Industria aplaza a 2020 la subida del precio de los automóviles por las emisiones

Cadena de montaje. /Rafa Gutierrez
Cadena de montaje. / Rafa Gutierrez

Industria aplaza a 2020 la subida del precio de los coches por las emisiones

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Con apenas tres meses en el poder, el Gobierno no quiere que los impuestos le amarguen el inicio del curso en uno de los sectores que, además, es de los más sensibles a cualquier cambio normativo, el de la automoción. Por eso, el Ministerio de Industria ha optado por mirar hacia adelante y aprobar un régimen transitorio por el que se seguirán aplicando los valores de emisiones utilizados hasta ahora a los vehículos que se matriculen a partir de este sábado, postergando a finales del año 2020 la puesta en marcha del nuevo régimen que cuantifica esa contaminación con unos nuevos parámetros. Si no lo hubiera hecho, aproximadamente un 20% de los vehículos que se comercializasen a partir de este mes estarían obligados a pagar el Impuesto de Matriculación; algo que, hasta este viernes, no ocurría.

La explicación a este cambio de fiscalidad se debe a que el nuevo protocolo -denominado WLTP-, que se aplica en toda la Unión Europea, establece unas pruebas de emisión más realistas que el de la norma hasta ahora vigente -la NEDC-, y cuyos resultados se consideran más certeros aunque los niveles de emisión sean los mismos. Es decir, se pone el listón más alto al establecer los grupos de contaminación. Y eso influye directamente en la tributación que deben soportar esos coches.

Lo que ha hecho el Gobierno ha sido aplicar una herramienta, prevista en el reglamento de la Unión Europea, con la que se correlacionan los valores de dióxido de carbono (CO2) del WLTP emitidos por los vehículos con los del protocolo anterior de forma proporcional para evitar discrepancias hasta 2020.

Muchos de los vehículos que hasta ahora se encontraban exentos de abonar el Impuesto de Matriculación estaban llamados a tener que abonar esa figura fiscal con el nuevo protocolo, al determinar que se superan los límites establecidos aunque la emisión sea la misma. Ese impuesto se encuentra exento para vehículos con emsiones menores a 120 gr/km de dióxido de carbono (CO2). A partir de ese límite, sí están obligados a pagarlo, por tramos, con tipos del 4,75% al 14,75%.

Los cálculos del sector estiman que con el WLTP postergado hasta dentro de dos años y tres meses, solamente un 5% de los vehículos que hasta ahora se ponían en la calle tendrán que abonar el Impuesto de Matriculación, aunque hasta este viernes no lo hacían. Son los motores cuyas emisiones se encontraban muy cerca de los límites, y con cuyo cambio con el nuevo protocolo, se considera que ya contaminan más y tienen que pagar por ello.

La moratoria, de la que este viernes informó la ministra de Industria, Reyes Maroto, al Ejecutivo en el Consejo de Ministros llega después de semanas de negociación con los agentes del sector, que preveían un impacto en las ventas al verse perjudicados por la tributación con los nuevos protocolos. Ese departamento reconoce que lo ha hecho «para dar un tratamiento homogéneo a la fiscalidad de los vehículos» y también para «mitigar el impacto directo sobre la demanda» de coches.

Veto a las matriculaciones

En realidad, esta medida no exime a ningún modelo de cumplir con las emisiones establecidas con la hueva homologación, aunque con la aplicación del nuevo índice de emisiones se gradúa el impacto fiscal del cambio de procedimiento y se promueve la renovación del parque móvil. El Ejecutivo considera que esta moratoria contribuye a crear «un marco de estabilidad y certidumbre».

En cualquier caso, los concesionarios no pueden vender coches nuevos que no cumplan con el protocolo en vigor desde este sábado. Esta prohibición es la que ha provocado que todas las marcas hayan ofertado el 'stock' de unidades amparadas en la normativa anterior, con importantes descuentos, lo que ha animado las ventas durante agosto. En realidad, pueden seguir vendiendo esos vehículos acogidos a la regulación que regía hasta este viernes, siempre que el número de matriculaciones no supere un 10% de todas las formalizadas durante el año pasado.

Con la moratoria en marcha, desde la patronal de fabricantes (ANFAC) valoran «positivamente esta medida porque limita el impacto en la demanda de vehículos de cara a los próximos años y aporta estabilidad al mercado». Además, la organización considera que se abre «un entorno de diálogo que puede dar como resultado medidas industriales de calado» para el sector.

Mejor agosto

La necesidad de sacar el 'stock' de coches nuevos que se regían por el protocolo anterior de emisiones ha elevado las matriculaciones de vehículos durante un mes de agosto atípico en todos los sentidos. A falta del dato de cierre oficial, desde el sector estiman que en los 31 últimos días se han comercializado más de 120.000 unidades, lo que supone un 65% más que en el mismo mes del año pasado. Además, este agosto se ha convertido en el mejor periodo de verano para la automoción, con unos registros que no se observaban desde el año 1999.

Contenido Patrocinado

Fotos