La geopolítica, el crudo y China tiñen de rojo a los mercados

La geopolítica, el crudo y China tiñen de rojo a los mercados

Convulsión en los mercados de energía, donde el petróleo Brent ha marcado hoy la mayor subida intradía de la historia tras los ataques de este fin de semana contra Arabia Saudí

CRISTINA VALLEJO

Pérdidas en los mercados de renta variable. Ello, después del ataque con drones a instalaciones de Aramco en Arabia Saudí que representan el 50% de la producción de crudo del país y el 6% de la mundial, es decir, 5,7 millones de barriles diarios. De acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía, esta disrupción del mercado de petróleo supera la sufrida en 1990 cuando Irak invadió Kuwait, o la de 1979 durante la Revolución Islámica de Irán. 

La consecuencia principal ha sido la fuerte subida del precio del petróleo. Al cierre de la sesión europea, el barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 11,7%, su mayor ascenso desde diciembre de 2008, hasta los 67,26 dólares, máximos desde el pasado 10 de julio, aunque llegó a subir casi un 20% al iniciar su cotización la medianoche pasada, en el que hubiera sido su mayor ascenso desde enero de 1991. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, también ganaba más de un 11% al cierre de la sesión europea, hasta colocarse sobre los 61 dólares. Preocupa esta fuerte subida del precio del petróleo por causas geopolíticas en un contexto de desaceleración económica, porque la puede profundizar. También, que pueda provocar repuntes de la inflación cuando lo que reclaman los mercados a los bancos centrales es que sigan bajando los tipos de interés. «Si los saudíes son capaces de restablecer la producción completa en pocos días, la actual subida de precios desaparecerá y sólo se verá como una prueba de tensión sobre la volatilidad de los mercados energéticos. Si esta interrupción resulta ser de más largo plazo, comenzará a tener efectos sobre el crecimiento mundial y conducirá a un escenario de estanflación de la economía mundial», diagnostica Michel Salden, de Vontobel AM. Aramco no es muy optimista respecto a la velocidad en que pueda recuperar su capacidad de producción. En todo caso, ya ha saltado un nuevo riesgo: la industria petrolera saudí, pese a su potencia, no es inmune a los ataques en esta era de sofisticación de los modos de agresión. 

Como señala Nitesh Shah, de WisdomTree, aunque el golpe en la producción es importante, aún más relevantes pueden ser las ramificaciones políticas. Los ejecutores del ataque son los rebeldes Houthi, que combaten contra Arabia Saudí en Yemen, pero se apunta que están dirigidos o respaldados por Irán: Arabia Saudí dice que han sido armas iraníes las que se han utilizado en la agresión de este fin de semana y EE.UU. ha mostrado imágenes por satélite para defender también la idea de que la República Islámica es responsable. Se teme, pues, un choque entre Arabia Saudí, su eterno enemigo Irán, y también Estados Unidos, que ha prometido apoyo a su aliado, en este caso, al régimen saudí. Por tanto, Shah habla de la posibilidad de una guerra abierta contra Irán. 

A los miedos económicos echó leña al fuego China: sus cifras, tanto de producción industrial como de ventas minoristas correspondientes al mes de agosto, decepcionaron. 

Pese a la importancia de los riesgos, las caídas de las Bolsas fueron relativamente mesuradas. En el Viejo Continente, el Ibex-35 cerró la jornada con un recorte del 0,94%, para dar un último cambio en los 9.052 puntos. También se acercaron al punto porcentual las pérdidas del Ftse Mib de Milán y del Cac 40 francés. El Dax alemán retrocedió un 0,71%, y el Ftse 100 británico se dejó un 0,63%. 

Sólo se salvó de las pérdidas el PSI-20 de Lisboa, que ganó un 0,45%. Mientras, en Wall Street, las pérdidas oscilaban entre el 0,3% del Nasdaq y el S&P500 y el 0,50% del Dow Jones. 

Sólo ocho valores del Ibex-35 en verde

En el selectivo español, sólo ocho valores sobrevivieron en verde. Cie Automotive fue el valor más rentable, con una subida del 1,83%. A continuación se colocó Ence, que se anotó un 1,40%. Repsol también se apuntó más de un punto porcentual. Aunque la petrolera no fue la única compañía favorecida por la subida del crudo: también lo fue Siemens Gamesa, que se revalorizó un 1,06%, porque su energía se vuelve más competitiva con el encarecimiento del oro negro. 

Naturgy, MásMóvil, Enagás y Telefónica completaron la lista de valores en verde. En rojo, el peor, Cellnex, que perdió un 3,30%. Después se colocaron Bankinter, Mapfre, IAG, ArcelorMittal y Acciona, que retrocedieron más de un 2%. 

En el Eurostoxx 50, las más rentables fueron las petroleras Total (2,50%) y Eni (1,92%). En el Dow Jones, lideraban los ascensos Chevron (1,90%) y Exxon Mobil (1,50%).

Sólo ocho valores del Ibex-35 en verde

Lo que sí se observó fue una fuga de dinero hacia los activos más seguros. Así, cayeron las rentabilidades de los bonos y se revirtieron mínimamente las fuertes subidas de los rendimientos registradas la semana pasada. El interés del bono americano a diez años bajó del 1,90% hasta el 1,85%. El de su comparable alemán pasó del -0,45% al -0,48%; y el del español, del 0,30% al 0,25%. 

En el mercado de divisas, se apreciaron las monedas más ligadas al crudo, como el dólar canadiense y la corona noruega. Y también las divisas refugio, como el yen japonés y el franco suizo. 

Y, como refugio que también es, subió el oro: al cierre de la sesión europea, avanzaba un 0,90%, hasta recuperar la cota de los 1.500 dólares.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 cerró la sesión con un retroceso del 0,94%, para dar un último cambio en los 9.052 puntos.

- Cie Automotive fue el valor más rentable del Ibex-35, con una revalorización del 1,83%. Cellnex fue el peor, con un retroceso del 3,30%. En el Eurostoxx 50 dominaron las dos petroleras Total (2,50%) y Eni (1,92%).

- El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba al cierre de la sesión más de un 11%, para colocarse sobre los 67 dólares, su nivel más alto desde el 10 de agosto. Se trata de su mayor ascenso desde diciembre de 2008.