La inflación se modera en julio en el 2,2% por la menor subida de los alimentos

El IPC encadena ya casi dos años seguidos con tasas positivas, lo que hace «perder poder adquisitivo a los trabajadores»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

El menor encarecimiento de los alimentos y las bebidas no alcohólicas ha supuesto que el Índice de Precios de Consumo (IPC) descienda un 0,7% en julio respecto al mismo mes del año anterior y modere además una décima su tasa interanual hasta situarse en el 2,2%, como ya adelantó el INE en los datos avanzados a finales del mes pasado.

Sobre todo se debe a la bajada de precios de pescado, marisco y aceites, y también por el descenso de los precios de los paquetes turísticos respecto a hace un año. Así, el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas desciende siete décimas, hasta el 1,8%, frente a las subidas del año pasado, y también por la disminución de los precios de las frutas, mayor que la de 2017.

Además, la tasa interanual de ocio y cultura se reduce más de un punto, hasta registrar un descenso del 0,6%, debido principalmente a que el aumento de los precios de los paquetes turísticos es menor este mes que el registrado en julio del año pasado. El transporte también contribuyó a la moderación de la tasa interanual del IPC, ya que con una variación anual del 5,9%, se sitúa dos décimas por debajo de la del mes anterior, debido al descenso de los precios del transporte aéreo de pasajeros, que se incrementaron el año anterior, y a que los precios de los carburantes y lubricantes bajan más este mes que en julio de 2017.

Por el contrario, vivienda, cuya tasa aumenta más de un punto y se sitúa en el 3,7%, a causa de la subida de los precios de la electricidad, gas y gasóleo para calefacción, frente a las bajadas de hace un año; y hoteles, cafés y restaurantes, con una variación del 2%, tres décimas más que en junio, debido a la mayor subida de los precios de los servicios de alojamiento, presionaron al alza el IPC de julio.

Con todos estos datos sobre la mesa, la tasa interanual del 2,2% es la 23º positiva que encadena el IPC e implica que los precios son hoy en España un 2,2% superiores a los de hace un año, mientras que de los sueldos no se puede decir lo mismo. Esta situación es la que denuncia la asociación de autónomos ATA, que advierte que de mantenerse el alza en carburantes y electricidad, la actividad de muchos trabajadores por cuenta propia se verá «duramente afectada». El presidente de ATA, Lorenzo Amor, explica que este IPC «tan elevado» hace perder poder adquisitivo a autónomos y pensionistas por el aumento de los costes básicos en los gastos en energía y carburantes.

La inflación general y la inflación subyacente desde 2014 hasta hoy.
La inflación general y la inflación subyacente desde 2014 hasta hoy. / INE

Desde el sindicato UGT también han criticado este martes que mientras que los precios aumentan y el PIB supera los niveles anteriores a la crisis, los salarios «pierden poder adquisitivo» y el consumo de las familias «continúa por debajo de los niveles alcanzados en 2008». Aseguran que la subida de precios hace «imprescindible» revertir la reforma laboral y recuperar «el incipiente Estado de bienestar».

Y es que tras haber registrado en enero una tasa interanual del 0,6% -la más baja en 16 meses-, el IPC volvió en febrero a superar el 1%, una tendencia que se mantuvo igual en marzo y abril. En mayo ya se superó la barrera del 2%, a la que no se llegaba desde abril de 2017.

Por su parte, la inflación subyacente -que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados- bajó una décima en julio hasta el 0,9%, es decir, 1,3 puntos por debajo del IPC general.

Temas

Ipc

Contenido Patrocinado

Fotos