Arrimadas anima a votar para «evitar que Puigdemont y Junqueras decidan las inversiones de León»

Inés Arrimadas, en su acto en León. / S. Santos

La secretaria de formación de Ciudadanos insta al PP a «espabilar» para sumar fuerzas y echar a Pedro Sánchez y los nacionalistas de la Moncloa «por ser un peligro público»

A. CUBILLASLeón

En su primera visita a León, Inés Arrimadas ha compartido unas cañas con los leoneses. El marco, la champañería de la Casa Botines donde Cs ha estrenado su nuevo formato electoral 'Vamos de Cañas'. No ha habido cañas pero si un mensaje claro.

La secretaria de Formación de Cs ha llamado a la participación el próximo 28 de abril, una cita electoral clave para España y la unidad de los españoles, en la que unos pocos de votos inclinarán la balanza. «León y Castilla y León tiene que ser decisiva para el próximo gobierno de España».

En juego, decidir entre un gobierno de Pedro Sánchez con políticas «podemizadas» y en manos de los nacionalistas y un gobierno de Albert Rivera, con un proyecto reformista y que demostrado que defiende por igual todos los terrritorios. «Por eso no se puede perder ni un solo voto».

Durante su intervención, Arrimadas aseguró que jamás pensó entrar en política hasta ver «cómo el nacionalismo ponía en cuestión la igualdad de los españoles según la comunidad en la que vivo».

«No voy a tolerar que haya mas servicios en las grandes capitales y no en el mudno rural y por ello entré en Ciudadanos porque es el único partido que garantiza la igualdad de las personas vivan donde vivan«.

Un primer motivo que se sumó a la necesidad de romper con el bipartidismo, a pesar de reconocer que hizo cosas buenas como la Transición, permitiendo regalar la libertad y la democracia. Por ello, aseguró que no desprestegiará esta etapa «ni para destruirla ni quebrar con los derechos las libertad».

«El bipartidismo vive de rentas»

Pero, después de muchos años y de haber hecho cosas bien, como luchar contra el terrismo, Arrimadas entiende que el bipartidismo «está viviendo de las rentas, en el tener casos de corrupción y en lugar de denunciarlos, taparlos, siendo responsables de pactos con los partidos nacionalistas».

«No se ha llegado aquí porque durante 35 años PP y PSOE han cedido ante los nacionalistas, han mirado a otro lado mientras en las escuelas públicas se adoctrinaba», remarcó Arrimadas, que advirtió que han sido cuestiones que han debilitado la democracia.

«Al separatismo se le ha caído la careta y el PP y PSOE ya no nos puede decir que somos exagerados», señaló Arrimadas, que hizo un reconocimietno a los «valientes» que en 2006 crearon Ciudadanos y que fueron capaces de decir en Cataluña, que «éramos catalanes pero no éramos mejor que el resto de los españoles. Apenas un pequeño grupo hoy convertido en un partido que gobernará España a partir del próximo 28 de abril».

Un reto para el que Inés Arrimadas se comprometió a «dejarse» la piel, «porque Ciudadanos defenderá la igualdad y la justicia», comprometiendo el que los golpistas «tengan castigo frente al Gobierno de Sánchez que intenta premiar a los que intentan poner un muro en España».

Mano tendida al PP

Subida a una tarima y rodeada por las decenas de leoneses que se dieron cita a este acto que presentó un formato que se alejó del mitin electoral al uso, Arrimas no ocultó su deseo de lograr un gobierno únicamente naranja.

Si bien y apelando a la sinceridad y a la verdad, recordó que será necesario pactar, algo a lo, según remarcó, no teme Ciudadanos.

En este punto y con el objetivo de lograr que «la pesadilla de Sánchez no se cumpla», tendió la mano al PP de Pablo Casado, al que instó a «espabilar». «Les veo cansados, derrotados, arrastrando los pies. Espabilar que es tiempo de sumar para echar al PSOE y a los separatistas de la Moncloa».

«A los independentistas no les importa que haya igualdad»

«¿De verdad hay que perdonar que se fueran 4.000 empresas de Cataluña? ¿Hay que perdonar los que dicen que los castellanos y leoneses roban a los catalanes? ¿De verdad queremos tener un presidente que pacte con los que quieren romper España?», se preguntó Arrimadas.

Frente a ello, la líder de la formación naranja trasladó su deseo de conseguir un país cuyo futuro lo decidan 47 millones de españoles y de que no que sea Puigdemont desde Bruselas y Junqueras desde prisión los que decida nlas inversiones que vienen para León». Porque, según recordó, a ellos no les importa que «en este país haya igualdad de derechos y de oportunidades».

Arrimadas recordó que luchar contra el nacionalismo es «luchar contra el pasado, el problema principal de los europeístas». De ahí la necesidad de que España sea «el dique de conteneción ante los que quieren destruir Europa y España porque, un PSOE podemizado durante cuatro años en el Gobierno puede ser la ruina del país».

Igualdad y estabilidad laboral

Un acto en el que Arrimadas cerró trasladando el compromiso de Cs con el mundo rural, garantizando la igualdad de oportunidades «hasta en el último pueblo de España», lo que implica «dotar de servicios, de derechos y de oportunidades para que la gente viva en los municipios que elija».

En materia laboral, incidió en la necesidad de facilitar la contratación, reducir las trabas burocráticas de los autónomos e impulsar el contrato estable que termine con la precariedad, la lacra del mercado laboral de León y España, con especial incidencia entre los jóvenes.