La batalla por la Diputación de León

Juan Martínez Majo y Francisco Castañón, en un pleno de la Diputación de León./Campillo
Juan Martínez Majo y Francisco Castañón, en un pleno de la Diputación de León. / Campillo

PP y PSOE buscan mantener y dar un vuelco a la institución | Mañueco avala la candidatura del actual presidente de la institución, Juan Martínez Majo, mientras el PSOE espera a conocer si efectivamente puede gobernar el Palacio de los Guzmanes para apuntar un candidato

J. Calvo
J. CALVOLeón

Este 26M en la provincia de León se elegirán 211 alcaldes, 1.645 concejales, 1.228 pedáneos y 25 diputados provinciales. La 'batalla' por estos últimos supone uno de los puntos de mayor interés por el enorme poder económico y político que conlleva gobernar la institución provincial.

Con un presupuesto de 132,4 millones de euros es el segundo más importante a nivel provincial, solo superado por el del Ayuntamiento de León. Ese volumen económico a gestionar, respaldado por un amplio margen de ejercicio público al contar con deuda cero y remanentes por encima de los 90 millones de euros, evidencian el interés por hacerse con el control de la institución provincial.

En el PP se ve factible mantener la presidencia pese a la evidencia del desagaste mostrado en las Elecciones Generales. «La cita municipal es otra cosa aun asumiendo que perderemos voto», han asegurado en los últimos días a leonoticias fuentes del Partido Popular.

La clave, se incide, está en el partido judicial de León, en el que el volumen de voto de León capital, San Andrés y Villaquilambre resulta determinante. En ese área se produce el reparto de 13 diputados. «Si resistimos, gobernaremos», se ha advertido.

¿Cómo se constituyen las diputaciones?

Según se estipula en la Ley de Régimen Electoral General, el número de diputados provinciales se determina, al igual que el número de concejales, según el número de habitantes: hasta 500.000 personas, 25 diputados.

Las diputaciones provinciales, informa Europa Press, se constituyen inmediatamente después del nombramiento de los ayuntamientos, repartiéndose los escaños según la fórmula D'Hondt entre las formaciones políticas que tienen concejales y según el número de votos que han conseguido en las elecciones. De esta forma, los diputados salen de los concejales en los diversos ayuntamientos de la provincia.

La elección de presidentes de Diputación tendrá lugar en el curso de las reuniones constitutivas de las diputaciones provinciales, que estarán presididas por una mesa de edad, integradas -en cada provincia- por el diputado de mayor y el de menor edad.

Para la elección de presideniie de Diputación, el candidato correspondiente necesita reunir, al menos, mayoría absoluta del número legal de diputados en primera votación; de no alcanzarse dicha mayoría se producirá una seguinda votación, en la que bastará la mayoría simple.

Este procedimiento, distinto al de la elección de alcaldes -en que era necesana la mayoría absoluta y de no lograrse se recurría a la proclamación del candidato correspondiente a la lista más votada-, otorga menor importancia a los pactos entre partidos, puesto que quien tenga mayor número de diputados, aunque no llegue a la mitad, tiene muchas posibilidades de obtener la presidencia.

Los candidatables

Resuelto el trámite oficial y conocido el procedimiento queda por conocer la parte política. Y por ahí el PP no tiene duda. Alfonso Fernández Mañueco, presidente autonómico de la formación popular, ya ha advertido que será Juan Martínez Majo quien ocupe la presidencia si obtiene el respaldo suficiente.

Otra cosa es el PSOE. Oficialmente nadie habla de candidatos porque el propio partido establece que sólo se abrirá ese cajón con los resultados en la mano. Extraoficialmente, sin embargo, José Pellitero -alcalde de la Valdefresno- es quien cuenta con mayor número de opciones.

Había otras 'quinielas' que apuntaban a José Miguel Palazuelo o Nicanor Sen, pero hoy ambos parecen descartados para ocupar la presidencia, otra cosa será otro tipo de presencia dentro de la institución.