Los inversores extranjeros se lanzan a por la deuda española

Palacio de la Bolsa de Madrid. /R. C.
Palacio de la Bolsa de Madrid. / R. C.

Demandan 46.500 millones de euros para una emisión del Tesoro de 10.000 millones a diez años, en la que el 81% han ido a parar a manos de firmas no españolas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El Tesoro Público ha comenzado el año con una primera emisión sindicada de deuda pública que ha conseguido colocar con tranquilidad al tener una demanda que ha llegado a multiplicar por cuatro el valor de lo que ese organismo ponía a disposición del mercado. En concreto, para adquirir el nuevo bono a 10 años le han llegado peticiones por un valor de 46.500 millones de euros. El importe de la deuda que tenía previsto colocar era, como máximo, de 10.000 millones de euros.

Desde el Ministerio de Economía destacan que, a la vista de los resultados, se ha tratado de la «mayor demanda de la historia de un emisor público en euros», algo que no ocurría desde la puesta en marcha de la moneda única para una operación de estas características. Para el departamento dirigido por Nadia Calviño, esta elevada demanda «pone de manifiesto la confianza de los inversores internacionales en la fortaleza de la economía española». Con esta subasta ha cumplido casi el 16% de todo lo que tenía previsto emitir para este ejercicio en el que los Presupuestos del Estado -aún en tramitación en el Congreso- anticipaban una partida dedicada al pago de intereses superior a los 31.000 millones de euros.

Como suele ocurrir en estas emisiones sindicadas, la mayor parte de quienes se han hecho con deuda pública española han sido inversores extranjeros -no residentes-. En concreto el 81,6% de los tenedores de la deuda emitida hoy no eran españoles. La mayor participación ha llegado desde Francia -con un 18,8% del total-, seguida por Reino Unido e Irlanda -15,9%-, Alemania, Austria y Suiza -10,5%-, países nórdicos -9,1%-, y Estados Unidos y Canadá -6,5%-. Además, destaca que la demanda de los inversores asiáticos entre los que se ha distribuido casi un 12% de la operación, lo que supone la mayor participación en una emisión del Tesoro desde 2010.

El bono emitido hoy vence dentro de diez años y se ha subastado con una rentabilidad media del 1,46%. En el mercado secundario de deuda -donde se negocian otros bonos emitidos en subastas anteriores- el coste de ese producto se encontraba hoy en el 1,36% y la prima de riesgo -el diferencial con Alemania- en los 112 puntos básicos.

 

Fotos