Las españolas deben trabajar 52 días más que los hombres para ganar lo mismo

Trabajadores en un supermercado. / Archivo

El trabajo doméstico no remunerado de las mujeres alcanzaría el 41% del PIB en España, un 13% del mundial

E. Martínez
E. MARTÍNEZMadrid

Poco a poco la brecha de género se va reduciendo, pero los informes siguen revelando que demasiado lentamente. En el estudio publicado por Oxfam Intermón se denuncia que las mujeres europeas cobran un 16% menos que los hombres o, lo que es lo mismo, tendrían que trabajar 59 días más que ellos al año para cobrar lo mismo.

En España la situación también es alarmante, aunque ligeramente mejor. Aquí ellas tienen que trabajar 52 días más al año para recibir el mismo salario que los hombres. Según los datos de la ONG, parte de esa brecha se da por factores como la edad del trabajador, su experiencia y el tamaño de la empresa. Pero en España un 14% de esa brecha queda «sin explicar», y solo puede atribuirse a la discriminación directa o indirecta por ser mujeres.

Así, tanto en Europa como en España una de cada cinco mujeres recibió una baja remuneración, en comparación con uno de cada diez hombres. Es decir, ellas tienen el doble de posibilidades que ellos de tener un trabajo con un salario bajo. Y desde el otro lado de la balanza, las mujeres representan solo el 20% de la población trabajadora con mayores ingresos. De hecho, de los 609 consejeros delegados de las grandes empresas de toda Europa, solo 36 son mujeres.

En consecuencia, la pobreza laboral aumenta en toda Europa. En España, algunos de los sectores más precarios son la industria de la hostelería y restauración y el trabajo del hogar y cuidados. En ellos las mujeres constituyen casi el 56% de los trabajadores del primero y casi el 88% del segundo.

«El perfil que se dibuja de estas mujeres precarizadas en Europa y en España está muy claro: mujeres migrantes, jóvenes y familias monomarentales son las que afrontan el riesgo más alto de precariedad y pobreza laboral», afirma Chema Vera, director de Oxfam Intermón. Además, las trabajadoras migrantes, especialmente las nacidas fuera de la UE-28, están a menudo entre las personas trabajadoras más explotadas y marginadas: una de cada cinco trabajadoras migrantes se enfrenta al riesgo de pobreza laboral en Europa. En este sentido, España es el país con más riesgo de pobreza laboral de toda la UE para las mujeres migrantes: más de una de cada tres.

 

Fotos