Gobierno y sindicatos ultiman sus cambios en la reforma laboral sin contar con la patronal

Manifestación de los sindicatos en el Día del Trabajador. /Ignacio Gil
Manifestación de los sindicatos en el Día del Trabajador. / Ignacio Gil

CC OO anuncia un «acuerdo» en aspectos como la recuperación de la ultraactividad o la prevalencia del convenio del sector que Ministerio y UGT no dan por cerrado

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La 'contrarreforma' laboral avanza a buen ritmo, pero será complicado que vea la luz antes de que termine el año, pese a anunciarlo en varias ocasiones la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. Es la conclusión del cruce de declaraciones y comunicados a lo largo de este jueves en relación a un posible preacuerdo entre Gobierno y sindicatos para derogar aspectos centrales de esa polémica normativa aprobada por el PP en 2012. Y todo ello con la aparente oposición de CEOE y Cepyme, por «no» ser consultadas antes.

Fue CC OO el primero que lanzó la noticia. «Hemos llegado a un acuerdo importante en la mesa de diálogo social sobre materias que suponen revertir la reforma laboral en aspectos fundamentales, y que van a tener un efecto positivo e inmediato en la recuperación de derechos de los trabajadores», anunció en rueda de prensa su secretaria de Acción Sindical, Mari Cruz Vicente, que precisó que «no se había sumado» la patronal. Según detalló, el pacto comprendía la recuperación de la ultraactividad, la prevalencia del convenio de sector sobre el de empresa, la limitación a la subcontratación con la obligatoriedad de que las empresas auxiliares adopten el convenio sectorial y la recuperación del subsidio para mayores de 52 años.

«La pelota está ahora en el tejado del Gobierno», resaltó Vicente, que invitó al Ejecutivo a «asumir este acuerdo y articular las medidas necesarias para que se cumpla de manera inminente». Y advirtió de que, de no ser así, tendrían «un problema» y al «cerco político» que tienen se sumaría «el cerco sindical».

Pero este anuncio contrastaba con las palabras que un par de horas antes había pronunciado Valerio, señalando que las negociaciones para retocar la reforma laboral están «bastante avanzadas», aunque reconoció que «más con el acuerdo de sindicatos que de empresarios». No habló de «acuerdo» o «preacuerdo», ni tampoco dio por hecho la ruptura de las negociaciones con los empresarios, contrarios a adoptar algunos de esos cambios, principalmente los relativos a la recuperación de la ultraactividad y la prevalencia del convenio del sector sobre el de empresa. Después su propio Ministerio se limitaba a asegurar que «la mesa de diálogo social sigue trabajando».

En esa línea se manifestó UGT. «La negociación avanza pero sigue sin cerrarse», puntualizó, aunque sí reclamó al Gobierno «pasar de las palabras a los hechos» e insistió al respecto en que «legisle a golpe de BOE si es necesario».

Y es que la organización liderada por Pepe Álvarez hizo hincapié en que algunas de las propuestas tratadas en la mesa de diálogo social «van en la buena dirección» y enumeró las mismas medidas que CC OO da por acordadas. Además, también habló de la necesidad de desvincular la existencia de las prestaciones del Programa de Activación para el Empleo (PAE) o del Prepara –dirigidas a parados sin prestación– a una tasa de desempleo superior al 15%.

Sin embargo, UGT se desmarcó de su sindicato 'hermano' y sostuvo que en la última reunión con la ministra, esta misma semana, se acordó «proseguir con la negociación para cerrar un acuerdo final que cierre las mesas de diálogo social».

«Indignación de la patronal»

El cuarto en discordia fue la CEOE, que en otro comunicado mostró su «sorpresa, indignación y preocupación» ante el anuncio de CC OO, que interpreta como una «ruptura unilateral del diálogo social por parte de Gobierno y sindicatos» pese a existir «una supuesta mesa de negociación abierta sobre esta materia». Los empresarios criticaron que no se les hubiera informado antes y se enterasen solo por la prensa.

Frente a esto, el líder de CC OO, Unai Sordo, respondió vía twitter que «no es verdad que se esté negociando nada al margen» de la patronal. «CEOE participa en la negociación en todo momento», insistió.

En un principio la patronal también se desmarcó del Plan de Choque por el Empleo Joven aprobado la semana pasada por el Gobierno pero se sumó a él 'in extremis'. Así, no se puede descartar que, pese a que el Ejecutivo haya podido pactar cambios con los sindicatos, esté esperando convencer a la CEOE para que haya unidad en los agentes sociales.

Registro de jornada sí, con o sin la CEOE

«La Inspección de Trabajo nos lo demanda y los sindicatos están de acuerdo». Con estas palabras la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, dio a entender este jueves que el registro obligatorio de la jornada laboral en las empresas se aprobará seguro, con o sin el respaldo de la CEOE.

«Ya he dicho que voy a intentar el acuerdo» o, en caso contrario, «que los disensos, si hay, sean tranquilos», resaltó en un encuentro de El Agora de El Economista. Apuntó al respecto que la patronal está «mirando» ya el tema, si bien admitió que «va a ser difícil» contar con su apoyo pues ella estima que ya existe ese control horario.

 

Fotos