Gastronomía tradicional en plena Montaña Central

Restaurante Casa Senén, situado en Vega de Gordón./
Restaurante Casa Senén, situado en Vega de Gordón.

Nació como un bar de carretera en 1957 y hoy en día es uno de los restaurantes más famosos de la comarca de la Montaña Central Casa Senén en Vega de Gordón está situada a 37 kilómetros de la capital leonesa y a 27 de la provincia de Asturias, un enclave natural privilegiado para disfrutar de la mejor gastronomía.

SANDRA SANTOS

En Vega de Gordón se esconde uno de esos lugares en los que hay que hacer una parada obligada. En Vega de Gordón se esconde la tradición por la buena gastronomía tradicional. En Vega de Gordón se esconde el Restaurante Casa Senen.

Casa Senen nació en 1957 como un bar de carretera situado en la Calle Real, nº1 de la localidad de Vega de Gordón con apenas cuatro mesas y hoy sesenta años después se ha transformado en un restaurante fundamental de la Montaña Leonesa.

Entre sus especialidades destaca el cocido, que lo elaboran de manera tradicional todos los domingos desde noviembre hasta la Semana Santa, en la que ya cambian los fogones para preparar los potajes más tradicionales.

También son especialistas en carnes de la mejor calidad, cabrito, lechazo o pollo de corral son elementos fundamentales e imprescindibles en la cocina del Restaurante Casa Senen. «Uno de los platos que más nos piden ahora es el pulpo a la brasa o las alubias con boletus, pero también tenemos carrilleras estofadas o rabo de novillo al vino tinto» comenta Noé, que lleva trabajando en el Casa Senen doce años. Y no se olvida de los pescados, entre los que destaca el rodaballo, la merluza, la lubina o el bacalao.

Con platos de esta envergadura no tardaron en convertirse en un destino indispensable para todo aquel que quisiera degustar la cocina leonesa más tradicional, por esta razón en el año 2000 se plantean la reforma del restaurante, ampliando la superficie a dos plantas con dos salones (uno para 50 personas y otro para 100) para poder abarcar toda la demanda de comensales.

Una demanda que sigue creciendo al mismo ritmo que lo hace la oferta de Casa Senen, y es que por Vega de Gordón no sólo pasan leoneses. Asturias, País Vasco y del resto de provincias de Castilla y León paran sus coches en Casa Senen antes o después de visitar, por ejemplo, las Cuevas de Valporquero.

Y el que va una vez, repite, porque la calidad, la tradición y la gastronomía son dignas de, al menos, dos cucharadas.

Contenido Patrocinado

Fotos