Un 60% de hogares ya tiene tarifas planas de luz para evitar el vaivén de precios

Contador de la luz en una vivienda./A. DOMÍNGUEZ
Contador de la luz en una vivienda. / A. DOMÍNGUEZ

Más de un millón de usuarios han abandonado el PVPC en un año para regirse por 'packs' fijos, aun a riesgo de pagar más a cambio de estabilidad

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Cada vez que la factura de la luz repunta, las compañías aprovechan para recordar a sus clientes de precio regulado -los acogidos al PVPC- que tienen la posibilidad de contratar una tarifa en el mercado libre van a pagar lo mismo durante un año, pase lo que pase. A esta modalidad ya se encuentran acogidos más de 15 millones de clientes de los 26,2 millones que tiene el sistema en España, entre particulares y empresas. Esto es, a casi seis de cada diez -un 57,4%- de los titulares de contratos eléctricos ya no les afecta que el coste de la electricidad repunte, como está ocurriendo en agosto de forma relevante, o que esos precios hayan incrementado la factura media de un hogar más de un 10% en el último año.

Se trata de los usuarios cuyos recibos se rigen por el mercado liberalizado, en el que las compañías comercializadoras -hay más de 100 eléctricas que venden luz, desde las corporaciones históricas hasta pequeñas firmas territoriales- aplican un precio fijo para un periodo concreto, que suele ser un año. De hecho, hasta el pasado mes de febrero -según el último dato disponible en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- se habían sumado a esta modalidad más de un millón de hogares, que a la vez habían salido del mercado regulado (PVPC).

La tendencia de trasladar los contratos al mercado libre es ya imparable, y así sucede desde que en noviembre de 2015 el número de usuarios con contratos liberalizados superó por primera vez en la historia a los regulados. A partir de ese momento, la distancia entre una modalidad y la otra no ha parado de crecer, de tal forma que, solo en el último año con registros disponibles, un millón de hogares han optado por los 'packs' fijos frente al PVPC. Esta portabilidad -como sucede en la telefonía- ha supuesto que el mercado liberalizado haya ganado un 7% de clientes en 12 meses, detrayéndolos del precio regulado, donde ahora se encuentran adscritos 11,2 millones de hogares.

Todas las estimaciones anticipan que esta realidad será aún más patente en los próximos meses, porque a medida que se registran alzas del precio de la luz, como las que lleva acumuladas durante 2018, los clientes optan por los precios fijos. Con los datos de agosto cerrados, el precio medio de generación ha rozado los 64 euros/Mwh, lo que supone un 34% más que hace un año, y un 3% más que en julio. La factura media se ha incrementado un 10% en los 12 últimos meses. Ante esta circunstancia para los presupuestos familiares, las propias compañías aprovechan la oportunidad para comercializar este tipo de contratos, y muchos usuarios prefieren saber lo que van a pagar de antemano, antes de evitar sustos a final de mes.

Análisis de los contratos

Sin embargo, las tarifas libres tampoco son la panacea a la hora de ahorrar dinero con la factura de la luz. Tienen sus ventajas -la estabilidad de precios- pero sus inconvenientes; porque se puede estar pagando un precio fijo, pero muy elevado con respecto a la evolución real que vaya registrando el mercado mes tras mes, lo que supone cuantiosos beneficios para la eléctrica. En estos momentos, la CNMC calcula que existen 40 ofertas en el mercado libre más baratas que el propio PVPC (22 de ellas sin discriminación horaria y 18 con discriminación horaria ).

Quienes aún se rigen por el PVPC habrán pagado en lo que va de año una media de 0,12 euros/kwh de consumo que hayan realizado en sus hogares -sin incluir la potencia ni los impuestos correspondientes-. Esta cuantía incluye meses, como este de agosto, en el que ese precio ha superado los 0,13 euros/kwh, y otros, como abril, cuando se abonaron 0,10 euros/kwh. La inestabilidad es el hándicap de este tipo de tarifas, tanto para bien como para mal.

En el caso de los precios liberalizados, gran parte de las ofertas que comercializan las compañías rondan un rango que va desde los 0,11 hasta los 0,15 euros/kwh. El problema reside en los requisitos adicionales de las empresas a la hora de acogerse a estas tarifas. La CNMC recuerda periódicamente que es necesario analizar las condiciones del contrato que se vaya a formalizar, sobre todo en lo relacionado con el coste de la potencia -que puede ser mayor al que se aplica en el PVPC-, el plazo del contrato, la renovación automática del mismo y otros costes asociados a la factura que habitualmente se desconocen.

La inflación, anclada en el 2,2% por el alza de la electricidad

El índice de precios de consumo (IPC) se mantuvo en el 2,2 % interanual en agosto, al igual que en julio, influido en gran parte por la subida de los precios de la electricidad. Se trata del cuarto mes consecutivo por encima de la barrera del 2%. El dato del indicador adelantado del INE arroja un avance mensual del 0,2%. En la evolución de los precios registrada en agosto ha influido la subida de los precios de la electricidad, que ha ayudado a compensar el hecho de que el encarecimiento de los carburantes haya sido inferior este mes que en agosto de 2017.

Más información:

Temas

España

Contenido Patrocinado

Fotos