Los inversores le exigen más intereses al Tesoro por comprar deuda pública

Los inversores le exigen más intereses al Tesoro por comprar deuda pública

La prima de riesgo, en 113 puntos básicos, sube un 30% en los tres últimos meses

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La primera subasta del Tesoro tras la parálisis habitual del mes de agosto no ha sentado demasiado bien a las arcas públicas después de que los inversores internacionales hayan pedido más dinero al Estado por comprar sus títulos de deuda. Estas mayores exigencias reaparecen en medio de las negociaciones para los Presupuestos del próximo ejercicio y sin la senda de déficit aprobada por el Congreso.

En la subasta que tuvo lugar este jueves, el Tesoro captó 4.920 millones de euros en bonos y obligaciones, dentro del rango medio previsto, pero lo ha hecho ofreciendo rentabilidades más altas en las todos los activos. En cualquier caso, los mercados siguen confiando en los títulos españoles, ya que la demanda conjunta de todos los bonos ha superado los 8.500 millones, aunque ha sido inferior a la registrada en otras ocasiones, cuando es habitual que los inversores soliciten un importe que más que duplica lo finalmente adjudicado.

El organismo ha colocado 545 millones de euros en el bono indexado a la inflación de la zona euro, con unas peticiones que han superado los 1.600 millones. El interés marginal se ha colocado en el -1,285%, menos negativo que el -0,1551% de la subasta previa comparable del 3 de mayo.

También ha captado 1.907 millones en el bono a cinco años, frente a una demanda cercana a los 3.300 millones, y ha ofrecido una rentabilidad del 0,420%, superior al 0,379% anterior, registrado en el mes de agosto.

En la obligación a 10 años, ha colocado 1.587 millones de euros, tras recibir peticiones por 2.240 millones, y el tipo marginal se ha colocado 1.456%, también más elevado que el 1,439% de la subasta celebrada en agosto. Por último, en las obligaciones a 30 años se han adjudicado 880 millones, frente a unas peticiones de 1.400 millones, con una rentabilidad del 2,601%, superior al 2,243% anterior.

Estos incrementos generalizados de los intereses que el Estado tendrá que abonar a los tenedores de deuda a su vencimiento llegan cuando la prima de riesgo española se encuentra ya por encima de los 113 puntos básicos, la referencia con la que cerraba este jueves. Supone un aumento del 3% con respecto a la sesión anterior. Coincidiendo con el nombramiento del nuevo Gobierno, a mediados de junio, el diferencial español ha subido un 30%, desde los poco más de 86 puntos básicos en los que cotizaba hace casi tres meses. En cualquier caso, se encuentra aún lejos de los 134 puntos que llegó a alcanzar durante los días de la moción de censura contra el anterior Ejecutivo. Hay que tener en cuenta las alzas registradas por todo el mercado de deuda pública europeo durante este periodo, sin ser un avance exclusivo del español.

Temas

Pib

Contenido Patrocinado

Fotos