Residencia San Blas, como en su propia casa

Una de las residentes toma parte en las tareas del hogar. /
Una de las residentes toma parte en las tareas del hogar.

En un rincón de Fabero se encuentra la Residencia San Blas, un complejo pionero en León que ofrece sus servicios con la atención y calidad por bandera

N. BARRIOleón

La Residencia San Blas fue pionera en León y eso no pueden decirlo todas. Este complejo asistencial situado en Fabero fue el primer en tomar parte en el Proyecto 'Mi Casa', una revolucionaria idea que cambió el concepto que hasta entonces se tenía de la residencias de personas mayores.

más imágenes

Así, el objetivo del módulo de convivencia es no crear una rutina, teniendo una vida autónoma en la que cada persona puede realizar la actividad que desee, dentro siempre de sus gustos.

Una atención individualizada que ayuda a que la estancia en la Residencia San Blas sea como estar en tu propia casa.

En aquel momento, se trataba de un proyecto piloto, y apostar por él fue dar con una forma de trabajo mucho mejor. De hecho, los trabajadores no llevan uniformes, de forma que los residentes no identifican lo laboral o lo hospitalario.

Quince residentes y cuatro personas de referencia conviven en el módulo, en el que no falta detalle. Cada habitación cuenta en la puerta con una foto del residente, evitando la frialdad de los números. Junto a ellos, un bonito microcuento completa la estampa, añadiendo los muebles cercanos y hogareños que hacen que la estampa sea como estar en casa.

Desde 2013 lleva adelante el proyecto, en el que la elección de tomar parte es totalmente libre.

Vida en San Blas

En el otro módulo, 45 personas desarrollan su vida, beneficiándose de la libertad que se respira en el Proyecto 'Mi Casa'.

La Residencia, que cuenta con todas las comodidades posibles, ofrece un espacio en el que disfrutar y no solo en el interior.

El jardin cuenta con metros para pasear, charlar o poder disfrutar del buen tiempo, cuidando de las flores o la huerta, que copa los esmeros de los mayores durante la época veraniega.

Hustings, un residente más

Uno de los grandes amigos de la Residencia San Blas es Hustings, un gran perro que, jubilado de la ONCE, es uno más del complejo.

Hustings pasea con los residentes y se gana su cariño, siendo un perro tranquilo y dócil al que todos quieren y con el que todos interactúan.

Al final, la Residencia San Blas ofrece una forma inigualable de vida, en la que el personal es parte de la familia de los residentes, y viceversa.

Contenido Patrocinado

Fotos