El Ibex-35 salva una sesión volátil con los tipos de los bonos en mínimos

Bolsa de Madrid. /EFE
Bolsa de Madrid. / EFE

El conflicto de China y EE UU, con el equilibrio inestable del yuan, está tan enconado que es difícil que se llegue a un acuerdo para las próximas fechas

CRISTINA VALLEJOMadrid

Los analistas pronostican que la volatilidad persistirá después de los últimos acontecimientos alrededor del conflicto económico entre Estados Unidos y China y la jornada de hoy, como la de ayer, les volvió a dar la razón. El Ibex-35 arrancó la sesión en verde y recuperando los 8.700 puntos que perdió ayer. A la una de la tarde marcó máximos del día en los 8.820 puntos, pero a partir de ahí empezó a perder posiciones. Viró a negativo, para marcar los 8.680 puntos a las cuatro de la tarde. Pero de nuevo entró dinero en las acciones y al cierre el selectivo español subía un 0,54%, para dar un último cambio en los 8.746,10 puntos.

El resto de índices europeos dibujo un gráfico paralelo al del selectivo español. En verde, el Dax alemán fue el mejor, con una subida del 0,71%. Le siguió el Cac 40 francés (0,61%). El Ftse 100 británico avanzó un 0,38%. El PSI-20 de Lisboa se apuntó un 0,14%. En rojo, el Ftse Mib de Milán, que perdió un 0,45%, ante el incremento del riesgo de que se celebren elecciones anticipadas, dada la ruptura cada vez más manifiesta de los dos socios de Gobierno, el Movimiento Cinco Estrellas y la Lega. 

En Estados Unidos, sin embargo, al cierre de los mercados del Viejo Continente, dominaban las pérdidas: el Dow Jones bajaba un 1,24%; el S&P 500, un 0,67%; y el Nasdaq, algo más de medio punto porcentual. De todas maneras, en la apertura de la sesión neoyorkina los indicadores llegaron a caer mucho más: el S&P 500, hasta un 2%. Posiblemente, las fuertes caídas de la Bolsa de Nueva York al principio de su negociación arrastraron a Europa a los descensos y su reducción después hizo posible la recuperación a este lado del Atlántico. 

En Wall Street parecía cotizar el miedo a una recaída en el crecimiento económico. Los bonos dieron pistas muy potentes de ello. La rentabilidad del bono americano a diez años cayó desde el 1,70% hasta el 1,64%; la de su comparable alemán, desde el -0,54% hasta el -0,58%; y la del español, del 0,22% hasta el 0,16%. Nuevos mínimos desde 2016 en el caso del estadounidense e históricos a este lado del Atlántico. Esta evolución de la deuda también descuenta nuevas bajadas de los tipos oficiales tanto por parte de la Fed como del Banco Central Europeo. 

El principal indicador que tuvimos durante la sesión que informa de que las cosas en materia económica no van bien fue el de producción industrial en Alemania, que registró una caída más importante de la esperada en junio. Ello hace pensar a los analistas que el PIB alemán del segundo trimestre que se publicará la próxima semana podría ser negativo. Incluso se anticipa que hay una recesión en ciernes en la primera economía europea.

En cuanto al yuan, el elemento que ha ocasionado el último temblor en los mercados, continuaba en un equilibrio inestable en el entorno de las siete unidades. Los inversores ven la posibilidad de mayores caídas, con el poder desestabilizador que ello por sí solo tiene, además de que puede actuar de coartada para que Estados Unidos siga metiendo presión con los aranceles. En todo caso, el conflicto está tan enconado que muy difícilmente veremos pronto un acuerdo. 

El euro, pese a las malas noticias de Alemania, se apreció con respecto al dólar, para situarse el tipo de cambio en 1,1234 unidades. 

Sólo diez valores al margen de las subidas

En cuanto a las acciones, en el Ibex-35 apenas una decena se mantuvieron al margen de las subidas. Lo malo es que abundaron los blue chips entre los valores a la baja: el peor fue Repsol, que se dejó un 1,83%; Telefónica y el Santander retrocedieron alrededor de un 0,30%; mientras que BBVA se dejó un 0,16%. ArcelorMittal, Indra, Mapfre y Bankinter completaron la lista de compañías a la baja. Ence terminó en tablas. 

En verde, Meliá fue el valor más rentable, que se apuntó un 3,81%. Ferrovial y Mediaset se anotaron un 2,54% y un 2,11%, respectivamente. Un nada desdeñable grupo de valores terminó con ganancias de más de un punto porcentual entre los que se colocaron Inditex e Iberdrola. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Coemac encabezó los ascensos, con una revalorización del 18,79%. En rojo, Vértice 360 se dejaba un 5,56%. 

Dualidad en las materias primas

El precio del oro continuaba con la tónica alcista de los últimos días y en la sesión se anotaba más de un 2%, para superar la cota de los 1.500 dólares la onza por primera vez desde 2013. Éste es otro síntoma de que los inversores quieren protegerse en activos refugio, como la deuda y como los metales preciosos, ante la previsible volatilidad y los malos augurios macro. Además, el oro se está viendo favorecido por el incremento de las reservas que está acometiendo China. 

Por el contrario, el precio del petróleo caía con fuerza. Los malos síntomas económicos son muy mala noticia para las perspectivas de demanda de crudo. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, bajaba un 4,35%, hasta los 56,37 dólares. 

Claves de la sesión

- El Ibex-35 cerró la sesión con una subida del 0,54%, para dar un último cambio en los 8.746,10 puntos.

- Meliá (3,81%) encabezó las ganancias. Repsol (-1,83%) sufrió el mayor descenso por la caída del precio del petróleo.

- La rentabilidad del bono español a diez años bajó hasta el 0,15%, nuevo mínimo histórico.