El PSOE leonés, de la euforia contenida a la épica del empate

José Antonio Diez sigue los resultados en la sede del PSOE. /Sandra Santos | Campillo
José Antonio Diez sigue los resultados en la sede del PSOE. / Sandra Santos | Campillo

Los primeros resultados del escrutinio local inflaron los ánimos socialistas, aunque el empate final añadió épica a pesar de restar euforia

Nacho Barrio
NACHO BARRIOLeón

El viento a favor con el que llegaba el PSOE a las municipales no había forma de esconderlo en la sede socialista leonesa. Aunque las palabras llamaran a la prudencia, las sonrisas eran del que se ve con grandes opciones.

Tardaba en llegar la militancia, que llenaba la central del partido con cuentagotas. No fueron pocos los momentos en los que los periodistas ganaron por goleada a los afiliados, que aterrizaban de las diferentes mesas electorales.

Y para mantener esa sonrisa que no se disimulaba, el escrutinio puso el resto. Un primer balance arrojaba once concejales para el PSOE y siete para el PP, una hipótesis que todos compraron sin ambajes. José Antonio Diez seguia el recuento en uno de los despachos del ala derecha de la sede, en compañía de su familia y equipo cercano, y su alegría era incontestable.

Y en una paradoja inversamente proporcional, mientras más llegaban los militantes, menos ventaja sumaba el PSOE. El empate comenzó a perfilarse en las apps de los móviles y aquello obligaba al pacto.

Diez, que se abrazó con los suyos, puso la cara y las palabras a una victoria propia del fin del bipartidismo, en la que PP y PSOE empatan pero los dos se ven alcaldes.

Con parte de su equipo, disperso por la sede, José Antonio Diez se hizo la foto de una victoria en tablas tras la que queda mucho por hablar. Porque el viento a favor no sopló tan fuerte como para impulsar toda la travesía.