Zapatero llama a hacer realidad una «Castilla y León feminista» ante unas derechas «en el piso»

José Luis Rodríguez Zapatero junto a Camino Cabañas, durante el mitin. / Inés Santos

El expresidente del Gobierno lleva la voz cantante en el mitin del PSOE en el Centro Cultural de Pinilla, donde aseguró que «la extrema derecha solo es destructiva y destruye a quien se acerca» | Los socialistas llaman a las urnas para llevar al PSOE a todas las instituciones en juego el 26-M

Nacho Barrio
NACHO BARRIOSan Andrés del Rabanedo

Su voz vuelve en las grandes citas, en aquellas en las que el socialismo se la juega. Esta era una de ellas, a una semana escasa de las elecciones y con la vista puesta en aprovechar el viento favorable de las generales. Ningún papel le hace falta en el atril, la experiencia es un grado y ante los suyos se crece. Atrás queda el tono mitinero de aquel 'Dales caña Alfonso [Guerra]', pero él tiene estopa para rato.

El PSOE ha desplegado toda su artillería este sábado en el Centro Cultural de Pinilla con José Luis Rodríguez Zapatero como protagonista indiscutible.

Abriendo fuego la candidata de San Andrés a las Cortes de Castilla y León, Yolanda Sacristán, el PSOE jugaba en casa ante su militancia. Nuria Rubio, cabeza de cartel de la plancha electoral autonómica, defendió que en San Andrés «enraíza el socialismo», abordando su pasado en la agrupación, de la que afirmó que es «ejemplar». También hubo tiempo para recordar sus orígenes lacianiegos maridándolos con que «el éxito del socialismo es que iguala a las personas, y alguien como yo, de la cuenca minera, puede hoy ser candidata a las Cortes».

Por su parte, el ya diputado socialista por León, Javier Alfonso Cendón, sacó pecho de «una candidatura ganadora», al tiempo que recordó que «los mejores momentos de esta provincia siempre han tenido firma socialista». Aplaudiendo los años de gobierno de Zapatero, sobre los que Cendón afirmó que «logró dotar a la provincia de un futuro», Cendón apuntó a que «el Partido Popular está sumido en sus problemas judiciales, estando totalmente emponzoñado».

Los socialistas estaban en San Andrés y como no podía ser de otra forma, Camino Cabañas hizo de anfitriona. La regidora hizo una semblanza de su trayectoria vital, pasando por Cistierna, San Andrés, Trobajo e incluso San Sebastián, donde vive parte de su familia y a donde miró para agradecer a Zapatero el trabajo hecho en el gobierno de España, comentando una conversación mantenida con su hija. «Le pregunté que si sabía lo que era ETA, me dijo que no, y esa respuesta es gracias a lo que hizo Zapatero en el gobierno, poner fin a aquellas muertes diarias».

Zapatero y Dallas

Zapatero tomaba el micrófono. A nadie iba a dejar indiferente en su intervención, cargada de guiños a León y a los resultados de las ultimas elecciones. El expresidente llamó a votar socialista para preservar el sistema público de pensiones, que es único en el mundo como aseguró.

Para el que fuera presidente, la sanidad, «junto con el sistema de dependencia», dentro del país «más saludable del mundo», hace que la sociedad se deba «sentir orgullosa» de estar «formada en valores cívicos», así como de «ver que el Gobierno ha reconocido el derecho a voto de las personas con discapacidad» porque «prestar atención a las personas que no tienen de todo o tienen necesidades es la razón de estar en política».

De esta forma relató como en una última visita a Dallas (EEUU), tomó conciencia de que «la mayor preocupación de un ciudadano es poder conseguir un seguro médico, cuando aquí eso es impensable».

El expresidente se mostró convencido de que «Castilla y León vivirá algo histórico» a partir del próximo 26 de mayo, cuando «el Partido Socialista gobierne en la Junta», ya que «es el momento para el PSOE» frente a unas derechas que «están en el piso y no se sabe dónde están, con un proyecto que es un gran lío y en el que se dan todos los días patadas en la espinilla no pueden gobernar».

San Andrés

Zapatero aseguró que desea «el San Andrés del Rabanedo que se recuerda, lleno de vida e infraestructuras, que ha crecido y que puede crecer más», para lo que agradeció a sus ciudadanos «el apoyo dado casi siempre al PSOE de forma mayoritaria», a los que pidió «el mismo resultado que en 2008 para que Camino sea alcaldesa».

El expresidente recordó que hace poco más de 15 días se obtuvo «un muy buen resultado en las elecciones generales en la provincia de León», por lo que trasladó su «gratitud» a quienes «dieron el apoyo al PSOE», un partido que «le debe mucho a León», motivo por el que afirmó que aseguró que «seguirá trabajando para devolverle a la provincia todo lo que ha dado por ellos».

Así, insistió en la necesidad de «un esfuerzo importante» para llevar a cabo proyectos que «contarán con la energía de quienes están llamados trabajar activamente con el Gobierno de España, tanto en Madrid como en Castilla y León», donde «se gobernará, algo que será histórico».

Rodríguez Zapatero recordó que «el Partido Socialista ha sido el partido de los trabajadores durante 140 años de historia» y «ha ido conquistando los pilares que han hecho una sociedad más justa, con más igualdad de oportunidades y con más cohesión social, con derechos públicos y universales», motivo por el que enfatizó que «si hay un capital que tiene España es la sanidad pública y haber logrado que ante cualquier problema un ciudadano va a ser atendido con esmero con un sistema de salud público, gratuito y universal que no tiene casi ningún otro país en el mundo».

Feminismo por bandera

El socialista abogó por «ciudades feministas, cultas, solidarias, creativas, innovadoras», y un San Andrés en el que «el feminismo cambie la historia», así como «regiones feministas y una Castilla y León feminista», lo que se convertirá en la mejor manera de «contar con optimismo y alegría», porque «si alguien es feminista es porque quiere luchar y cambiar las cosas enamorado del futuro», que «será feminista». Por ello, pidió a todos los hombres «que se declaren feministas», ya que «el feminismo hace dignos a los hombres y libres a las mujeres».

Zapatero puso la mira en «seguir el sentido de país y recordar la historia» como elemento clave para seguir en España, donde «el PSOE tiene la capacidad de seguir el rumbo de progreso», en un momento «todavía más claro» en el que «las derechas están en el piso y no se sabe dónde están, con un proyecto que es un gran lío y se dan todos los días patadas en la espinilla no pueden gobernar».

Una derecha que aseguró que «genera un desorden brutal», frente a la que apuntó que «Alemania segura que nunca se aliaría con los populistas de derechas» y advirtió que «quien se acerca a la extrema derecha sale mal parado, porque es destructiva y destruye a quien se acerca a ella».

Para Zapatero, «una persona de derecha moderada no puede aceptar escuchar a una persona de Vox decir que las mujeres no pueden elegir», lo que hará que «el PSOE se encuentre el 26 de mayo gobernando en la inmensa mayoría de ayuntamientos y la derecha perderá», debido a «todo lo que exageran y a lo que mienten», lo que hace que «sea un momento para el PSOE», aunque «el voto hay que merecerlo, conservarlo y cuidarlo, porque es lo más importante que tiene un ciudadano».

Consciente de que el PSOE «no es un partido infalible», confió en que «la gente reconoce su proyecto y todo lo que ha llevado a cabo, con una gran historia, para todos y para España con un gran futuro», concluyó.