Las propuestas electorales del carbón: adiós a las térmicas, mix energético y difusas alternativas

Las propuestas electorales del carbón: adiós a las térmicas, mix energético y difusas alternativas

Los cinco partidos que aspiran a mover el tablero político registran en sus programas medidas más o menos difusas sobre la minería

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

El cierre de las térmicas, la necesidad de un mix energético estable, la garantía del trabajo en las cuencas... Los partidos no se han olvidado de incluir la realidad del carbón en sus programas, eso sí, con más o menos concrección. Aquí pasamos a desgranar qué dice cada partido sobre el futuro del carbón nacional.

PSOE

El Partido Socialista avanza primero lo realizado en el gobierno («se ha garantizado la protección social de los trabajadores de la minería del carbón así como la creación de nuevos empleos en las comarcas más vulnerables ante la transición energética, con recursos que estaban incorporados en los PGE 2019»), para avanzar lo que harán de seguir en La Moncloa.

Los socialistas apuntan a un aumento en el peso de las energías renovables en el consumo de energía final como mínimo hasta un 35% en 2030, con al menos un 74% de generación de electricidad de origen renovable, con el compromiso de alcanzar, en el horizonte de 2050, el 100% de la electricidad de origen renovable.

Además, apuestan por un calendario con fecgas (aún sin definidas) de cierre gradual de las centrales térmicas, con medidas de acompañamiento que garanticen la seguridad física y de suministro, y la viabilidad social, técnica y financiera de dicho proceso.

PP

En el programa electoral del PP se hace bandera de un mix energético que permita cumplir los objetivos de seguridad del suministro, cambio climático y precio de la energía. «Esto exige aprovechar al máximo las opciones renovables que ya son competitivas, pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles a nuestro país».

Dejando caer sin nombrarlo el papel de las térmicas, los populares recalcan la necesidad de un Pacto de Estado para establecer un mix energético estable a 40 años que de certidumbre al sector y al consumidor.

Sea como fuere, salvan el matiz ecológico señalando que darán prioridad «a las opciones energéticas que cumplan con los objetivos de reducción de emisiones al menor coste posible, para asegurar que la energía de hogares y empresas es la más asequible en cada momento».

Ciudadanos

El partido de Albert Rivera afronta el reto promoviendo una Ley de Cambio Climático y Transición Energética «que garantice la seguridad jurídica y la no dependencia de combustibles fósiles».

El carbón podría quedar en el aire, más si cabe con la siguiente afirmación. «Impulsaremos una transformación hacia un modelo energético basado en energías renovables en 2050, desarrollando un modelo de subasta para la introducción de energías renovables basado en criterios de eficacia tecnológica y eficiencia económica y su programación con un calendario estable».

Unidas Podemos

Unidas Podemos apuesta por reducir la producción energética primaria basada en combustibles fósiles a la mitad en una década y alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040.

No obstante, dejan claro que «se garantizará por ley que, antes de que se pierda un empleo del sector de los combustibles fósiles, se crearán dos empleos con condiciones laborales idénticas o mejores en la misma comarca y que tendrán prioridad absoluta de acceso a ellos las personas afectadas. La transición energética que planteamos será justa o no será».

Los objetivos de cierre de las centrales de carbón están antes del final de 2025 (y siempre garantizando el uso de carbón nacional).

Vox

En el programa de Vox, encontrar una referencia al carbón lleva a entender que se escribe en el siguiente punto. «Desarrollar un Plan de la Energía con el objetivo de conseguir la autosuficiencia energética de España sobre las bases de una energía barata, sostenible, eficiente y limpia».