La supresión «universal» del Impuesto de Sucesiones que propone el PPCyL ahorrará unos 200 millones a los contribuyentes

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, presenta el Programa de Gobierno del PP en Castilla y León./Rubén Cacho
El candidato del PP a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, presenta el Programa de Gobierno del PP en Castilla y León. / Rubén Cacho

Fernández Mañueco avanza una reducción del tramo autonómico del IRPF, cuyos detalles explicará durante la campaña

LEONOTICIASLeón | Valladolid

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, avanzó este viernes que la supresión con «carácter universal» del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre todo tipo de familiares y no sólo los directos que propone su partido ahorrará unos 200 millones a los contribuyentes, que dejará de ingresar la Administración autonómica pero que esperan compensar con el crecimiento económico.

Fernández Mañueco presentó, en el primer día de la campaña electoral de las elecciones autonómicas, sus 25 propuestas «esenciales» para el impulso de Castilla y León, entre las que se encuentran la reducción de impuestos en la Comunidad, centradas especialmente en la supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y la reducción del tipo mínimo del tramo del IRPF autonómico.

La supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones fue una de sus primeras propuestas nada más ser nombrado candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, pero esta mañana, a preguntas de los periodistas, detalló lo que supondrá en la práctica.

En este momento el mínimo exento en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones ya se elevó hasta los 400.000 euros, como acordó con Ciudadanos para la aprobación de los últimos presupuestos, que se encuentran prorrogados, pero en la rueda de prensa y en relación a lo que supondrá su nueva propuesta, precisó que la bonificación entre todos los familiares será del 99,9 por ciento.

Tras manifestar que se trata de un «impuesto injusto» para quienes heredan, explicó que la supresión propuesta tiene «carácter universal» para todos los familiares, no sólo los directos, y también estimó que serán unos 200 millones los que dejaría de ingresar las arcas de la Comunidad. En relación a como se compensará ante el objetivo de mantener la calidad de los servicios públicos, lo fió al crecimiento económico.

La ley de Medidas Tributarias, que entró en vigor el 1 de enero de 2018, establece que en el impuesto sobre sucesiones se aumenta hasta 400.000 euros la cuantía de la reducción variable en las adquisiciones de descendientes y adoptados, cónyuges, ascendientes y adoptantes y se contempla una reducción del 99 por ciento en las adquisiciones en que bien la persona causante sea víctima del terrorismo o víctima de violencia de género, bien del adquiriente sea víctima del terrorismo.