«La mala noticia es que Sánchez gobernará con Podemos y los nacionalistas», anticipa Rivera

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, junto a sus fieles colaboradores. / Efe/Vídeo: R.C.

La formación acaricia el 'sorpasso' al PP y se define como un «proyecto ganador» que ha aumentado en un 80% sus escaños en menos de tres años

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

No logrará descabalgar al PSOE del Gobierno, salvo que Albert Rivera cambie de forma radical el discurso que moduló su campaña y decida pactar con Pedro Sánchez, pero Ciudadanos ha logrado en estos comicios generales del 28-A su mejor resultado histórico y superó incluso al PP en feudos tan importantes como Madrid. Por eso hubo cierto sabor agridulce en la formación naranja tras conocer los datos oficiales, ya barruntados en los sondeos durante la campaña y también en las encuestas realizadas en los colegios electorales y anticipadas tras el cierre de los mismos, a las 20.00 horas.

Más información

Si en diciembre de 2015 este partido liberal obtuvo 40 diputados y en los comicios del 26 de junio de 2016 descendió hasta los 32 escaños, con el 13,05% de porcentaje favorable, esta vez elevó su éxito hasta los 57 representantes en el Congreso, a solo nueve del PP, que ha fracasado con Pablo Casado al frente y la derecha muy fragmentada por la irrupción de Vox. Son más de cuatro millones de votos, lo que representa un 15,84%.

El giro a la derecha del partido de centro liberal español le ha granjeado a Rivera un importante crecimiento en las urnas y le ha dejado a menos de un punto y poco más de 200.000 votos del 'sorpasso' al PP. Ese buen resultado, empero, no le posibilita a Rivera lograr su objetivo principal, el de desalojar al PSOE de La Moncloa, lo que calificó como una «emergencia nacional». El bloque de las 'tres derechas' no suma, pero Rivera sí podría pactar con Sánchez para gobernar en mayoría. Podría ser un dilema para el líder catalán, pero su ejecutiva le dio un portazo a esta posibilidad.

Poco después de la medianoche, justo a la misma hora en la que comparecían Pedro Sánchez y Pablo Casado, Albert Rivera se dirigió a sus incondicionales en la sede del partido, en la madrileña calle de Alcalá, y dio por hecho que «el PSOE gobernará con Podemos y los nacionalistas», lo que ha calificado de «mala noticia». Añadió, sin embargo, que hay otra buena, que Ciudadanos hará una oposición leal a la Constitución y acabará gobernando España.

Dio las gracias a todos por haber ido a votar y «hacer un país más fuerte», felicitó al PSOE y dijo que respeta el resultado pese a que no le gusta lo conseguido por Sánchez. Se felicitó por haber logrado un «proyecto ganador que ha sacado un 80% más de escaños en menos de tres años y que si que cree en España y tiene futuro».

«Esta es la casa común del proyecto constitucionalista, la esperanza, la iluisión y el futuro de España», enfatizó Rivera. «Somos unos resistentes y somos el partido que más se parece a España», aseguró. «Hoy empieza un nuevo proyecto ganador. La gente sabe que pronto va a llegar un Gobierno que una y que no divida, que mire adelante y deje de mirar al pasado, pero para eso hay que currar y creer en España. Vamos Ciudadanos y vamos España», concluyó el líder de Cs.

Cuatro horas antes, el barcelonés José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, se apresuró a valorar la situación tras el cierre de los colegios. Se felicitó por la alta participación, que calificó de «histórica», destacó el crecimiento de Cs respecto a los anteriores comicios, pero ya lamentó que, seguramente, no saldría una alternativa de las urnas para desbancar a Pedro Sánchez del Gobierno.

«Tenemos una buena noticia, la gran participación que puede ser histórica y eso siempre es positivo para cualquier demócrata. Desde Cs nos felicitamos porque desde el principio hemos llamado a la gente para que no se quede en casa», valoró Villegas.

En cuanto a Cs, Villegas enfatizó que los sondeos les dan un importante aumento respecto a los anteriores comicios. «Las encuestas nos dan un aumento de alrededor del 50% de diputados, pero somos prudentes. Ya veremos a ver cómo avanza la noche», vaticinó en la tarde-noche.

Pese a esas lecturas positivas, los naranjas asumieron desde el primer momento un «escenario complicado para gobernar». «Puede ser que no haya un alternativa a Pedro Sánchez, con los populistas y los separatistas», anticipó Villegas. Y lo achacó al «hundimiento del PP, que pierde alrededor de 60 escaños».

El candidato de Cs a la residencia del Gobierno, Albert Rivera, llegó a la sede del partido en la calle Alcalá justo antes del cierre de los colegios electorales y lo hizo acompañado de su equipo más próximo. Todo el comité electoral se reunió en la cuarta planta del edificio para seguir con suma atención el escrutinio de las elecciones, las terceras nacionales para este partido.

El secretario de Comunicación de la formación naranja, Fernando de Páramo, a su llegada a la sede, ya anticipó que tenía buenas vibraciones y se mostraba contento por los datos de participación. Diputados, senadores y otros cargos del partido acudieron también a la sede de Cs y esperaron los resultados en la primera planta.