Tudanca abre la negociación con Cs con «todas las opciones sobre la mesa»

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, comparece ante los medios./Miriam Chacón
El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, comparece ante los medios. / Miriam Chacón

El candidato socialista a la Junta afronta los contactos con Cs desde la «prudencia», «humildad» y la «generosidad»

LEONOTICIASValladolid

El candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, aseguró este martes que inician la fase de negociación con Ciudadanos del próximo gobierno autonómico en clave autonómica, para que la «única voz» que escuche sea la de Castilla y León, sin poner «piedras en el camino» y con «todas las opciones sobre la mesa» y «abiertas».

Tudanca compareció al término de la primera reunión del Plenario de la Comisión Ejecutiva Autonómica, tras las elecciones que ganó el PSOE por primera vez en 36 años. El candidato socialista insistió en que los contactos con Cs, la «única posibilidad» para gobernar en la Comunidad, se afrontan a partir de este martes desde la «prudencia», la «humildad» y la «generosidad».

En ese sentido, Tudanca, que se confesó «optimista», desveló los cinco criterios que fijó la Ejecutiva socialista para estas negociaciones, que coordinará tanto para la Junta, como para los gobiernos municipales y las diputaciones provinciales. «La única voz que habrá será la de Castilla y León», dijo y añadió: «Solo nos ocupa, solo nos mueve lo que ocurre aquí. Lo mejor para los castellanos y leoneses».

Tudanca recalcó que el PSOE pretende hablar primero de «políticas» que de cargos, pero añadió que desde la generosidad «todas las opciones están sobre la mesa». Además, confió en que la Junta y las instituciones en Castilla y León no sean moneda de cambio en el reparto de poder entre PP y Cs, porque a su juicio sería una «malísima noticia» para los intereses de la Comunidad, puesto que a su juicio debe tener una «voz propia» e «independiente» de la política nacional.

«No vamos a decir cosas diferentes, no vamos hacer cosas diferentes, no vamos a hacer las cosas de forma diferente. Somos gente de palabra», dijo Tudanca al tiempo que recalcó el respeto al juego de mayorías y al modelo parlamentario, pero consideró que le parece «hipócrita» la posición del PP que antes pedía que gobernara la lista más votada y ahora se abre a pactos con otras fuerzas, pese a perder las elecciones. Aseguró que no le parece «ni ilegal, ni ilegítimo», pero recordó las «barbaridades» que en su opinión decían los 'populares' antes de las elecciones.

Asimismo, ante las condiciones impuestas por la dirección nacional de Ciudadanos, que exige el distanciamiento con las políticas de Pedro Sánchez, el candidato socialista evitó pronunciarse sobre la posición de la formación 'naranja' y dirigió la pregunta hacia el líder de Cs en la Comunidad, Francisco Igea. Además hizo hincapié en que todos los agentes deben anteponer los intereses de Castilla y León «por encima de cualquier cosa».

«Nosotros hablaremos con ellos -Ciudadanos- y con el resto de partidos. Si nos dicen, de momento, no, pues esperaremos». «No hay otra posibilidad», «no hay otra mayoría posible», reiteró ante la posibilidad de que el acuerdo en Castilla y León dependa de la decisión que adopte la dirección nacional de Cs, que ha constituido un comité negociador.

Tudanca centró los ejes del acuerdo en la despoblación, la igualdad o la resolución al «desaguisado» de la sanidad. «Yo voy a seguir hablando de la política de Castilla y León», apostilló y recalcó que él nunca había escuchado que existiera un «bloqueo» o la «imposibilidad» de hablar con el PSOE en Castilla y León. Además, agregó que su partido nunca puso «cordones sanitarios» a ningún partido, más que a la extremaderecha, que celebró no tendrá «ninguna influencia» en la Comunidad.

Gobierno fuerte

Tudanca también recalcó que los contactos se llevarán a cabo mediante la «confianza», la «transparencia» y la «lealtad», para garantizar la «estabilidad» y un gobierno «fuerte» y de «progreso» para Castilla y León. Recalcó que el PSOE no quiere gobernar para que «todo siga igual», sino «emprender un nuevo rumbo», basado en la «decencia», la lucha contra la despoblación, la igualdad, la justifica social y la recuperación del estado de bienestar, que a su juicio debe empezar por la sanidad pública.

«No vamos a tener prisa, tampoco vamos a tener pausa, pero desde luego no vamos a gobernar a cualquier precio y de cualquier manera», sentenció Luis Tudanca, quien recalcó los socialistas mantendrán la «serenidad» en este proceso, en el que repitió no van a entrar en «mercadeos», ni en «subastas» con los votos y el poder de las instituciones. Esto, señaló, no le interesa «nada».

Resultado «histórico»

Tudanca destacó que las autonómicas y municipales fueron unas elecciones «históricas», con un resultado «histórico» para el PSOE que después de 36 años logró la victoria en la Comunidad. Destacó que su partido es la primera fuerza en seis capitales de provincia -Burgos, León, Palencia, Valladolid, Segovia y Soria- y la formación más votada, además, en Ponferrada, Aranda de Duero, Miranda de Ebro y San Andrés del Rabanedo y también el partido con más representación en las diputaciones de León, Soria y Burgos y con posibilidades de fraguar mayorías en Segovia y Zamora.

«Estamos muy satisfechos con los resultado que ha obtenido el Partido Socialista en Castilla y León», afirmó Luis Tudanca al tiempo que valoró el trabajo de su equipo, a los que recordó que creer en la victoria socialista fue el primer paso para ganar el pasado domingo. Los ciudadanos, dijo, han demostrado que sabían lo que votaban y lo que querían.

«Han hablado alto y claro y han dicho que opción prefiere». Por eso, indicó, que o sigue gobernando el PP después de 32 años o hay un cambio y un gobierno socialista, «no hay más». No obstante, admitió que los castellanos y leoneses también decidieron que el cambio no lo hiciera «solo» el PSOE, por lo que contarán con Cs y otros partidos.