A los trabajadores españoles no les gusta cambiar de lugar de residencia

Dos personas entrando a su lugar de trabajo. /Archivo
Dos personas entrando a su lugar de trabajo. / Archivo

Apenas un 15% de los trabajadores españoles se ha movido de ciudad en el último lustro y más de una tercera parte de parados nunca se ha trasladado pese a no tener empleo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

A los españoles no les gusta cambiar de residencia aunque sea por motivos laborales. De hecho, apenas un 15% de los casi 19,5 millones de trabajadores se ha movido de ciudad en los últimos cinco años, mientras que más de 16,5 millones llevan al menos un lustro viviendo en el mismo municipio. De hecho, prácticamente una tercera parte de los ocupados no ha cambiado nunca de lugar de residencia desde que nació, porcentaje que aumenta ligeramente en el caso de los parados: un 34,2% nunca se ha mudado pese a estar sin empleo, según la Estadística de Movilidad Laboral y Geográfica publicada ayer por el INE con datos del primer trimestre de 2019.

Es más, en estos primeros meses del año la poca movilidad laboral que se da en el país ha caído y solo un 2,6% de los ocupados cambiaron de lugar de residencia en el último año, una décima menos que en 2018 y lejos del 3% que se registró en 2011. La tasa más baja se produjo en el año 2013, coincidiendo con los momentos más duros de la crisis. De los que sí han cambiado de lugar, cuatro de cada diez lo han hecho dentro de la misma provincia, un 14% se ha trasladado de comunidad autónoma y un 10% procede de otro país.

Lógicamente, la movilidad es mayor entre los jóvenes y cerca de 250.000 trabajadores menores de 35 años (un 5,3% del total) se han trasladado de municipio en el último año, mientras que apenas lo ha hecho un 0,8% de los mayores de 55 años. La estabilidad en el empleo es la clave, a la vista de que quienes tienen un contrato temporal son más proclives al cambio: un 3,9% se ha mudado en el último año frente al 2,4% de los que están fijos.

De igual manera, el nivel de movilidad se eleva ostensiblemente entre los ocupados extranjeros: el 7,5% cambió de lugar de residencia en los últimos doce meses, frente al 2% de los españoles. Y lo mismo ocurre con los parados inmigrantes: un 10,7% se ha mudado a otro municipio en el último año, mientras que solo un 2,6% de los desempleados españoles.

Cataluña y Madrid, más proclives al cambio

También la movilidad geográfica es superior entre las personas con menor antigüedad en el empleo. De los ocupados que llevan más de seis años en su empleo actual, el 1,2% tiene un periodo de residencia en el municipio inferior a un año, mi entras que entre los que llevan menos de un año en su puesto actual, el 6% se encuentra en estas condiciones.

También se produce una brecha entre regiones. Las comunidades autónomas con mayor movilidad son Cataluña y Madrid, donde el 3,9% y el 3,3% de los ocupados, respectivamente, cambiaron su municipio de residencia hace menos de un año. Por el contrario, Extremadura (1,3%), Aragón (1,4%) y Castilla y León (1,6%) presentan los porcentajes más bajos.