León
LEÓN
Eterno Genarín
Caótico, pendenciero, único, 'Genarín' congrega en su procesión a cerca de 30.000 personas, el mayor número de fieles citados por este personaje
J.C. / @Javi_Calvo
03/04/2015 (01:56 horas)
Vote 
Resultado 4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos (17 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
La leyenda de Genarín, un personaje caótico y plagado de vicios, no parece tener fin. Todo lo contrario, su nombre, sus 'hazañas', su carácter singular, han creado entorno a este personaje real un efecto llamado del que aún no se conoce el límite.

Jamás podría haber imaginado aquel pellejero siempre descuidado, aquel truan, insaciable bebedor de orujo, putero y siempre predispuesto para la fiesta, que su historia llegaría hasta la actualidad.

Superando todas las previsiones en la madrugada del Viernes Santo, cerca de 30.000 personas se han dado cita para revivir su entierro y homenajear a quien a base de alcohol consiguió "milagros imposibles".

"Genarín es único y logra atraer a la ciudad a miles de personas", se reconoce desde la Asociación de Hosteleros del Barrio Húmedo. Desde ella, además, se insiste en que no hay acontecimiento comparable a esta procesión pagana pero al mismo tiempo se deja ver un lamento: "Genarín es único, pero hay que evitar que se convierta en un botellón y hacia eso se camina en estos momentos".


La imagen de Genarín recorriendo de madrugada la Plaza del Grano.


La Moncha, durante la 'procesión'.

Imagen de La muerte, recorriendo la Plaza del Grano.

Pero más allá de esta cuestión lo cierto es que los números de este singular recorrido por la ciudad desbordan. En la Plaza del grano más de 5.000 personas han esperado el inicio de la fiesta.

Fue aparecer la figura de Genarín, botella de orujo en mano, y de nuevo se ha desatado una especie de locura colectiva por las mismas calles que en no pocas ocasiones dieron cobijo a este personaje.

Junto a él, sus cofrades, 'la muerte', 'la barrica' y una mujer de mala vida, 'La Moncha', la prostituta que le prestó auxilio el día de su muerte.

Tampoco han faltado las 'manolas genarianas' que entre lágrimas, han lamentado la falta de un persona para ellas casi bíblico. Ha habido vivas al alcohol, a Genaro, a sus historia y a sus milagros.

Porque por increíble que parezca aquel hombre aplastado por la Bonifacia, el primer camión de la basura de León, este Viernes Santo habría llenado tres veces el campo de fútbol de la capital para revivir su historia.

Fieles a la tradición los 'cofrades genaros' han acudido hasta la muralla para depositar una corona de laurel, pan, queso, una naranja y una botella de orujo. Allí se volverá el próximo año quién sabe si con un cortejo aún más numeroso.

Miles de jóvenes, en la Plaza del Grano, esperando a Genarín.


La Plaza del Grano, minutos antes de la llegada de Genarín.


La Moncha, procesionada ante los fieles.


Música para acompañar a 'La muerte'.


Cientos de personas fotografían la llegada de Genarín.


Genarín, en el inicio de la procesión.


Imagen de la Plaza del Grano.


La muerte, recorriendo la Plaza del Grano.


Varias jóvenes pujan por La Moncha.


Genarín, recorriendo el casco histórico.


Los cofrades, acompañando a Genarín.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos4.3 puntos (17 votos)