La Farmacia de Pola de Gordón te enseña a comer bien y de forma saludable

Gloria Carrasco realiza consultas de nutrición en la Farmacia de Pola de Gordón./Inma G. Barquín
Gloria Carrasco realiza consultas de nutrición en la Farmacia de Pola de Gordón. / Inma G. Barquín
Gloria Carrasco, farmacéutica y nutricionista, ofrece consejos para lograr hábitos de vida saludables en busca de «ayudar al paciente a tener una buena calidad de vida»
Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

Está muy manida la creencia de que las dietas se hacen para adelgazar y de que el nutricionista es un recurso muy válido a la hora de perder peso. Pero en la Farmacia de Pola de Gordón (calle Cardenal Aguirre, 37) se han propuesto desterrar esa idea.

La licenciada Gloria Carrasco, que regenta esta farmacia, ofrece a su labor un extra: consultas nutricionales, ya que ella es doble titulada tanto en Farmacia como en Nutrición. Por ello, ofrece seguimientos personalizados sobre cómo comer bien.

«El objetivo no es hacer dieta, si no lograr que el paciente logre unos hábitos de vida saludables», señala Gloria Carrasco, que considera que un nutricionista debe ser un «educador nutricional, alguien que enseñe a la gente a comer bien, más que alguien que te ayude a llevar una dieta para adelgazar».

Hábitos adaptados al paciente y no al revés

Con este fin, la Farmacia de Pola de Gordón ofrece a sus clientes una primera sesión de unos 45 minutos con una entrevista personalizada para conocer los hábitos diarios y alimenticios del cliente, sus horarios de rutina, si padece algún tipo de enfermedad o alergia alimenticia... es decir, el día a día para adaptar los hábitos saludables al ritmo vital del cliente.

«Los consejos y los hábitos deben adaptarse al paciente y no el paciente a estas pautas. Mucha gente llega aquí buscando adelgazar, pero lo primordial es conseguir unos hábitos de vida que proporcionen beneficios a su salud», explica Gloria Carrasco.

El apoyo nutricional de la Farmacia de Pola de Gordón no sólo se limita a esto, ya que Gloria Carrasco ayuda a sus pacientes a buscar recetas ideales para que puedan comer e introducir alimentos más sanos en su dieta poco a poco, buscando que todo esté personalizado y adapatado a cada persona.

Un complemento a la labor de farmacia

Pese a que no es muy habitual que una farmacia realice consultas de nutrición, para esta licenciada es ir «un paso más allá» en su labor. «Es una manera de complementar mi función como farmacéutica, el objetivo es ayudar a la salud del paciente», asegura.

Y es que la Farmacia de Pola de Gordón también realiza test preventivos y de intolerancia alimentaria, en los que «aunque la prueba salga positiva, no significa que ese alimento no puedas volver a probarlo: en tres o cuatro meses volverá a introducirse en la diea para comprobar la reacción del cuerpo».

La salud va más allá en la Farmacia de Pola de Gordón, en la que la nutrición y el saber comer bien cobran especial relevancia.