Castilla y León
CASTILLA Y LEÓN
Al borde del 'suicidio' demográfico
Expertos en demografía advierten de las graves consecuencias que puede tener la falta de jóvenes y el envejecimiento de la población
Ical
19/01/2012 (16:40 horas)
Vote 
Resultado 2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos (13 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
El 'Foro de demografía' organizado este jueves por la Fundación Schola en Valladolid puso de manifiesto la gravedad del problema demográfico en España ante “el desplome tremendo” de la natalidad desde el fin del franquismo, que provoca que cada generación sea un 30 por ciento menor que la anterior, una situación que es “peor” en Castilla y León, donde ya hay casi dos mayores de 65 años por cada menor de 21 años.

Así lo expusieron Alejandro Macarrón, autor del libro 'El suicidio demográfico de España', y el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid Pablo Pérez, quienes aseguraron que esta mala situación no se debe exclusivamente a causas económicas, sino que responde más a una cuestión “moral”, por lo que instaron a políticos y ciudadanos a tomar conciencia del problema y “revalorizar la maternidad”.

Macarrón explicó que en 1977 el 37,5 por ciento de los españoles tenía menos de 21 años y el 15 por ciento más de 65, mientras que en 2011 los primeros representaban el 20,9 por ciento y los segundos, el 17,1 por ciento. En el caso de la Comunidad, sólo el 17,1 por ciento de la población empadronada el año pasado tenía menos de 21 años y el 22,7 por ciento más de 65 (el 8 por ciento más de 80).

Otros datos “preocupantes”, según el experto, es que la edad media de la población española en 1975 rondaba los 33 años, en 2011 se situó en 41,2 años y “cada cuatro años” el país “envejece un año”. Por su parte, Castilla y León “ha envejecido” más que el conjunto del Estado hasta superar los 45 años de edad media.

Además, España cuenta con una media en la actualidad de 1,39 hijos por mujer y la Comunidad, de 1,16, cuando la tasa de reposición (la necesaria para mantener la pirámide demográfica y la relación entre jóvenes y ancianos), se logra a partir de 2,25.

En todas las provincias de la región excepto en Valladolid “muere más gente de la que nace” y se encuentran en los dos parámetros anteriores entre las peores de España, con especial incidencia en Zamora. Macarrón indicó que otras, como Ávila, Segovia o Soria, “maquillan” un poco los datos gracias a la presencia de inmigrantes, que suelen ser jóvenes y tener más hijos que los españoles.

Macarrón señaló que este problema demográfico no afecta sólo a España sino que es un fenómeno mundial y que es muy grave porque, al haber menos personas en edad de trabajar, hay “menos crecimiento económico” porque hay menos actividad productiva y menos consumo, y además cada vez hay que destinar más recursos a las prestaciones sociales.

Como ejemplo, resaltó que “uno de cada siete u ocho euros que produce España se dedica a pagar las pensiones y la sanidad”, aunque en provincias como Zamora “por cada euro que recauda la Seguridad Social, gasta dos” en estas prestaciones.

El experto destacó que esta ruptura del equilibrio demográfico provocará además “una distorsión de la democracia” al situar a los jubilados como el grupo más numeroso, por lo que será el que tome las decisiones, y que, en el plano afectivo, “vamos a una sociedad muy triste porque las familias se reducen mucho”.

Soluciones

Macarrón y Pérez coincidieron en criticar la actitud de los políticos, a los que acusaron de “no estar haciendo nada serio en este problema” por miedo a perder votantes. El autor de 'El suicidio demográfico de España', instó a los poderes públicos a “revalorizar la maternidad” y animar a los ciudadanos a tener hijos con incentivos fiscales, “todo lo contrario de lo que se ha hecho últimamente, con leyes como la del Aborto”.

En el caso de Castilla y León, consideró que “haría falta una especie de Plan Estratégico de Natalidad” y dejar de considerar a la “demografía como un problema de tercera”. “Los ciudadanos tienen que comprender que es un tema muy grave, que hay que tener hijos porque la sociedad va hacia un escenario muy complicado”, concluyó.

También Pablo Pérez alertó de la gravedad del problema demográfico, que aseguró que es “una de las causas” de la crisis actual y que, sin embargo, “los políticos nunca hablan de ello”. Asimismo, coincidió con Macarrón en que la baja natalidad no se debe a una cuestión económica, sino que “la razón de fondo es moral: la pérdida de fuste cultural de la sociedad, muy relacionada con la pérdida de la religiosidad, que hace que no encuentre una razón para vivir”.

Al respecto, explicó que se ha creado una sociedad materialista en la que la prioridad es “disfrutar de los placeres” y que los seres humanos se han convertido en “productos de consumo”. Por ello, consideró que la solución debe pasar necesariamente por llevar a cabo “una reconstrucción cultural seria, que pasa por una reconstrucción religiosa”.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos2.5 puntos (13 votos)