Talleres Luma, pioneros en la industria alimentaria

Exposición permanente de Talleres Luma. / N. Brandón

Después de 50 años de trayectoria y con 12 patentes a sus espaldas, Talleres Luma se ha convertido en un referente en la fabricación de maquinaria para la industria alimentaria

N. BRANDÓNVillacedré

Talleres Luma es el claro ejemplo de cómo con perseverancia los sueños se pueden conseguir. Una de esas historias que sirven de estandarte a la hora de hablar de emprendimiento y un espejo empresarial en el que mirarse. ¿Cómo construir una empresa de éxito desde la humildad? Dedicada a la fabricación de maquinaria para la industria alimentaria, Talleres Luma nace en 1968 fruto de la unión entre unos jóvenes emprendedores, Luis Portomeñe y el artífice de lo que hoy es Talleres Luma: Manuel Crespo Fernández, que, 10 años después, se queda en solitario junto a su mujer Margarita Fernández con esta aventura.

Ahora, su hija Margarita Crespo está al frente de esta empresa pionera, que desde el principio surgió de la inquietud de Manuel Crespo de fabricar algo innovador con sus propias manos. Padre e hija recorren las instalaciones de Talleres Luma, recordando los tiempos en los que Margarita ya acudía con 12 años a la empresa a atender el teléfono, escuchar las conversaciones con los clientes… «yo siempre he ido de su mano, con él aprendí el negocio, viajábamos mucho a las ferias más importantes de España de los distintos sectores de heladería, pastelería, panadería y alimentaria». Un camino que ahora recorre gracias al apoyo de su marido Jesús Moreno Porlan, otra pieza más en el engranaje de Talleres Luma.

El socio fundador Manuel Crespo insiste en cómo consiguió levantar una de las empresas referentes en el sector en la actualidad: «mucho trabajo y construir una base sólida en la que se apoye la empresa cuando las cosas van mal. Nosotros hemos resistido la crisis porque tenemos unos cimientos fuertes detrás».

Talleres Luma trabaja para toda la industria alimentaria: mezcladoras, líneas de pasterización, máquinas para hacer dulce de leche, granizados, mezcladores, todo tipo de productos. «Tenemos sobre 12 patentes y exportamos a diferentes países y nos abre muchas puertas. Al tener nosotros la patente otras empresas no pueden fabricar la maquina con esas características», resalta Margarita Crespo, directora ejecutiva de la empresa.

Una gran familia
Manuel Crespo Fernández, fundador de la empresa, y su hija Margarita Crespo, actual directora ejecutiva.

Talleres Luma se trata de una gran familia donde todos hacen posible la empresa pionera y puntera que representa dentro del sector. «Nuestro equipo humano es maravilloso, han estado en los peores momentos y si no hubiera sido por ellos ahora Talleres Luma no existiría», tal y como reconoce Margarita, que empezó a trabajar de lleno en la empresa en el año 92, una época muy buena para la empresa donde podían llegar a las 90 máquinas de venta, «luego llegamos al 2008 y entramos en una recesión económica». Esto también ha sido una lección para la propia Margarita, que ha conocido «la importancia de la variedad de productos que tengas, la calidad del producto, a los mercados que te diriges… De hecho, ha habido empresas que han caído en el boom económico y, al contrario, empresas que no han notado la crisis».

Todas estas experiencias han construido un equipo humano responsable que hace posible los proyectos de sus clientes para realizar maquinaria hecha a la medida de sus necesidades de producción. «Desde que a nosotros nos llega un proyecto ya se pone en marcha la ingeniería y se planifica. Se presenta un presupuesto y se empiezan a hacer los planos». El estudio, proyecto y fabricación de los equipos e instalaciones se realiza con total transparencia, manteniendo una comunicación fluida con el cliente para abordar todas las variables y garantizar el éxito final de la inversión.

Ese camino de unión y sacrificio es el que ha llevado a talleres Luma a ser una empresa referente en España y fuera de sus fronteras, con trabajos por países como Argentina, México o Italia. La gran calidad y el matiz precursor de sus productos ha hecho que sean valorados por las marcas. Así lo remarca la propia Margarita, que destaca que «el valor real de nuestras máquinas es que nuestros productos son sólidos. Hay clientes que tienen las máquinas desde hace 50 años con el mismo funcionamiento».

Dentro de su carácter cercano, Talleres Luma dispone de una exposición permanente donde se exhiben los modelos estándar más representativos para que, además de ver, se puedan tocar.

Ahora, Talleres Luma afronta el futuro con optimismo, conscientes de los retos que siempre han abordado con la misma filosofía: apostando por sus propias ideas y las nuevas tendencias, pero sin descuidar la calidad y la confianza de sus clientes. Porque en Talleres Luma disponen de la referencia de más de 50 años de historia para escribir otros 50 más.

Talleres Luma

Dirección: Calle San Zacarías, 9, 24194 Villacedré, León

Teléfono: 987 20 09 25

Facebook:Talleres Luma

Página web: Talleres Luma