León
LEÓN
Domingo López: "He pedido a mis hijos que inviertan la indemnización por el banco en la promoción de empresas en León, mi tierra"
El empreario leonés, famoso por la multitudiaria indemnización que recibirá tras la irregular expropiación de su banco, pide que su legado se vincule a León / "León estaría mejor con Asturias que con Castilla", asegura
leonoticias.com
26/02/2009 (18:08 horas)
Vote 
Resultado 4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos (105 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Leonés intrépido. Reconocido como mejor empresario por parte de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele). A lo largo de su trayectoria Domingo López Alonso ha realizado su actividad en sectores tan diversos como los ultramarinos, ganadería, los microbuses, minería, la construcción, hasta alcanzar el sector de la pesca (sus barcos llegaron a operar en Boston, Marruecos, Mauritania, California o Chile) o el sector de la banca (fue propietario del Banco de Valladolid y hoy espera, con sentencia favorable firme, que se proceda al abono de una indemnización superior a los mil millones de euros por haber sido víctima de una expropiación no legal).

Ahora Domingo López Alonso, superados los 90 años, con una lucidez está fuera de toda duda (aún recuerda todas las cifras que se movían en el desaparecido Banco de Valladolid), anda ocupado en volcar el contenido del «disco duro» de su cerebro al disco duro del ordenador que se empeñó en aprender a manejar en cuanto la máquina entró por la puerta de su oficina; también es un consumado «navegante» de internet.

«Escribo notas, comentarios y todo lo que se me ocurre sobre las vicisitudes que pasó cada una de mis empresas, por si sirve de ayuda a mis hijos o abogados en el futuro», explica.

El nonagenario empresario leonés presume de memoria, se queja de que por culpa de la artrosis camina menos de lo que quisiera e improvisa planes de futuro. No descansa. Este jueves recibe en Madrid el premio «Urogallo» en la categoría especial que concede el Centro Asturiano de la capital. Con ese motivo el empresario ha mantenido una entrevista de Francisco Jiménez lanuevaespaña.es en la que reconoce que ha pedido a sus hijos que inviertan en León el dinero de la millonaria indemnización por la irregular expropiación de su banco.

-Otro premio. ¿Tiene vitrina para tantos?

-¡Uf!, me llevan premiando toda la vida: la medalla militar individual, la laureada colectiva, la del Mérito al Trabajo...

-Ahora que saca a relucir su pasado militar, ¿a usted no le fue nada mal con Franco, verdad?

-Hombre, mal no me fue, pero yo a Franco no le pedí nunca nada. Lo que tuvo de bueno para mí aquella época es que sentó las bases para que yo, y otros, pudiera trabajar y sacar adelante mis empresas.

-Ya veo que no es usted de los que reniegan de su pasado.

-¿Por qué habría de hacerlo?

-Pese a los muchos recibidos, aún no le han dado el premio gordo.

-¿Perdón?

-Me refiero al pago de la multimillonaria indemnización que le corresponde por la intervención estatal -«robo» lo llama usted- llevada a cabo en su holding empresarial en los años setenta.

-¡Ah, sí! El asunto está ahora en la fase de cuantificar las cantidades que se me adeudan.

-¿De cuánto dinero estamos hablando?

-Bueno, ya le digo que se está discutiendo la cuestión. El importe original eran 23.183,8 millones de pesetas del año 1978. Habría que aplicar a esa cifra los intereses acumulados de treinta años y las indemnizaciones procedentes por daños y perjuicios...

-Vamos, un dineral.

-Zancadillas al margen, que me han puesto muchísimas, el asunto es complejo, tanto que se ha tenido que fraccionar el expediente en seis trozos para una mejor gestión. Otra batalla abierta es el tipo de interés que debe aplicarse, pues en su momento se me garantizó que sería del 15% anual y ahora quieren reducirlo al mínimo legal, cuestión que yo rechazo, claro. En fin, ahí estamos...

-¿Y qué hará con tanto dinero si algún día lo cobra?

-Más que yo, qué harán mis hijos (tengo seis).

-Si usted lo dice...

-Me gustaría que se invirtiera en la promoción de empresas en León, mi tierra. Empresas que generen empleo, que proporcionen riqueza.

-¿Cuál es su rutina diaria?

-De lunes a sábado, me levanto a eso de las siete y media, me meto en la oficina y ahí estoy hasta las nueve de la noche o así. Los domingos suelo ir a León, donde como y paso por el cementerio.

-¿Tiene buen diente?

-No soy glotón, pero me gustan mucho la fabada y el pote asturianos; y los embutidos y los vinos de León, claro.

-En Madrid es visitante asiduo de la Casa de Asturias, ¿le tira el Principado?

-Hombre, yo nací cerca de la frontera astur-leonesa y estuve vinculado a actividades mineras. ¿Cómo no voy a sentir cariño por esa tierra? Si es que, además, León y Asturias son provincias complementarias.

-Hay quien propone fusionarlas en una misma comunidad autónoma.

-Pues no lo veo una idea descabellada. León estaría mejor con Asturias que con Castilla.

-¿En qué negocios anda metido ahora?

-Bueno, con lo de la crisis está todo bastante parado. Tenemos en marcha un proyecto urbanístico en Lanzarote y otro de 5 millones de metros cuadrados en Puerto Rosario (Fuerteventura).

-Usted, que fue banquero y constructor, los dos sectores en el ojo del huracán desde hace meses, igual me puede explicar el porqué de la crisis.

-La gente anduvo a los «pelotazos» y de aquellos polvos... De esta crisis vamos a salir bien trasquilados.

-Hombre, usted también ha ganado lo suyo.

-Mire, yo vendí los pisos de La Luz a 204.000 pesetas el metro cuadrado, con una ganancia por metro de 50.000 pesetas (un 25 por ciento), que ya está bien. Pero lo que no puede ser es que ahora se pida en muchas capitales un millón y medio de pesetas por metro cuadrado. Eso es demencial, ningún trabajador puede pagar esos precios. ¿Para quién han construido?

-¿Qué sugiere para arreglar el desaguisado?

-Se han construido más pisos de la cuenta donde no venía a cuento y apenas ninguno donde podrían tener buena salida, zonas periféricas de la ciudades donde sí es posible vender a precios razonables. ¿Qué hacer ahora? Pues lo contrario, promocionar la vivienda barata.

-El Gobierno tendría que «mojarse», ¿no?

-¿El Gobierno? Esos que permiten que los ministerios tengan plantillas tres veces mayores de lo necesario; esos que reparten el dinero público a manos llenas. No, en el Gobierno, que debería estar dando seguridad y transmite todo lo contrario, apenas tengo fe.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos4.7 puntos (105 votos)