León
REPORTAJE
Cervezas con denominación de origen
Hasta una decena de artesanos cerveceros de Castilla y León se abre camino en el mercado en el último año y medio / 'Cazurra' y 'Aora' son las cerveces con sello leonés
J.L.Robledo
15/04/2012 (12:30 horas)
Vote 
Resultado 4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos (31 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Una enorme cazuela, una nevera de camping reconvertida en macerador y unos cuantos tubos de cobre y plástico, que hicieron las veces de un enfriador, fueron los instrumentos con los que el zamorano Daniel Anegón se inició hace ocho años en la fabricación de cerveza. En septiembre del pasado año, cuando consideró que su receta original era tan buena que merecía la pena embotellarla y ponerla en el mercado, decidió abandonar el garaje de una casa campo, hasta entonces su lugar de trabajo, y comenzar la elaboración en una pequeña planta de Madrid.

Pero el caso de este informático de Toro, que como pasatiempo está embotellando unos 700 litros mensuales de su ‘Sr.Bu’ y que tiene como objetivo abrir su pequeña fábrica en esta localidad zamorana, es uno más del ‘boom’ que la cerveza artesanal ha experimentado en el último año y medio en Castilla y León.

Uno de los mejores conocedores de todo este fenómeno es Jesús Maestre, que desde hace 25 años regenta en Valladolid ‘El Irlandés’, un santuario para los amantes de la buena cerveza donde se pueden degustar hasta más de 600 marcas procedentes de todo el mundo. Según explica, el resurgir de la cerveza artesanal tuvo su origen en la década de los setenta en Gran Bretaña, cuando ante la presión de las grandes industrias que estaban acabando con los pequeños productores, se crea una asociación que decide “salvar de la desaparición” las recetas cerveceras que desde la edad media se venían elaborando. Este fenómeno se trasladó rápidamente a Estados Unidos, donde la cerveza artesanal ya ha logrado una importante cuota de mercado, para después regresar a países europeos como Francia o Bélgica. Los pioneros en España fueron los catalanes, región en la que ya se han instalado más de medio centenar de cerveceros artesanos.

Pero si Jesús lleva 25 años sirviendo las mejores cervezas del mundo en su pequeño bar de la calle García Lesmes, también ha sido el pionero de los artesanos cerveceros en Castilla y León, ya que desde finales de los ochenta lleva elaborando, aunque sólo para su círculo de amigos, sus propias recetas.

La experiencia acumulada durante estos años por Jesús, que también comenzó en una cocina con una cazuela gigante, saldrá al mercado el próximo año bajo el nombre de ‘Quarternion’. “Estamos tramitando el registro sanitario y otros permisos, por lo que esperamos que a principios del próximo año podamos comenzar a fabricar en nuestra planta de Padilla de Duero”.

‘La Loca Juana’, ‘Aora’, ‘Caelia’, ‘Bresañ’, ‘Vacceum’, ‘Casasola’, ‘La Cazurra’ y ‘Milana’ son, junto ‘Sr.Bu’, y ‘Quartenion’, las tarjetas de presentación con las que diez románticos de la cerveza se intentan hacer un hueco en la tierra del vino, en la comunidad que puede presumir de tener hasta nueva denominaciones de origen.

El creador de la cerveza 'Cazurra' fabricada en León, David Gil. (Foto: Campillo)

‘Cazurra’

El leonés David Gil es otro aventurero de la cerveza y el pasado mes de diciembre presentaba ‘Cazurra’. A la espera de finalizar las obras de la fábrica que, junto a sus socios, está construyendo en Navatejera, su cerveza se elabora en ahora en Vigo.

David explica que, poco a poco, la cerveza artesanal está calando con fuerza en todo el país. “Hay que probar cosas nuevas y no tener miedo. Incluso en tiempo de crisis, una idea arriesgada puede conseguir triunfar. De todas formas soy consciente de que España, hoy por hoy, no existe una cultura cervecera suficiente para que la gente distinga los múltiples matices de las elaboradas artesanalmente”.

‘Aora’

Otra de las cervezas artesanales que se abre camino es ‘Aora’, un proyecto puesto en marcha en la comarca leonesa de El Bierzo por cuatro socios procedentes del mundo del vino, que vio la luz en noviembre de 2010. “No somos un grupo de ‘friquis’ que hemos empezado en un garaje, nosotros decidimos crear un producto propio para lo que contamos con el asesoramiento de un enólogo y un maestro cervecero belga”, asegura Mario Rico, uno de los promotores. Hasta que comience a elaborarse en Cacabelos, ‘Aora’ se fabrica en plantas artesanales de Madrid y Bélgica. Rico explica que la idea surgió del anhelo de acercarse a la cerveza a través del mundo del vino. «Queremos evitar el divorcio que existe en España entre cerveza y vino».

Cerveza leonesa 'Aora'. (Foto: Campillo)  

‘Caelia’

Los casos de Daniel y Jesús guardan alguna similitud con la trayectoria del soriano Marcos Sanz. Este licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos comenzó a elaborar cerveza hace más de diez años, aunque no fue hasta 2011 cuando, tras la creación de una pequeña fábrica con una inversión de 50.000 euros, lanzó al mercado su primer botellín de ‘Caelia’. A pesar de que su receta ha tenido una buena aceptación en el mercado soriano y ya está embotellando unos mil litros mensuales, Marcos no se lanza a dejar su trabajo en Soria Natural y dedicarse única y exclusivamente a posicionar su cerveza numantina.

Además, esta cerveza está asociada a la historia de Soria. Precisamente en el yacimiento soriano de Ambrona se han datado los restos la cerveza más antigua de Europa, de hace unos 4.400 años de antigüedad, que se encontraron en vasijas campaniformes de la Edad de Cobre.

‘Vacceum’

Como Marcos Sanz, el palentino José María Reguera también tiene desde el pasado año su planta de cerveza artesanal, un negocio que también dio los primeros pasos en la cocina de su casa. La idea surgió hace unos tres años, cuando, por circunstancias personales, se vio obligado a dejar su trabajo como transportista. “Es algo que siempre me ha gustado, así que a raíz de quedarme en paro, me planteé la posibilidad de fabricar mi propia cerveza”, explica. Así, un año y medio más tarde vio la luz su primer producto artesano. “Sabía a rayos”, ríe. Poco a poco, la técnica se fue perfeccionando, con la inestimable ayuda de sus amigos que “hicieron de conejillos de indias para probar cada mezcla” hasta conseguir un producto de sabor peculiar que comercializa desde el pasado octubre desde Venta de Baños bajo el nombre de ‘Vacceum’

Reguera, que espera vivir de este negocio, asegura que “buscando una analogía, podríamos decir que ahora con la cerveza está ocurriendo lo miso que pasó con el vino. En un plazo de unos veinte o treinta años se ha pasado de beber mucho vino de mala calidad a beber menos pero de mejor calidad”, asegura.

‘Bresañ’

Pero no todos los cerveceros artesanales son unos novatos que han empezado en este negocio de forma casual. El francés Christophe Le Galles llegó a España hace 20 años para trabajar en una de las fábricas de Renault. Se instaló en la localidad palentina de Becerril de Campos, donde ha conseguido hacer realidad su sueño: continuar con el oficio de su abuelo y su bisabuelo, maestros cerveceros en la región gala de Bretaña y en Bélgica. “Lo que queremos ahora es enseñar que se puede hacer cerveza artesanalmente y a pequeña escala”, destaca Chirstophe, que en este proyecto cuenta con la ayuda de su mujer, Fermina García, que durante dos años viajó hasta Bélgica para formarse y convertirse en una de las pocas, quizá la única, maestra cervecera de la Comunidad.

‘Bresañ’, que es la marca comercial, ofrece tres variedades: una tostada de 6,5 grados, y una rubia 7,5, además de ‘La Maricantana’, una cerveza de ocho grados, color acaramelado y espuma voluptuosa, cuyo nombre quiere rendir homenaje a la “cálida acogida que nos hicieron los habitantes del pueblo”. Y es que ‘La Maricantana’ es una especie de ‘mujer del saco’, una mujer que, según cuenta la leyenda, antaño robaba en las casas de los vecinos y atemorizaba a la gente. “Es una forma de devolverle a la gente su cariño, usando un término típico del pueblo”.

‘La Loca Juana’

La primera cerveza artesana original de Castilla y León que llegó al mercado fue La Loca Juana, el proyecto de un grupo de socios que está a punto de finalizar con la instalación de su planta en el castillo de la localidad vallisoletana de Íscar, donde además de fabricar su cerveza -ahora, de forma provisional, lo están haciendo en Cataluña- quieren desarrollar un proyecto turístico que combine, junto a la visita a la fábrica y la explicación de cómo se elabora la cerveza, la organización de actividades culturales como conciertos de música, y la posibilidad de degustar menús especiales. “El objetivo es entusiasmar al cliente, tanto con la cerveza, como con la visita a nuestras instalaciones”, asegura Jesús Herrero, uno de los cuatro socios de la empresa.

’Milana’

Romper el tópico de que la cerveza es solo una bebida refrescante es el objetivo de los cerveceros artesanos, que a diferencia de los productores industriales no solo elaboran ‘birras’ para vender sino también para disfrutar. Este es uno de los retos de Ismael Gómez y sus socios, que después de empezar con elaboraciones caseras de 25 en 25 litros y aprender el oficio en diferentes microcervecerías de Cataluña, acaban de comenzar la elaboración en la fábrica que han montado en localidad vallisoletana de Montemayor de Pililla. Ismael y sus socios ya han presentado en público a su ‘Milana’, una cerveza “fuerte, con mucha personalidad y que rompe con sabores y aromas clásicos”. Aunque el gran ‘pastel’ del consumo de cerveza en España lo tienen las grandes multinacionales, las microcervecerías se pueden quedar con una parte de esta ‘tarta’ creando una cultura alternativa, explica Ismael. “El objeto llegar a la gente, decirla que puede conocer otras cosas”.

Casasola

No muy lejos de Montemayor, a un puñado de kilómetros de la plaza Mayor de Valladolid, en el Valle de Esgueva, en el antiguo convento de San Benito el Real, se encuentra la fábrica de cerveza artesanal de Casasola, el proyecto de los hermanos Agustín y Alfonso Perdomo-Spinola Molero. Teniendo en cuenta su trayectoria y producción mensual, más de 8.000 litros, Casasola es el proyecto de cerveza artesanal más asentado y avanzado de la región, ya que también está desarrollando lo que ellos llaman ‘birraturismo’. Al igual que muchas bodegas de vino, organizan visitas para que los clientes puedan conocer sus productos y cómo se elabora una cerveza artesanal.

Además, Casasola está abanderando la creación de una asociación regional de artesanos cerveceros que, entre otros objetivos, quiere que las administraciones no les apliquen las mismas normativas que a las grandes cerveceras industriales, con las que nada tienen que ver.

Fabricación artesanal de cerveza en la Cervecera Casasola. (Foto: L. Pérez)  

Rubias, morenas, tostadas, negras, afrutadas, con acento francés, italiano e incluso belga, pero con sabor a Castilla y León. La cerveza artesanal empieza a fermentar con fuerza en la Comunidad y los enamorados de esta bebida también empiezan a tener establecimientos especializados como Queen’s Beer, una ‘boutique’ en la plaza del Caño Argales de Valladolid que también organiza catas en la que se degustan cervezas de los estilos más representativos que existen en el mundo, acompañadas por quesos de Castilla y León. Su responsable, Carlota Román, asegura “que al igual que ocurrió con el vino, la cultura de la cerveza se va extendiendo poco a poco, y cada vez son más los clientes que nos demandan cervezas artesanales”.   

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos4.5 puntos (31 votos)