La Peregrina, durante los trabajos. (Foto: Miriam Chacón)

Obras de rehabilitación del Santuario de La Peregrina. (Foto: Miriam Chachón)

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos (15 votos)