El tradicional origen de Baco

Un vendedor ofrece uvas a su cliente./
Un vendedor ofrece uvas a su cliente.

Los puestos del tradicional mercado de frutas y verduras de la plaza Mayor comienzan a vender las primeras uvas de la suerte a sus clientes más previsores de cara a las campanadas de Nochevieja

R.FARIÑAS

Se acerca la reunión más importante en torno a una mesa para comer el fruto de los césares de época romana y que, por tradición, se ha colado en la Nochevieja de los españoles.

Sus orígenes hablan de un exceso de producción que llevó a buscar una salida a la cosecha. Por ello, se establece la costumbre de finalizar el año, coincidiendo con el final de su recogida, el comer 12 uvas ante las 12 campanadas que marcan el fin de año.

Los habituales en el mercado de frutas y verduras de la plaza Mayor empiezan ya a comprar sus uvas de la suerte de fin de año y de momento los precios se mantienen, aunque el abanico de precios entre un puesto y otro puede llegar a doblar.

Las hay de 1,30 euros el kilo hasta 2,60; dependiendo de la calidad, tamaño y estado en el que se encuentren. Eso sí, se espera que en las próximas horas, según se acerque la gran noche, el precio se dispare

«Hasta ahora sólo ha subido 30 céntimos, esperamos que lo haga más en los próximos días, es lo habitual», señala un vendedor mientras despacha a sus clientes habituales.

De momento, sólo los más previsores se han detenido en los puestos del mercado para comprar las uvas de Nochevieja y los tenderos esperan que la venta repunte. «Está un poquito floja la cosa», lamenta otro dependiente que espera un aumento considerable de las ventas en los próximos días.

La tradición volverá a las mesas de los leoneses este sábado, cuando reunidos en torno al reloj de la Puerta del Sol, se viva un cambio de año bajo el símbolo que define al dios Baco.

Contenido Patrocinado

Fotos