El Ibex-35 pierde los 8.900 puntos a causa de la guerra comercial

Bolsa de Madrid/EFE
Bolsa de Madrid / EFE

Se deja un 3,55% en la semana, de las tres peores del año, lastrado principalmente por la Reserva Federak de EE UU (Fed), el Brexit y las cuestiones arancelarias

RAÚL POZA MARTÍNMadrid

Dura semana la que concluye para el Ibex-35, retroceso del 3,55%, que profundiza en los mínimos de febrero al perder el nivel de los 8.900 puntos, lastrado este viernes por la guerra comercial. Las tres semanas de resultados del primer semestre han pasado más desapercibidas que costumbre por los bancos centrales, el Brexit y la cuestión arancelaria.

El principal indicador de la bolsa española, el Ibex-35, ha cerrado con un retroceso del 1,56%, lo que ha supuesto perder también el nivel de los 8.900 puntos, profundizando en los mínimos de febrero al dar un último cambio en los 8.897,6 enteros, afectado por el nuevo escenario que se abre en la guerra comercial. Además, se deja un 3,55% en la semana, de las tres peores del año, lastrado principalmente por la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Brexit y las cuestiones arancelarias.

El Ibex-35 amanecía con pérdidas superiores al 1%, asimilando las también caídas de calado de la jornada anterior en Wall Street y de la madrugada en Asia, tras darse por hecho que la guerra comercial entre Estados Unidos y China va cada vez a peor. Hoy se cumplía la primera semana desde que el lunes se retomasen las conversaciones entre las delegaciones y responsables comerciales de ambas potencias.

Un comienzo de negociaciones que enturbió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el mismo lunes, asegurando que China no jugaba limpio por no cumplir lo pactado respecto a importaciones desde Estados Unidos y que, en el fondo, no quieren firman el acuerdo. Y concluyen también con Trump al lanzar este una nueva batería de aranceles por 300.000 millones de dólares. Entre tanto, acusaciones de ambos lados y un calendario de negociación que podría romperse en cualquier momento.

La tensión provocó de nuevo hoy que Wall Street amaneciese en rojo y llevase las caídas a más del 1% con unos datos de empleo que tampoco han convencido. La economía estadounidense generó 164.000 empleos no agrícolas en julio, misma cifra que el mes anterior, por lo que, aunque era algo que estimaba el mercado, la creación de empleo se relaja. Además, aumentó la inflación salarial, una décima más que lo esperado, hasta el 3,2% interanual. Respecto al paro, se mantiene en el 3,7%, niveles mínimos de hace 50 años y casi en el pleno empleo.

Este incremento de las pérdidas en los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York aumentaron también las ventas entre las principales plazas del Viejo Continente. Así,

De vuelta al Ibex-35, destacar los resultados presentados por IAG. El holding presentó un buen beneficio bruto, de 960 millones de euros desde los 881 que esperaba el consenso del mercado, y 6.777 millones de ingresos desde los 6.650 estimados por el mercado. Así, y tras un año donde se deja cerca de un 30 por ciento por el impacto del Brexit, la aerolínea toma algo de aire hasta comprobar si pueden ser los resultados el frenazo a su descalabro bursátil. Mientras, ha sido el valor del Ibex que más ha subido, y su mayor ascenso del año, un 6,93%. Después: Ence subió un 2,77%; Enagás, un 1,5%; Red Eléctrica, un 0,83%, y Ferrovial, un 0,67%.

En el lado de las pérdidas, la gran mayoría de los valores. Las ha encabezado ArcelorMittal, con una bajada del 6,58%; Cie Automotive, un 4,53%; Meliá, un 4,34%; Bankia, un 4,13%, y ACS, un 3,58%.

Las caídas en el resto de plazas del Viejo Continente fueron superiores a las del Ibex-35 y las encabezó París, con un gran retroceso del 3,59%; Fráncfort, un 3,11%; Milán, un 2,41%, y Londres, un 2,34%.

Semana más que compleja

El Ibex-35 concluye así una semana llena de dificultades donde registró, el martes, su peor cierre del año que le llevo a perder los 9.000 puntos hasta niveles de febrero, lugar en el que ha cerrado la semana, incluso perforando más esos mínimos.

Además de la guerra comercial, el gran causante para el Ibex y para el resto de parqués europeos de caídas fue el Brexit. Y es que las bolsas han comenzado a descontar con mucha fuerza el peor de los escenarios posibles de desconexión de Londres con Bruselas al comprobar cómo está actuando el nuevo gobierno de Boris Johnson.

Una actitud que llevó a la libra esterlina a coquetear con los mínimos de hace tres décadas hasta cerrar uno de los peores meses en tres años. Hoy, con los mercados europeos ya cerrados se cambiaba por 1,21 dólares al cotizar plana y la moneda comunitaria, el euro, afectada esta semana por la postura de la Fed respecto a los tipos de interés, se cambiaba en ese mismo momento por 1,111 billetes verdes y subía un 0,24%.

En el mercado de materias primas, el barril de crudo de Brent, también muy afectado por el organismo que dirige Jerome Powell, recuperaba con gran fuerza el tono de la mano de la guerra comercial al avanzar más de un 2,5% hasta los 62,03 dólares. Mientras, la onza de oro valía 1.445 dólares, al cotizar el metal amarillo con una cotización plana.

La prima de riesgo española concluye la semana en 75 puntos básicos con la rentabilidad del bono español a diez años en el 0,239%.

Claves de la jornada

- El Ibex-35 profundiza en los mínimos de febrero al perder los 8.900 puntos

- Se abre un posible escenario desconocido en la guerra comercial que podría hundir más los mercados

- Acaba la temporada de resultados con la Fed, el BCE, el Brexit y la guerra comercial siendo más protagonistas que las cuenta de las empresas.