Los antruejos más coloridos disfrutan de su fiesta de invierno en Cimanes del Tejar

Los antruejos más coloridos disfrutan de su fiesta de invierno en Cimanes del Tejar

La localidad leonesa de Cimanes del Tejar celebra su Antruejo tradicional, en el que los guirrios toman la calle para diversión y mofa de todos los presentes

LEONOTICIAS

Cimanes del Tejar es una de las primeras localidades en inaugurar los antruejos en la provincia leonesa. Y este sábado lo han hecho a lo grande. La Fiesta de los Guirrios ha puesto mucha diversión y color en las calles de la localidad, pero también la tradición de una celebración que antes se llevaba a cabo en la tarde del domingo y del martes de carnaval.

La tradición

Una fiesta callejera que recorrió las calles de un pueblo que desde las 18:00 horas bailó al ritmo de la pandereta, el tamboril y la dulzaina. Unos antruejos tan originales como tradiciones que no hay que perderse en unos días de fiesta auténtica en Cimanes.

Pequeños y grandes se sumaron a uno de los antruejos más famosos de León con el guirrio como personaje principal en una fiesta donde la tradición manda a los mozos vestirse con camiseta y calzo calzoncillo blancos de lino, abarcas de pellejo y calcetines de lana, una faja o un pañuelo merino enrollado a la cintura y, sobre este, un gran cinturón de pellejo con ocho o diez cencerros o esquilas de bronce.

Una de las características que más atraen de los antruejos de Cimanes del Tejar es cómo cubren su cabeza con una máscara cónica hecha de cartón, con cuatro abanicos: uno superior, dos laterales y uno trasero. La parte delantera de la máscara lleva una fina alambrera que permite al antruejo ver a través de ella.

Los colores de la máscara y los abanicos han llenado las calles de la localidad en un día en el que la lluvia ha respetado los carnavales y ha permitido que los guirrios se emplearan a correr y fustigar a las mozas y a los vecinos con las tenaza, la vejiga o el rabo de raposo en una jornada marcada por la diversión.

 

Fotos