Rajoy advierte del peligro de votar a los «bisagristas» y apela al voto del PP de la «moderación, solvencia y confianza»

Acto de campaña de Mariano Rajoy en León capital. / I. Santos

El expresidente del Gobierno reúne por primera vez a Herrera, Mañueco y Silván tras el relevo en el PP de Castilla y León en un acto electoral en la capital leonesa, donde apelan al voto útil de los populares, como única opción de frenar a los socialistas

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Subido en el AVE, el mismo que trajo en septiembre de 2015, Mariano Rajoy ha llegado a León para protagonizar un acto de campaña que ha permitido exhibir el músculo del PP y arropar a las candidaturas de Antonio Silván a la Alcaldía de León y Alfonso Fernández Mañueco a la Presidenta de la Junta.

Lo ha hecho de la mano de uno de sus barones de confianza, Juan Vicente Herrera, que por primera vez desde su paso atrás a la política ha compartido espacio con los dos hombre que rivalizaron su puesto al frente del PP de Castilla y León.

Intervenciones

A un lado, Silván, el que fuera su delfín, al otro, Fernández Mañueco, el candidato de las bases; rivales en su día hoy obligados a entenderse, que no han escatimado elogios en ambas direcciones.

Los cuatro han formado una comitiva a la que también se sumó el consejero y cabeza de lista del PP de León a las Cortes, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el presidente del PP leonés, Juan Martínez Majo, que recorrieron a pie la distancia que separa la estación de tren a la plaza de las Cortes Leonesa.

Un elenco que despertó el interés mediático no así el interés del público leonés, que no respondió a la llamada del PP, en un acto electoral en el que los populares lo echaran todos para revertir las encuestas y evitar la réplica del 28 de abril en las urnas del 26 de mayo.

«Me importa España, me importa León»

«Eso ya es pasado, ahora toca mirar al futuro», señaló Rajoy, que salió al atril al grito de presidente. Allí, reconoció que, a pesar de haber abandonado la política activa, este domingo quiso sumarse a este acto electoral porque «me importante mi partido, me importa España y me importa León, la ciudad en la que viví 10 años y me marcó toda mi vida».

El expresidente del Gobierno recordó que ahora toca mirar al futuro, al 26 de mayo, un día importante porque son elecciones que afectan de manera directa a las inquietudes y problemas de las personas, y eso, abordar problemas y darle solución «sabe bien cómo hacerlo el PP».

«Es una semana decisiva, el futuro empieza a escribir el 26 de mayo», señaló Rajoy, que se mostró convencido de tener los mejores candidatos. Así, recordó la «ejemplar» trayectoria de Silván, un político «inteligente, con experiencia y que es un excelente alcalde». «Cuando las cosas funcionan no se cambian. Puro sentido común».

El hombre de las 1.000 fotos

Fotografías, risas, abrazos y gestos de apoyo. Con estas palabras se resume el paseo que el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dio en el mediodía por el centro de León, después de haber apoyado en un acto público la candidatura de Antonio Silván a la Alcaldía de León y de Alfonso Fernández Mañueco a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Prácticamente dos horas para recorrer los escasos quinientos metros que separan la plaza de las Cortes Leonesas, lugar donde se desarrolló el acto, hasta la plaza de La Regla, para poder fotografiarse con las letras que, bajo la Pulchra Leonina, rezan 'León'. Una misión imposible recorrerlo con gran rapidez debido a la cantidad de leoneses que solicitaban hacerse una foto con el que fuera presidente.

Mariano, como le gritaban los viandantes a modo afectuoso, hizo una parada en el camino para visitar la feria del libro de León, donde un niño se lanzó a sus piernas para abrazarle y pedirle una fotografía.

Un camino en el que también tuvo tiempo para mostrar su solidaridad con el colectivo de autónomos, que se encontraban frente a Botines recogiendo firmas para reivindicar sus derechos, así como a la Asociación Leonesa de Enfermedades Raras.

Con Fernández Mañueco tampoco escatimó en elogios y recordó los años que lleva trabajando por las ideas del PP así como su trayectoria como brillantísimo alcalde de Salamanca, mostrándose convencido de que está en el mejor momento para presidir la Junta e intentar, aunque no será fácil, mejorar la gestión de Juan Vicente Herrera. «Tenemos los mejores candidatos y todo el mundo les conoce».

Bisagristas vs previsibles

Candidatos que están aglutinados bajo las siglas del PP, uno de los partidos más importantes de España y de Europa, un partido que, continuó Rajoy, no es un invento de hace un cuarto de hora, como otros. En este sentido, se preguntó quién se acuerda de UPyD. «Esto es una organización política seria que se merece su respeto».

Un partido que, continuó, ante un problema, una solución y que supo resolver una crisis económica, apuntando que no sería bueno que, por tercera vez, el PP tenga que volver al Gobierno a arreglar un «desaguisado» del PSOE.

Pero sobre todo, remarcó Rajoy, es un partido que no es «bisagrista», sino que está para gobernar o para estar en la oposición, y «previsible», ya que todo el mundo sabe que no le dará el gobierno de León o la Junta al PSOE.

Y, aunque no hubo alusión directa, Rajoy centró su ataque contra los votantes de Ciudadanos, instando a concentrar el voto en el PP. «¿Quién garantiza que los bisagristas no harán lo mismo? Es la gran pregunta de estas elecciones. Llevarán al gobierno a los socialistas, porque si es así tu voto a un partido bisagrista dependen de lo que ellos decidan. Si tu no quieres que eso ocurra hay que votar a los previsibles».

Por todo ello, instó a los votantes de la formación de Albert Rivera a no tirar su voto y apostar por lo sensato, por lo razonable, a votar por el PP de la «moderación, solvencia y confianza. Este es un partido para todos los leoneses no para una pandilla», señaló Rajoy, que por todas esas razones se mostró confiado en el triunfo del PP en las próximas elecciones del 26 de mayo en León y Castilla y León.