Una experiencia gastronómica para acertar en el Día del Padre

Comedor del Café Pasaje en el centro de la capital leonesa./
Comedor del Café Pasaje en el centro de la capital leonesa.

El Café Pasaje prepara un menú especial en el que disfrutar de su tradicional 'cocina de la abuela' y compartir buenos momentos en torno a la gastronomía leonesa más tradicional

I. SANTOS

El matrimonio entre el café y la rosquilla se remonta a 1997. Tras varios años cerrado el mítico Café Pasaje de La Bañeza vuelve a abrir sus puertas. Un encantador local con más de 70 años de historia, y del cual tomó su nombre.

Dos años más tarde el emblemático Café Pasaje amplía sus horizontes y abre un nuevo local en Astorga, ciudad amiga y vecina. El éxito que la cafetería tenía en La Bañeza fue predecesor del que vendría en Astorga.

La trayectoria del Café Pasaje en la capital maragata ha sido tan duradera y fructífera que hoy en día forma parte de su paisaje turístico, siendo ya, casi patrimonio de, la antiguamente conocida como, Asturica Augusta. Y es una visita obligada tanto para los amantes del café y las rosquillas, como para aquellos que deseen degustar la auténtica 'cocina de la abuela'.

Después de algunos intentos, es a finales del 2016 cuando por fin, se consigue trasladar a León la idea y el proyecto de Astorga. El objetivo de esta nueva gerencia es ofrecer en la capital de la provincia una continuación de lo que se viene ofertando en la localidad maragata durante años. Una fusión entre la denominada Cocina de la Abuela, y que es básicamente una carta tradicional y cuidada al servicio del cliente y el trato amable de un café acompañado a cualquier hora del día.

Un lugar para disfrutar

Los establecimientos sorprenden con una decoración acogedora, amplia y a la vez cálida, que invita a tomar un café mañanero o a esas tardes de recogimiento y tertulia, aunque su verdadera e inconfundible seña de identidad es la rosquilla que ofrecen a todos sus clientes.

El dulce está hecho con la fórmula tradicional, pero con un toque especial que la hace reconocible por su textura blanda y su sabor único. Tal ha sido la demanda de este exquisito producto que han tenido que comercializarla desde su propia página web, a pesar de que también se venden cajas de rosquillas en el bar.

Un regalo diferente

La cocina de la abuela, otra de las señas de identidad del café Bar Pasaje se convierte en estas fechas en una opción ideal como regalo para el Día del Padre. Un menú en el que degustar y disfrutar de los platos tradicionales elaborados con los mejores productos.

Tanto en León como en Astorga se puede disfrutar de un menú especial para este día. Para aquellos que no puedan celebrar el Día del Padre el propio domingo, en el Café Pasaje han pensado alargar el menú durante toda la semana.

Una parrillada de verduras será el inicio de una agradable comida junto a una de las personas más especiales. En el segundo plato las opciones serán bacalao salsa o lechazo al horno. Los amantes del vino podrán disfrutar de una botella del Bierzo Ímpetu o de Godello de Ópalo.

 

Fotos